La factoría de Almussafes ve peligrar 46.000 vehículos y el negocio de motores

Interior de la factoría Ford de Almussafes/Juan J. Monzó
Interior de la factoría Ford de Almussafes / Juan J. Monzó

La planta recibe con inquietud la amenaza de encarecer los envíos en plena preocupación por la rentabilidad en el mercado europeo

INÉS HERREROValencia

El nuevo pulso del presidente de Estados Unidos a las autoridades europeas, a cuenta de la importación de automóviles, ha hecho saltar las alarmas de la factoría de Ford en Almussafes, que retomaba este lunes la actividad. La factoría envía al mercado americano la mitad de las Transit Connect que fabrica, unas 46.000 unidades anuales, que rondan el 11% de su producción total de vehículos, y nueve de cada diez motores.

Esos vínculos comerciales con la cuna de su matriz convierten a Almussafes en la planta automovilística española más afectada por la subida arancelaria. Según datos de Cámara Valencia, Ford aglutina cerca del 80% de las exportaciones españolas de vehículos a EE UU, que superaron los 580 millones de euros en 2017. El resto corresponde a la factoría de Mercedes en Vitoria. La subida del 2,5% al 25% del arancel que se aplica a la importación de vehículos de Europa supondría un sustancial aumento de los precios en ese mercado y, por tanto, una pérdida de competitividad con respecto a los automóviles producidos en suelo americano.

Reuters/ Heino Kalis

Desde la Cámara precisan a LAS PROVINCIAS que esa situación podría afectar de forma más significativa a los vehículos de gama media, como Transit Connect, ya que en ese segmento la competencia es mayor y una variación en precios puede ser decisiva. Dentro del sector se da por sentado que para Ford ya no sería rentable producir en Valencia las furgonetas para ese mercado y optaría por fabricarlas allí.

Más información

A falta de ver si la amenaza se cumple y afecta a los componentes o sólo a vehículos terminados, en Almussafes también preocupa que la onda expansiva llegue a la planta de motores, que envía el 90% de su producción a Estados Unidos.Y es que, además, en la factoría valenciana llueve sobre mojado. El temor a los aranceles convive con la inquietud en torno a la división europea de Ford. Carlos Faubel, responsable de UGT -mayoritario en la planta-, admitía ayer la preocupación existente por las informaciones que apuntan, incluso, a que Ford se estaría «cuestionando la rentabilidad del negocio en Europa, como conjunto», que se suman a las relativas a la cancelación del Mondeo en Estados Unidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos