Ford admite que habrá que hacer ajustes en la plantilla de Almussafes para superar su crisis

Cadena de montaje de la factoría de Ford en Almussafes a pleno rendimiento. / JUAN J. MONZó
Cadena de montaje de la factoría de Ford en Almussafes a pleno rendimiento. / JUAN J. MONZó

La reestructuración que presenta hoy la compañía repercutirá en la planta, pero se descarta que esté entre las más afectadas por los nuevos cambios

Á. MOHORTE VALENCIA.

La planta de Ford en Almussafes se prepara para el nuevo ajuste. El presidente de Ford Europa, Steven Armstrong, se reúne hoy en la central de la compañía en Colonia (Alemania) con el comité de empresa continental para explicar el plan de reestructuración de la firma tras la caída de ventas generalizada de modelos. Fuentes de la empresa reconocen que actualmente sobran puestos y que, pese a encontrarse en mejor situación que otras plantas, la instalación valenciana también sentirá las repercusiones de los ajustes.

La previsión es que se expongan los nuevos objetivos para las cuatro plantas de montaje y las cinco de motores de las que dispone la marca de óvalo en el continente, aunque esto no significa exactamente que se vaya a indicar el alcance pormenorizado de los cambios en producción y, consecuentemente, en empleos. Los delegados sindicales fueron quienes solicitaron la reunión con el máximo responsable de la empresa y la cita se verá precedida de otra reunión de los sindicalistas de cara al encuentro y otra el miércoles para valorar lo que les traslade.

En el caso valenciano, la factoría lleva desde 2015 sufriendo una serie de ajustes, debidos a previsiones demasiado optimistas que han terminado laminando la plantilla. Primero fueron los eventuales los que salieron de la empresa, mientras que sucesivamente se ha ido aplicando prejubilaciones y extinción de contratos temporales, sacrificando con ello compromisos de incorporación firmados entre dirección y sindicatos. Así, los fijos son hoy ya el 99%.

El pasado mes de enero, salió refrendado el Plan de Competitividad de la planta, pero fue por mucho menos margen de lo que se esperaba,. Aunque dirección y UGT habían pactado los contenidos y los afiliados a la sección sindical de CC OO también lo habían bendecido en votación, la plantilla en general no reprodujo ese respaldo mayoritario. Y es que un 51,23% de los trabajadores votó a favor y un 41,07% lo hizo en contra.

Este acuerdo, contempló el mantenimiento de las jubilaciones con contrato de relevo y aumentos salariales del 2,5% en 2019; del 1,5% en 2020 y del IPC real más medio punto para 2021, con la cláusula de revisión salarial con carácter retroactivo. A cambio, la empresa mantenía su compromiso de convertir en fijos 304 contratos los siguientes dos años y medio.

En vísperas de la reunión de hoy, el presidente y consejero delegado de Ford España, Jesús Alonso, intentó rebajar la tensión reuniéndose con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, Mónica Oltra y la plana mayor económica del Consell. El ejecutivo trasladó que la fábrica está «en muy buena posición» para afrontar los cambios, en lo que se refiere a producto, gracias a ser la única de Europa con un modelo híbrido. «Para Valencia ya hemos anunciado el nuevo Kuga a finales de 2019 y ahora estamos anunciando también cambios en toda la gama de Mondeo, S-Max y Galaxy. Es señal de que tenemos un gran futuro en la planta. Se está haciendo un trabajo excepcional», recordó Alonso, pese a no estar todavía garantizado el relevo del Mondeo, que afronta la recta final de su vida en el catálogo de modelos de la empresa, que abandonará en 2022.

Dificultades con el diésel

«Hemos tenido dificultades, sobre todo por el diésel, y hay que ir compensando los problemas», reconoció; al tiempo que apuntó al desarrollo de alianzas con otras marcas como alternativa a algunas de esas dificultades a las que se enfrenta, «como se ha hecho en el pasado con Volkswagen». Y es que, como se anunció en junio, ambas compañías realizarán modelos comerciales de forma conjunta, aunque están por definir los detalles.

En todo caso, las medidas de adecuación de la producción a la demanda dejando de trabajar ya están siendo aplicadas este mismo mes. De hecho, toda esta semana la factoría está cerrada, ya que hoy y el viernes son festivos, el lunes se declaró de puente y los días 10 y 11 del mes fueron elegidos por la dirección como jornadas industriales, que se podrían recuperar en el futuro en el caso de ser necesario.

Además, la semana pasada se anunció que el 31 de octubre se añade a este calendario de cadenas de montaje paradas. De este modo, esa última semana del mes viene también marcada por la escasa producción, ya que el día 1 es la festividad de Todos los Santos. Esa jornada se justificó por ciertos problemas en el lanzamiento del modelo Edge, que se fabrica en Canadá, y ajustes de la demanda.

Fotos

Vídeos