Catalá pide a Ribó que imite a Díaz Ayuso y no suba impuestos

El alcalde Ribó y la portavoz del grupo popular, María José Catalá, en la alcaldía. / irene marsilla
El alcalde Ribó y la portavoz del grupo popular, María José Catalá, en la alcaldía. / irene marsilla

«Siga el ejemplo de Madrid y no obligue a los valencianos a pagar más», insta la popular al alcalde de Valencia

B. F.Valencia

La llegada de Díaz Ayuso al Gobierno de la Comunidad de Madrid se ha convertido en un pie de palanca para muchos políticos. Si Puig ha aprovechado para intentar desplegar mayor perfil político a nivel nacional, la líder del PP en la ciudad de Valencia, María José Catalá, no ha desaprovechado la ocasión para llevar al alcalde de la capital de la Comunitat, Joan Ribó, al terreno que más le incomoda, el de la política pura y dura, con temas espinosos a debatir. La portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valencia instó ayer a Ribó a que «siga el ejemplo de las rebajas fiscales anunciadas por los populares de Madrid» y «no obligue a los valencianos a pagar más tasazos e impuestos» que les «ahoguen».

Catalá recordó que el alcalde de Valencia «ya ha deslizado que va aumentar la presión fiscal. Primero fue su clara apuesta por la tasa turística que tenemos claro que una vez sea aprobada por la Generalitat. Ya ha deslizado su intención de aumentar el recibo del agua con un incremento de la tasa del alcantarillado. Lamentablemente, creemos que estos tasazos no van a ser los únicos del gobierno municipal». Catalá recordó en «el mandato anterior del Gobierno de Ribó la presión fiscal subió en Valencia un 14%: Más de 5.000 establecimientos comerciales o despachos profesionales sufren subidas del IBI de hasta un 40% desde 2016, se ha castigado a las familias numerosas reduciendo las bonificaciones en el IBI». También se refirió a la «subida del impuesto de circulación a más de 27.147 conductores» y a los «incrementos de hasta un 80% en la tasa de terrazas a 400 bares y cafeterías del centro de Valencia». El PP sabe que el Gobierno de la Comunidad de Madrid es un potente elemento de contrapoder político, y de altavoz de su gestión, frente a las políticas de Pedro Sánchez y de los diferentes gobiernos de izquierdas a nivel autonómico y municipal, por lo que Catalá se aplica a trasladar el debate al terreno de la ciudad de Valencia.

La líder del PP en la capital valenciano no es la única atenta a lo que se mueve en la política nacional. El PSPV quiso entrar al trapo ante los comentarios en las redes sociales del diputado de Ciudadanos y exvicepresidente mundial de Coca-Cola, Marcos de Quinto, quien tildó de «patético» a Puig por arremeter por la bajada de impuestos anunciada en Madrid. Tanto el portavoz de los socialistas valencianos en Les Corts, Manolo Mata, como el titular de Hacienda, Vicent Soler, salieron en defensa de su líder. El conseller afirmó que «al patriotismo de hojalata del multimillonario Marcos de Quinto le importa un bledo el sostenimiento del Estado del Bienestar en el resto de España».

El PP contrapone su gestión a las partidas ficticias del Consell

La cúpula del PP en la Comunitat ha salido a replicar las críticas de Puig a su compañera madrileña Díaz Ayuso. Si el viernes fue la presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, quien recordó el incremento del gasto del Consell en altos cargos a raíz de la creación de nuevas consellerías financiadas con el incremento de impuestos en la Comunitat, ayer fue Eva Ortiz, la número dos del PPCV, quien afirmó que el Consell «fríe a impuestos a los valencianos» mientras «critica propuestas como la del PP en Madrid para aliviar la presión fiscal» a la vez que en la Generalitat «incluyen año tras año millones ficticios en unos presupuestos que luego tienen que corregir».

Más sobre el tema