La mascota de Yago Sanz, un cachorro en familia

Pancho es todavía un cachorro que se ha adaptado muy bien a la vida cerca del mar./LP
Pancho es todavía un cachorro que se ha adaptado muy bien a la vida cerca del mar. / LP

Llegó a sus vidas hace unos meses para completar la familia de tres que hoy forman. La pareja ha encontrado en Pancho un compañero leal y cariñoso

ELENA MELÉNDEZValencia

Cuando el pasado año se plantearon tener un perro tenían claro que no quería que proviniera de uno de esos criaderos en los que mantienen a los perros en malas condiciones y las hembras son continuamente concebidas. Por ello, una vez que decidieron que sería un Golden Retriever, prefirieron contactar con un particular cuyo perro había tenido tres cachorritos. «Una familiar de Yago tiene una Golden y es el perro más educado y bueno que conocemos. Los dueños sólo pedían el dinero de los gastos de veterinario. Nos mandaron fotos de la camada desde el día del nacimiento hasta que fuimos a por él, nos quedamos con el más grande, como nosotros», explica Mario.

Pancho se ha adaptado a la perfección y ahora forman una familia de tres.
Pancho se ha adaptado a la perfección y ahora forman una familia de tres. / LP

Para ambos es su primera mascota compartida y en solo unos meses Pancho se ha convertido en un miembro más de la familia, al que comparan con un hijo, pues desde su llegada están viviendo las distintas etapas de su crecimiento. «Lo educamos conforme a nuestra forma de ser. Desde el primer día tuvimos muy claro que queríamos que el perro estuviera educado, no hay que olvidar que es un animal. Cuando estamos comiendo o trabajando no nos molesta, se ha adaptado en poco tiempo a nuestra forma de vida», afirma Yago. El día a día de Pancho transcurre por las calles de Benimaclet y Bachiller. Por las mañanas bajan un rato al parque de Guardia Civil en un paseo más breve en el que no suelen coincidir con otros perros. A mediodía realizan otra salida y esta vez sí que quedan con dos amigos suyos de la misma raza. A media tarde llega la salida más larga en la que caminan un buen rato y se quedan hasta tarde jugando con la pelota, «hemos hecho una Golden pandilla, somos un grupo amante de la raza, quedamos para pasear y nos intercambiamos fotografías».

DNI

Nombre:
Pancho.
Edad:
Seis meses.
Raza:
Golden retriever.
Origen:
Adquirido a una particular.
Gustos:
El agua, pasear con los amigos, los espárragos blancos.

Pancho es un perro tranquilo, listo y cariñoso que tiene especial sensibilidad con los niños y con las personas mayores. Uno de los hándicap que tiene es que le gusta comer todo lo que encuentra por la calle, un acto impulsivo que le ha llevado en más de una ocasión a enfermar por indigestión. El agua es su elemento favorito y no hay charco que se le resista, «le gusta mucho bañarse en la playa y cuando vamos a Onteniente lo hace en la piscina. Viene con nosotros a todas partes y, aunque es de los dos, le hace más caso a Yago, al que ha escogido como su líder», detalle Mario.

Para Yago y Mario, Valencia es una ciudad en la que es sencillo tener un perro y en especial destacan su barrio, donde muchas familias conviven con uno y donde hay muchas facilidades para pasear con ellos. En septiembre instalarán un espacio del centro My and Van, su estudio creativo especializado en en marketing, comunicación y evento experiencial, y ya tienen claro quién será allí un imprescindible. «Va a ser un lugar 'dog friendly', por supuesto que Pancho estará con nosotros. Pero, además, podrán venir todos los perros de la gente que trabaje con nosotros o nos visite». La idea es que las mascotas puedan integrarse cada vez más en los lugares que sus dueños frecuentan, ya sea por ocio o incluso en actividades laborales.

Más de Revista de Valencia