Un informe de AVE alerta del número de repetidores, el alto abandono escolar y la falta de idiomas

Acto de AVE para la presentación del informe./LP
Acto de AVE para la presentación del informe. / LP

El estudio del IVIE para los empresarios destaca que las competencias más relevantes para la empleabilidad son la cultura del esfuerzo, tenacidad y motivación en el trabajo

EFE

La educación en España presenta debilidades como un elevado porcentaje de repetidores y de abandono educativo temprano y menores competencias en idiomas y aptitudes digitales en comparación con otros países desarrollados, según el estudio «El compromiso de los empresarios con la educación: situación actual y retos de futuro».

El 31 % de los estudiantes de 15 años ha repetido algún curso frente al 12 % de la media de la OCDE, y el abandono temprano se sitúa en el 17,9 % frente al 10,6 % en la UE, según los datos recogidos en el informe elaborado por los investigadores del IVIE Lorenzo Serrano y José Ramos, con la colaboración de los técnicos Ángel Soler y Héctor García, y presentado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE).

El sistema educativo español cuenta con un volumen de recursos económicos relativamente elevado que permite mantener una ratio de alumnos por profesor similar a la del resto de países desarrollados, garantiza el acceso a la enseñanza obligatoria y hace posible, aunque de modo más limitado, el acceso a la no obligatoria.

El documento incluye los resultados de una encuesta dirigida a empresarios de todo el país, cuyo objetivo es analizar la visión empresarial sobre las debilidades y fortalezas del sistema educativo, así como los posibles desajustes entre las competencias adquiridas durante el periodo formativo y las esperadas posteriormente en el mundo laboral.

El 53,5 % de las empresas encuestadas considera que el modelo educativo español responde a las necesidades de su empresa, pero con algunas limitaciones, mientras que un 40,8 % considera que no responde a sus necesidades y solo para un 5,7 % cumple con sus expectativas.

Las competencias más relevantes para la empleabilidad son la cultura del esfuerzo, tenacidad y motivación en el trabajo, así como el compromiso ético, ya que obtienen la máxima puntuación, 8,8 sobre un total de 10, y también se destaca la importancia de la proactividad, las habilidades sociales para trabajar en equipo y la orientación a la calidad.

Sin embargo, es precisamente en estas competencias transversales en las que, según las encuestas realizadas, el sistema educativo presenta mayores carencias relativas.

Para el 72 % de los encuestados el principal reto del modelo educativo español será prepararse para formar los nuevos puestos de trabajo que se van a crear y para el 69,4 % es la digitalización.

Los empresarios opinan que se debería apostar más por la Formación Profesional Dual, así como por impulsar las prácticas formativas más flexibles y desde una edad más temprana, y reclaman también una mayor proximidad de los estudios de posgrado a la práctica profesional de las empresas.

Los empresarios sugieren mejoras como transmitir a los estudiantes las necesidades, valores y competencias que se les van a requerir, estrechar la relación con las instituciones educativas, impulsar las prácticas aumentando la disposición a recibir alumnado, y crear más puestos de trabajo ligados a ocupaciones.

A las administraciones públicas, piden orientar el proceso formativo y de evaluación para fomentar valores como el esfuerzo, revisar los procesos de selección y formación del profesorado, muy centrados en conocimientos académicos, para que puedan también formar y evaluar las competencias transversales, e impulsar la formación del profesorado en el uso de las TIC.

Incentivar desde la infancia el interés por la ciencia, la tecnología y las matemáticas para conseguir más matriculados en disciplinas STEM y conseguir un consenso político-social sobre las grandes líneas de la política educativa son otras de las recomendaciones de los empresarios.