Héctor Such, el edil detenido por negarse a hacer la prueba de la alcoholemia y agredir a un guardia civil, anuncia que deja la política

Héctor Such, durante un mitin./LP
Héctor Such, durante un mitin. / LP

El portavoz socialista afirma que ya tenía la decisión tomada y atribuye lo ocurrido a una subida de azúcar

Manuel García
MANUEL GARCÍAAlzira

Héctor Such, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de l'Olleria, ha anunciado que «seguramente a lo largo de esta semana» presentará su carta de dimisión en el Ayuntamiento para abandonar la política de manera definitiva. En declaraciones a LAS PROVINCIAS, Such negó que esta decisión tenga que ver con el incidente de tráfico en que se vio envuelto y que provocó su detención por parte de la Guardia Civil por negarse a pasar la prueba de alcoholemia. Afirmó que quiere centrarse en su salud y eliminar de su vida aquellos aspectos que puedan causarle algún tipo de stress.

Como ya publicó LAS PROVINCIAS, el concejal fue detenido por la Guardia Civil tras sufrir un accidente de tráfico en una glorieta en la localidad de Cerdà. El accidente tuvo lugar minutos antes de las once de la noche del sábado. Los agentes acudieron al lugar del accidente y comprobaron que el mismo había sido leve, tras lo cual le pidieron al hombre que se sometiera al control de alcoholemia, a lo que éste se negó y posteriormente lesionó en una mano a un agente.

Respecto al incidente, el concejal afirmó que el accidente de tráfico leve en que se vio implicado se debió a una hipoglucemia severa. «Me dijeron que me hubiera podido morir», señaló. Reconoció que durante más de ocho horas había bebido de manera intercalada tres cervezas y dos tónicas «con un poco de ginebra». Pero lo que considera que le provocó el aumento desmesurado de azúcar en sangre fue los dos platos de gazpacho que se comió.

«Interpreté que alguien me atacaba»

Recuerda que cuando cogió el coche entró en un estado de semiiconsciencia y sufrió un pequeño golpe. Cuando los agentes de la Guardia Civil, «muy amablemente», se acercaron a ayudarle, «yo interpreté que alguien me atacaba, con tan mala suerte que le fastidié la muñeca, pero insisto en que fueron muy amables aunque no sabía lo que hacía debido a mi problema de salud. No soy una persona que haya tomado drogas».

El concejal está a la espera de la celebración del correspondiente juicio.

En la jornada de hoy, según explicó, «he conseguido bajar el nivel de azúcar hasta 96 desde 400 que tenía. Mi familia y mis amigos me han felicitado por que haya decidido dejar la política».