El sector azulejero aprieta el acelerador tras un año de recesión e incertidumbre internacional

Inauguración de Cevisama en Feria Valencia en el año 2017 /J. Signes
Inauguración de Cevisama en Feria Valencia en el año 2017 / J. Signes

A la compra de Íbero por parte de la británica Victoria se suma la incorporación de Keramax a Pamesa el pasado mes de abril

E. RODRÍGUEZ

El sector del azulejo está en plena efervescencia inversora pese a la ralentización registrada en las ventas del pasado año, agravada además por las incertidumbres internacionales derivadas del 'Brexit' y del cierre comercial de Argelia. A la reciente compra de la castellonense Íbero por parte del grupo británico Victoria PLC, se suma la última operación de Pamesa, que ha adquirido la firma Keramex, ubicada en Vila-real.

Según fuentes de Keramex, la empresa está integrada en la mercantil de Fernando Roig desde el pasado mes de abril, aunque no ha revelado el importe de la operación. La compañía de Vila-real, fundada en 1979 y especializada en pavimento y revestimiento cerámico, registra una cifra de negocio anual de 14 millones de euros y era, hasta la fecha, propiedad de la familia Mateo.

La industria cerámica recortó su crecimiento a la mitad con el desplome de Argelia y Arabia Saudí

Esta operación refleja la ambición de Pamesa por aprovechar el fenómeno de concentración que experimenta el sector en los últimos años. El último movimiento en ese sentido lo ejecutó en 2016, cuando se hizo con la compañía TAU, con la que logró incrementar sus ventas un 26% en 2017 al registrar una facturación consolidada de 584 millones de euros. En el pasado año, la mercantil de Fernando Roig alcanzó los 643 millones de euros, un 10% más que en 2017.

Precisamente, la consultora Deloitte publicó un informe a principios de año en el que apuntaba a que a lo largo de 2019 habría más operaciones de compra y fusiones, continuando, de ese modo, con el proceso de concentración del sector, a pesar de la pequeña recesión registrada en el último semestre del pasado año.

La nueva política arancelaria de Reino Unido amenaza con una tasa del 5% a las exportaciones

En los últimos dos años, se registraron un total de trece operaciones de este tipo, entre las que destaca la compra de Keraben a la familia Benavent y al fondo estadounidense Tensile Capital por parte de Victoria PLC, operación a la que se sumó la posterior adquisición a la familia Batalla del grupo azulejero Saloni el año pasado por 96 millones.

A esto cabe añadir la reciente compra de Íbero, con sede en l'Alcora, a la familia Carnicer. Según comunicaron la semana pasada fuentes conocedoras de la operación, el grupo británico sigue en posición activa y en busca de nuevas posibles adquisiciones. La estrategia de la firma se basa en lograr economías de escala a través de adquisiciones para extraer sinergias operativas. Por lo que no se descartan más movimientos.

Con la suma de la facturación de las tres adquisiciones de Victoria PLC, el negocio británico pasará a facturar aproximadamente 262,4 millones. Así, la compañía acorta distancias con los dos primeros grupos de España, Grupo Porcelanosa y Pamesa, ambos con sede en la provincia de Castellón.

En cuanto a la situación del sector, cabe recordar que la industria cerámica trata de capear la desaceleración económica y la incertidumbre internacional. El sector creció un 2% en 2018, hasta alcanzar 3.600 millones de euros. Este dato supone que el sector ha recortado su crecimiento a la mitad, ya que en los últimos años registraba un incremento anual del 5%.

Por otro lado, la nueva política arancelaria en Reino Unido podría imponer un 5% a las exportaciones de cerámica. Ese mercado actualmente es el tercer destino de las baldosas españolas, según indica la patronal del sector.

La evolución de las ventas exteriores a lo largo de 2018 ha sido más modesta de lo esperado por el sector ante el clima de creciente preocupación por el proteccionismo y los costes energéticos que lastran la competitividad frente a competidores de otros países. Inquieta, sobre todo, que destinos importantes siguen desacelerándose o cerrados, como Arabia Saudí, donde las ventas se desplomaron un 32,9% en 2018, o Argelia, que en 2017 pasó de ser el quinto mercado mundial a imponer cuotas que redujeron los envíos de baldosas de 123,41 a 53,93 millones en un año. Además, el gobierno argelino prepara aranceles de hasta el 200%.

Información relacionada