Ford anuncia recortes de personal, bajada de producción y cierre de instalaciones en Europa

Factoria Ford de Almusafes./ J. Monzó
Factoria Ford de Almusafes. / J. Monzó

La planta de Almussafes será analizada por la dirección junto al resto de centros continentales para concretar el alcance del ajuste de plantilla

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

Los peores pronósticos se han cumplido. Después de meses de caída de ventas y el anuncio de tres días de cierre en octubre, la planta valenciana de Ford Almussafes se enfrenta otra vez al fantasma del ajuste de plantilla y el riesgo de cierre, junto al resto de instalaciones de la empresa norteamericana en Europa.

La dirección continental ha trasladado al comité de empresa que el negocio de la compañía «está en cuestión» en el viejo continente y ha anunciado que se van a tomar medidas para reducir la producción, como despidos y el cierre de instalaciones, según explicó al término de la cita el representante español en el comité de empresa de la compañía, Carlos Faubel, asistente al encuentro que se celebró ayer en la central de Colonia (Alemania).

Además, la empresa advierte de que no va a seguir invirtiendo sin tener garantizado el retorno de estos desembolsos, pese a que la factoría valenciana tenía prometidos importantes desembolsos para el desarrollo de nuevas versiones del Mondeo y se está a la espera de saber qué pasará a partir de 2022 con éste y otros dos modelos, S-Max y Galaxy, que terminan su vida útil.

Más información de Ford Almussafes

En esta reunión no se concretó cómo se ejecutará ese redimensionamiento, pero el presidente de Ford Europa, Steven Armstrong, comunicó que a partir de ahora se va a iniciar un proceso de estudio de la situación de cada una de las plantas de montaje y de motores (Almussafes tiene una de cada) para actuar de forma específica en cada una. El directivo advirtió que esta es «la última oportunidad» y que se tomarán decisiones «difíciles y duras».

De ese modo, en el aire queda la aplicación del plan de inversiones previsto para la planta valenciana y se desconoce el efecto que tendrá en el cumplimiento del Plan de Competitividad de Almussafes. Este pacto se aprobó en enero y contempla el mantenimiento de las jubilaciones con contrato de relevo y aumentos salariales del 2,5% en 2019; del 1,5% en 2020 y del IPC real más medio punto para 2021, con la cláusula de revisión salarial con carácter retroactivo. A cambio, la empresa mantenía entonces su compromiso de convertir en fijos 304 contratos los siguientes dos años y medio.

El presidente de la compañía en España, Jesús Alonso, reconoció al poco de conocerse la convocatoria de esta reunión de Colonia que se había tenido dificultades «sobre todo por el diésel, y hay que ir compensando los problemas». En todo caso, el ejecutivo trasladó que la fábrica está «en muy buena posición» para afrontar los cambios, en lo que se refiere a producto, gracias a ser la única de Europa con un modelo híbrido.

Ford Almussafes

El traslado de la decisión de la dirección europea se ha producido en una jornada maratoniana que se inició a las 8:00 de la mañana, aunque fue a las 15:30 cuando comenzó la reunión con la plana mayor, prolongándose durante cinco horas. Según Faubel se repasó las cifras generales de la compañía, evidenciando el mal trance que atraviesa la firma. En el caso de Valencia, la planta cuenta con unos 8.000 trabajadores que son en un 99% fijos, al suprimirse en anteriores recortes los empleos eventuales y temporales. Además la planta de motores ha permanecido parada un año y su personal sometido a un ERE temporal al no haber carga de trabajo y practicarse reformas.

En 2012 se libró del riesgo de cierre, pero otras sí lo padecieron: la belga de Genk acabó cerrando en 2014 y se recortó en las británicas de Southampton y Dagenham. La próxima cita prevista entre dirección y sindicato será el 15 de noviembre y se verá monopolizada por la evolución del proceso de análisis de cara a la reducción del tamaño de Ford.

 

Fotos

Vídeos