Un poblado fortificado sobre el Molón de Camporrobles

Paisaje de la ladera norte de El Molón. Destacan los riscos y roquedos, las herbáceas y el sabinar de montaña./
Paisaje de la ladera norte de El Molón. Destacan los riscos y roquedos, las herbáceas y el sabinar de montaña.

Recorre la historia de nuestros antepasados, desde la Edad de Bronce hasta la Guerra Civil, a través de una ruta por el parque temático arqueológico de El Molón

GRACIA MORANTValencia

Desde los íberos, pasando por los romanos, árabes y más recientemente, nuestros antepasados del siglo XX, el parque temático de El Molón, en Camporrobles, Valencia, permite realizar un paseo a través de la historia de los habitantes que poblaron las tierras de la Comunitat Valenciana desde la Edad de Bronce.

Este yacimiento arqueológico está ubicado sobre una gran muela a 1.124 metros de altura. Un lugar privilegiado con gran dominio visual, justo en el cruce de las vías que descendían de las serranías de Cuenca y Albarracín hacia las costas del mediterráneo por el corredor de Utiel y Requena. Posiblemente, esta colocación geográfica favoreció a la continua ocupación del poblado fortificado, situado sobre este cerro, desde que los íberos se instalaron en la parte más alta, conocida como Gallarda, al final de la Edad de Bronce.

El águila real y halcón peregrino, guardianes de estos territorios desde entonces, han sido testigos del paso de los primeros pobladores de Camporrobles. Y ahora, este poblado fortificado se ha convertido en uno de los yacimientos arqueológicos de más importancia en la península ibérica.

Un paseo por la historia: Poblado íbero

El lienzo amurallado norte. De época ibérica, construido a inicios del s. IV a.C. y en uso hasta la primera mitad del s. I d.C.
El lienzo amurallado norte. De época ibérica, construido a inicios del s. IV a.C. y en uso hasta la primera mitad del s. I d.C.

Este peculiar paseo por la historia empieza en la parte más antigua del recinto: a los pies de la muralla ibérica, de dos metros y medio de altura y datada en la primera mitad del siglo IV a.C. Este sistema defensivo, uno de los mejor conservados en la península, encerraba el oppidum sobre la cima de la muela y estaba rodeado de cantiles y escarpes rocosos. Un verdadero poblado fortificado que muestra como cambia la cultura: «observamos como surge la cultura ibérica, su desarrollo través del tiempo con la evolución del propio poblado, como cambiaban de sitio las casas, como se modificaban las calles... Observamos como se va culturizando la gente y los cambios económicos a través de las diferentes vajilla de mesa, la decoración de las viviendas, restos de la cerámica o los cambios en las importaciones... Las juntas de collares, los adornos, el armamento y en cualquier aspecto de la vida cuotidiana como el consumo del vino», cuenta Tomás Pedráz Penalva, gestor de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Camporrobles.

Romanización

Durante la primera mitad del siglo I d.C., con la romanización, los habitantes del Molón se trasladaron hasta la planicie, donde se ubica actualmente Camporrobles. «Roma invita a los iberos a que abandonen sus fortificaciones y que se asenten en sitios más civilizados. El Molón se abandona, es un sitio bastante inexpulgable, por lo que se cree es que la presión de Roma hizo que la gente abandone la cabeza del municipio y se traslade a vivir a los caserios. Cuando la gente abandona el cerro, se baja a los llanos», destaca Pedráz.

Y así el Molón quedó vacío hasta la llegada de los musulmanes varios siglos después. De su paso también quedaron huellas.

1.La mezquita medieval. Utilizada entre los siglos VIII y IX d.C. 2.Formaciones geológicas de El Molón.

De los árabes en el siglo VIII a los republicanos durante la Guerra Civil española

El poblado fortificado también sirvió como refugio para los bereberes que valoraron mucho la estratégica ubicación del Molón, durante los siglos VIII, VIII, IX y X. El paso de esta tribu que llegó desde Córdoba, se observa perfectamente en la parte medio alta del cerro: allí está otro de los elementos más importantes que se pueden encontrar en el yacimiento. «La mezquita rural, de una población pequeña y datada en el 750 d.C, es una de las más antiguas que se conservan en la Comunitat, ya que esta fosilizada enterita», comenta el responsable de el parque arqueológico. «Mientras los hispanos siguieron viviendo en la parte llana, reducidas en alquierías dispersas», concluye.

Pasaron siglos hasta que alguien se volviera a fijar en este territorio como fuerte militar. Durante los años de la Guerra Civil, «se consrtuye la caseta de vigilancia, con un gran domino visual, que ampliaba el orizonte de los aeródromos cercanos», cuenta Pedraz. La infrastructura bélica, utilizada por los republicanos, se desmantela al acabar la guerra, aunque «la caseta se conserva por su utilidad como refugio durante las tormentas, como depósito...», finaliza el encargado del yacimiento.

Cómo llegar: visitas guiadas

¿Pasear por la historia? Parece mentira, pero desde lo alto de Camporrobles se puede. El yacimiento de El Molón está abierto al público y cuenta con visitas guiadas concertadas por teléfono a través del Ayuntamiento. El responsable de Patrimonio recomienda reservar la visita guiada ya que «ayuda a coordinar a varios grupos y mejora la experiencia en el parque». La visita permite, además del acceso al centro de interpretación, conocer más afondo el paraje natural y las curiosidades del yacimiento arqueológico. También se ofrecen talleres para los grupos.

Para subir a El Molón, al estar en un cerro, hay que hacerlo a pie, por una ruta homologada , la PRV-293, de recorrido circular. El sendero empieza en el pueblo y rodea todo el cerro hasta volver al municipio.

La bellaza del parque natural

Vista de El Molón (el cerro en el centro de la imágen) desde los campos de cereal de Camporrobles.
Vista de El Molón (el cerro en el centro de la imágen) desde los campos de cereal de Camporrobles.

El paraje natural municipal que rodea el Molón, además del conjunto arqueológico, conjuga elementos de mediambiente y cultura. Cabe destacar la microrreserva de flora, localizada antes de llegar a la cima, en la que pervive la lengua de ciervo (Phyllitis scolopendrium subsp. scolopendrium), un helecho en peligro de extinción.

Visita otros pueblos de la Comunitat

Fotos

Vídeos