Juan Roig anuncia la apertura de 150 tiendas de Mercadona en Portugal

Juan Roig visita las instalaciones del primer Mercadona fuera de España. /LP
Juan Roig visita las instalaciones del primer Mercadona fuera de España. / LP

La cadena inicia su aventura internacional con la inauguración en el país luso de su primer supermercado fuera de España

Inés Herrero
INÉS HERREROValencia

Un antiguo campo de fútbol de Oporto será escenario este martes de la consecución de uno de los principales objetivos de Mercadona. La cadena de supermercados que preside Juan Roig inaugura en Vila Nova de Gaia, en la zona de Canidelo, su primera tienda fuera de España al cabo de una década de tanteos para comprar pequeñas cadenas en diversos países europeos. Durante la presentación, el empresario valenciano anunció, además, la apertura de 150 establecimientos en territorio luso para los próximos siete años.

La compañía desembarca en el mercado portugués con una inversión de 260 millones de euros, los más de 160 millones destinados desde 2016 hasta la fecha a la construcción de supermercados, un bloque logístico, un centro de coinnovación e instalaciones de oficinas en Oporto y en Lisboa, y otros cien millones de euros que tiene previsto invertir antes de que acabe el año, que cerrará con diez tiendas en Portugal.

La apertura de este nuevo supermercado supone un hecho «histórico» para la cadena, según Roig.
La apertura de este nuevo supermercado supone un hecho «histórico» para la cadena, según Roig. / LP

«Hoy es un día histórico», subrayó Roig durante la visita institucional a la tienda en la víspera de la inauguración, acompañado por la vicepresidenta de Mercadona, Hortensia Herrero, y el resto de miembros del Consejo de Administración y el Comité de Dirección de la compañía, según informó la empresa. Junto a los secretarios de Estado de Agricultura y Alimentación, Luís Medeiros Vieira, y de Defensa del Consumidor, João Torres, y el presidente de la Cámara de Vila Nova de Gaia, Eduardo Vítor Rodrigues, conocieron de primera mano el estreno del ansiado proyecto de internacionalización de Mercadona.

Roig agradeció a los representantes portugueses «el apoyo recibido para convertir en realidad este hito empresarial» en un país que les recibió, «desde el primer día con los brazos abiertos, y que es ejemplo de modernidad e innovación». «Hoy es el inicio de un proyecto compartido para construir riqueza y progreso en este país hermano», subrayó.

Para el dirigente cameral, se trata de «la culminación de un proceso que ha implicado mucho trabajo conjunto» entre distintas administraciones y el Sport Club de Canidelo, que desde hace más de un año cuenta con un nuevo estadio, con mejores medios para el desarrollo de la educación deportiva de niños y jóvenes, construido por Mercadona junto a los terrenos del antiguo campo que albergan su tienda.

La empresa inaugurará una decena de tiendas en el mercado luso antes de final de año

Con esta apertura, a la que se sumarán otras nueve en las regiones de Oporto, Braga y Aveiro en lo que queda de año, Irmadona (nombre de la cadena en Portugal) alcanza una plantilla de 900 personas, con previsión de llegar a 1.100 este año.

Dentro de su apuesta por el mercado luso se enmarca también la colaboración con 300 proveedores portugueses. Desde que anunció su proyecto de internacionalización, en 2016, ha realizado compras por valor de 203 millones de euros a proveedores portugueses, con previsión de superar los noventa millones de euros durante este año.

El primer supermercado de Mercadona en Portugal, al que se sumarán otros tres en el distrito de Oporto este mismo mes y seis más antes de final de año, tiene una superficie de sala de ventas de 1.800 metros cuadrados y responde al modelo de 'tienda eficiente' que está implantando progresivamente en sus 1.628 establecimientos en España y, según asegura, reduce hasta en un 40% el consumo energético respecto a una tienda convencional.

Con una plantilla de 87.000 personas y unas ventas de 24.305 millones de euros al cierre del pasado ejercicio, un 8% más que en 2017, Mercadona se embarca en su expansión internacional, en paralelo al desarrollo del negocio online, que facturó 2,2 millones al mes pero, según Roig, todavía no da beneficios.

En cuanto al salto al exterior con su modelo de marca propia, el presidente de Mercadona aseguró en su última rueda de prensa que su prioridad se centra en abrir y consolidar su desembarco en Portugal, donde sí tiene previsto abrir los supermercados en domingo a diferencia de lo que sucede en España.

Por otro lado, Roig, que descartó estar interesado en comprar el Grupo Dia, insinuó entonces que el siguiente paso será Italia, años después de sonar como comprador de Esselunga o Cadoro, al reconocer su interés por el Mediterráneo y destacar que «internacionalización empieza por 'i'».

«Un sueño hecho realidad» tras una década de tanteos

El salto al exterior era la gran asignatura pendiente de Mercadona, que cuenta con 1.628 supermercados distribuidos por todas las provincias españolas. «Hemos hecho realidad nuestro sueño de internacionalizar la compañía en un país vecino al que nos unen importantes vínculos afectivos y culturales, como es Portugal», destacó ayer su presidente, Juan Roig, sobre el hito logrado tras una década de tanteos en diversos países.

En 2008, Roig apuntó sus planes de implantar su modelo de negocio más allá de las fronteras españolas, que se convirtieron en la pregunta estrella en las ya tradicionales ruedas de prensa de presentación de los resultados anuales. En la de 2012, el empresario aseguró que ese sería el año de su ansiada aventura internacional y confirmó que estudiaban «tres o cuatro» opciones en Italia, Francia, Portugal o Bélgica.

Mercadona, que durante cuatro décadas se expandió como una «mancha de aceite» por toda España, miraba entonces a mercados cercanos, sobre todo a Italia, donde estableció un equipo fijo y sonó, en distintos momentos, como comprador de cadenas de supermercados como Esselunga o Cadoro. Buscaba una cadena pequeña, compatible con su estudiado y difícil de exportar modelo de negocio, pero ninguna operación cuajó y Mercadona volvió a centrarse en España, en las regiones donde aún podía crecer o aterrizar, como hizo en Navarra en 2013 y el País Vasco en 2014.

Dos años después, con la recuperación de ventas en frescos en la buena dirección, Roig volvió a mirar al exterior, a Portugal, como punto de partida de un despegue exterior que podría tener como segundo destino el mercado italiano.

Noticias sobre Mercadona