La restauración del Centenar de la Ploma, paso a paso

La predela del retablo del Centenar de la Ploma. /IRENE MARSILLA
La predela del retablo del Centenar de la Ploma. / IRENE MARSILLA

La predela del retablo se someterá a un TAC en el Hospital Clínico, análisis con infrarrojos y una limpieza de seis meses. La pieza del siglo XV será estudiada por los técnicos para constatar su autoría, ya que los expertos señalan que pudieron intervenir hasta tres artistas

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Llegó por transporte terrestre. Salió de Londres el pasado 23 de abril, día de San Jorge. La predela del retablo del Centenar de la Ploma, procedente del Victoria and Albert Museum de la capital londinense lleva apenas unos días en Valencia. Esta joya del gótico valenciano del siglo XVI, que se realizó entre 1400 y 1404, va a ser sometida a una exhaustiva rehabilitación por parte de los técnicos del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (IVC+r) que durará 18 meses y que permitirá a los amantes del arte asistir a los últimos retoques para devolver el esplendor a la pieza. No será un proceso fácil, señalaba ayer la directora del IVC+r, Gemma Contreras. Es más, el procedimiento ha de hacerse de forma concienzuda. Paso a paso. Una vuelta a la vida que no sólo incluirá su mejora pictórica y limpieza sino todo un estudio sobre su autoría, atribuida a Marzal de Sas, y que podría ser compartida con otros dos autores más.

Sometido a toda una exploración con rayos equis

Durante este mes de mayo, la obra va a ser sometida a numerosos análisis que incluirán desde infrarrojos, rayos equis, luz ultravioleta... todo un sinfín de técnicas para analizar pormenorizadamente esta obra del gótico. Pese a que su estado de conservación no es todo lo malo que se le podría presuponer a una pintura con más de seis siglos de antigüedad, que representa escenas de la Pasión de Cristo, en todo este mes se estudiará cada detalle de la obra. Es más, se buscará ir configurando un conjunto de documentación –hay escasa información de la pieza– para que sea la base de una publicación sobre la predela.

Un TAC en el Clínico con los técnicos del museo británico

Están terminando de cuadrar las agendas, pero la siguiente fase, la que llevará a la obra al Hospital Clínico, contará con la presencia de dos técnicos del Victoria and Albert. Es el resultado del acuerdo entre el museo londinense y la Generalitat Valenciana para permitir que esta pieza viajara a la ciudad. Así, una vez estén todos los profesionales, la obra se someterá a un TAC, como si de un enfermo crónico se tratara. Esta técnica va a permitir descubrir tanto la pintura como los daños.

Limpieza exhaustiva y prueba de geles

De cinco a siete meses, como mínimo, durará el proceso de limpieza de la obra. Entre las patologías más destacadas que presenta son los restos de cera que alberga en toda la predela. No hay que olvidar que, hasta la desamortización y su posterior venta a un anticuario francés, el enorme retablo en su conjunto presidía la desaparecida iglesia de San Jorge de Valencia –situada en lo que ahora es la plaza Rodrigo Botet–. Pero antes de eliminar los restos de los cirios, se probarán los distintos productos utilizados para la limpieza. «Se hacen distintas pruebas de los geles que se utilizan y se va con mucho cuidado», asegura Contreras.

Tres meses para consolidar la obra y reparar los daños

La predela del retablo del Centenar de la Ploma presenta algunos rasguños y tachones en los personajes «malos» ejemplificados en las escenas de la Pasión de Cristo. «Esto se va a mantener. Es la historia de la propia pieza», asegura la experta. Aún así, y durante cerca de tres meses, el proceso va a continuar en la consolidación de la pintura. Se va a restaurar «que no repintar», asevera Contreras, para mantener la originalidad de tan singular creación. Sin embargo, los profesionales del IVC+r, entre los que se incluyen especialistas en dorado, técnicos de pintura y los expertos que realizan los análisis de la obra, tendrán espectadores de excepción. Esta fase se realizará de cara al público, es decir, en la sala de los retablos del Museo de Bellas Artes, «para que los visitantes puedan ser testigos del proceso».

Otro trimestre de exposición en el Bellas Artes

Una vez finalizados los trabajos, durante otros meses, la obra se exhibirá al pública. Es la forma en la que los valencianos conocerán esta joya que, sin embargo, no se muestra en su totalidad. El retablo del Centenar no puede salir del museo que lo custodia. Así que, mediante la técnica del 3D y gracias a la tecnología desarrollada por una empresa valenciana, se podrá observar una recreación del retablo al conjunto durante la exhibición de la pieza.

«Se observa el trabajo de hasta tres autores»

«A priori, se observa hasta la mano de tres autores en la obra. Se piensa que en el retablo pueden haber trabajado Marzal de Sas, Miquel Alcanyís, y otros pintores por determinar todavía», asegura la directora del IVC+r. De ahí que la obra vaya a ser objeto de una investigación que llegará a publicarse en dos partes, una de ellas en la que se recoge el proceso de restauración y otra que arroje luz a la autoría.

Noticias relacionadas