La resistencia de los partidos obliga a Morera a pedirles por carta sus facturas

Enric Morera, presidente de Les Corts. / damián torres
Enric Morera, presidente de Les Corts. / damián torres

El presidente de Les Corts aumenta la presión sobre los grupos parlamentarios tras caer en saco roto las gestiones del dirigente nacionalista

- Burguera
- BURGUERAValencia

El pulso entre el presidente de Les Corts, Enric Morera, y los grupos parlamentarios a los que reclama una mayor fiscalización de sus gastos tiene visos de prolongarse. El dirigente nacionalista finalizó la legislatura contrariado por la resistencia de los partidos a facilitar las facturas vinculadas a las subvenciones que reciben en la Cámara. Morera, tanto el 25 de abril Día de Les Corts, como posteriormente, cuando fue investido después de semanas en las que su propio grupo, Compromís, mostró muy poco empeño en su renovación, ya subrayó su intención de pelear decididamente por unas cuentas más transparentes.

Los partidos se excusan en que la ley de financiación de las formaciones les permite transferir parte de sus fondos a sus organizaciones sin necesidad de justificar de manera pormenorizada en qué se gasta el dinero público procedente del parlamento valenciano. Como los llamamientos han caído en saco roto, Morera enviará en los próximos días una carta a los grupos parlamentarios para recordarles su intención de ofrecer unas cuentas públicas menos opacas. Ese incremento de la presión lo justifica el nacionalista en las recomendaciones que recibe tanto por parte de la Sindicatura de Comptes como a través de la otras instituciones: Sindiatura de Greues y la Agencia Antifraude.

El dirigente nacionalista advierte a los partidos de que les remitirá las peticiones de la Sindicatura

Morera les remitirá una carta en la que recordará su intención de que se adopten acuerdos para que en la contabilidad de los partidos se demuestre de un modo más feaciente que se están gastando las subvenciones de manera adecuada.

En el portal de transparencia de Les Corts se puede consultar desde mediados de mes la contabilidad de los más de tres millones de dinero público que se reparten los grupos parlamentarios y que éstos mismos presentaron en agosto. Los datos son pocos y las facturas inexistentes, tal y como ya adelantó LAS PROVINCIAS.

El presidente de Les Corts, en su carta, hará mención tanto a las recomendaciones de la Sindicatura en los informes de fiscalización relativos a los años 2015 y 2016 como al informe de 2017, donde se insiste en esa petición. En este sentido, desde Presidencia de la Cámara se recordará a los partidos que, si no llegan a algún tipo de acuerdo para ser más transparentes en sus gastos, las reclamaciones de documentación que sean formuladas por los auditores de la Sindicatura relativas a la contabilidad y los justificantes de las subvenciones se trasladarán por parte de Morera a los propios grupos parlamentarios para que aporten datos o realicen las alegaciones que consideren oportunas.

El presidente insta a los grupos a llegar a un acuerdo antes de que se realice una nueva auditoría

Los grupos, en función del número de escaños, se reparten un global que ronda los 3,5 millones de euros al año. El denominador común frente a las peticiones de Morera es que ninguno de ellos ha presentado facturas para justificar los gastos a pesar de las buenas palabras de sus portavoces cada vez que surge el tema. La Sindicatura, de este modo, no puede fiscalizar las cuentas con la minuciosidad que exige su trabajo, por lo que de nueve volverá a tener motivos para elaborar un nuevo informe que destaque de nuevo la falta de colaboración de los grupos para dar luz sobre la utilización de las ayudas públicas que reciben de la institución.

El presidente de Les Corts, Enric Morera, señaló a finales del pasado mes de julio en una entrevista en este periódico que los grupos tienen que presentar las facturas, que la petición está respaldada por los órganos fiscalizadores tanto del Estado como de la Generalitat y que se tienen que articular los mecanismos necesarios para que exista transparencia.

«Si no están por la labor, tomaré medidas», señaló Morera, que recordó que él es el último responsable de las cuentas de la institución, que las firma y que la subvención a los grupos parlamentarios representa el 20% del presupuesto de la Cámara.

Personal y alquileres

En cualquier caso, por ahora, la máxima autoridad del poder legislativo se limitará a enviar una carta donde intenta corresponsabilizar a los grupos de los resultados de una auditoría que amenaza con volver a dejar al descubierto la opacidad de los partidos. Los grupos, en los datos más recientes aportados, son incapaces de explicar asuntos básicos. Se ignora la relación del personal contratado en algunos partidos, servicios exteriores contratados, así como locales alquilados tan lejos de Les Corts como el que paga Compromís en Alicante.

Más sobre Enric Morera