La mascota de Lucía Asensio

Lucía Asensio tiene un loro que le acompaña mientras lee./LP
Lucía Asensio tiene un loro que le acompaña mientras lee. / LP

Poco sabía la odontóloga de estas aves cuando hace más de un año adoptó a Peter. Ahora se ha convertido en un miembro imprescindible de la familia, a la que acompaña cuando practica deporte y en los viajes

ELENA MELÉNDEZ

Lucía Asensio quería hacerle un regalo especial a su marido José Luis con motivo de su aniversario. Le vino a la cabeza la idea de regalarle un loro y, el mismo día de la celebración, acudió a una tienda especializada y eligió un bonito loro azul que en ese momento contaba tan solo con un mes y medio de vida. «Me recomendaron que escogiera un loro alimentado con papilla desde su nacimiento, porque así es más fácil crear un vínculo con él. Nunca había tenido un loro antes ni conocía a nadie que lo tuviera», explica Lucía, directora médica de Asensio Odontología Avanzada.

La entrega la hizo en Cullera, el lugar donde el matrimonio suele ir a descansar en familia cerca del mar. José Luis recibió el regalo con curiosidad y sorpresa y bautizó al loro con el nombre de Peter. Los primeros días fueron de adaptación y Peter encontró su lugar en la rama de un olivo desde donde divisaba las actividades de la familia y empezó a hablar. «Una de sus primeras palabras fue: 'Ala Madrid', pues mi marido es madridista. También imita el sonido de la alarma de casa y de los teléfonos móviles». De vuelta en Valencia Peter tuvo que acostumbrarse a su nuevo hogar y adaptarse a las costumbres de la casa.

DNI

Nombre:
Peter
Edad:
Un año
Raza:
Loro
Origen:
Comprado en una tienda especializada de Valencia
Gustos:
Las pipas, sentarse en la mecedora, estar con la familia.

El primer escollo con el que se topó fue la presencia de Nala, una perra de raza Jack Russel a la que no le hizo mucha gracia la llegada del nuevo visitante. Cuenta Lucía que cuando Nala vio a Peter se abalanzó sobre él, y el loro respondió propinándole un par de picotazos en el hocico con el fin de marcar su terreno. Desde ese día Peter y Nala comparten hogar e incluso se alían en determinados momentos. «Los dos buscan nuestra compañía. Cuando salgo de la ducha tengo esperándome en la puerta del baño a Peter y a Nala, la verdad es que es una imagen curiosa de ver», explica Lucía con una sonrisa.

El loro Peter.
El loro Peter. / LP

Peter come pienso para loros pero lo que más le gusta son las pipas que Lucía le da peladas. También le gusta la verdura y la fruta, en especial el melón y la naranja y, de vez en cuando, toma galletas y pan, «hace unos destrozos comiendo que no veas, se le caen bastantes cosas al suelo. Además no se les puede enseñar a hacer sus necesidades en un sitio en concreto. Ahora le hemos comprado una barra en la que le gusta estar que además tiene una zona para excrementos».

Si algo le gusta a Peter es caminar por la casa y estar en compañía. Una de sus actividades favoritas es quedarse junto a Lucía mientras lee o escucha música. En esos momentos Peter guarda silencio y disfruta de la tranquilidad a su lado. En cambio, cuando está solo habla sin parar y repite todas las palabras que sabe para llamar su atención. «Los loros son animales muy inteligentes y hacen mucha compañía. En poco tiempo se ha convertido en un miembro más de la familia y viene con nosotros cuando hacemos deporte y a algunos viajes; en fallas estuvimos con Peter en la nieve».

Más sobre Revista de Valencia