El triunfo de Ponsarnau

Jaume Ponsarnau,
concentrado junto
al banquillo del
Valencia Basket.
/ jesús signes
Jaume Ponsarnau, concentrado junto al banquillo del Valencia Basket. / jesús signes

El entrenador de Tàrrega pasa de estar con un pie fuera del club tras perder en Tenerife a alcanzar la gloria de la Eurocup en Valencia El cuerpo técnico siempre ha contado con el apoyo de la plantilla taronja

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

Cuando el Valencia Basket decidió poner sobre su pecho el lema de la Cultura del Esfuerzo lanzó un mensaje muy claro, tanto para el exterior del club como para su día a día. Lo conseguido por el cuerpo técnico liderado por Jaume Ponsarnau es una prueba de ello. Tras caer de forma humillante en Tenerife el pasado 17 de noviembre, en el viaje de regreso a Valencia el técnico temió ser despedido. Así lo ha reconocido en varias entrevistas. La entidad de Juan Roig decidió mantener la calma, llegó la victoria de Belgrado (en el Pionir comenzó todo) y ese trabajo tuvo anoche su recompensa en la Fonteta, en un templo taronja que vivió su tercera celebración con una copa en la pista.

El abrazo emocionado de Ponsarnau junto a sus ayudantes Borja Comenge y Juan Maroto no era la foto habitual tras un título. Los tres aguantaron marea tras salir de la zona de vestuarios del Santiago Martín de La Laguna, LAS PROVINCIAS fue testigo de aquella noche de cuchillos largos en Tenerife, y contaron con la ayuda de la plantilla, que siempre creyó en ellos, para sacar poco a poco el barco a flote y brindar anoche a los aficionados que abarrotaron el vetusto pabellón de Hermanos Maristas un nuevo título europeo. Los tres, junto a Javi Vilaplana, se merecen todo el reconocimiento tras levantar una temporada que muchos daban por muerta hasta convertirla en eterna.

La conquista de la Eurocup inscribe a Ponsarnau en un club donde aparecen Spahija, Olmos, Ivkovic, Aíto, Perasovic o David Blatt y también es la victoria de todos aquellos que no salen en los titulares pero que también han cambiado el curso de las cosas. El doctor Álvaro Sala es uno de ellos. Más allá de su labor como galeno... es el primer seguidor del Valencia Basket. Sus gritos de ánimo tras una canasta o pidiendo una falta no señalada han formado parte de la iconografía de los viajes de la Eurocup, desde Ankara a Berlín. Junto a él el fisio Paco Pedregosa, los preparadores físicos Pedro Cotolí y Manu Capdevila o Julio Galcerán. Al frente de todos ellos el histórico fisio Pablo Martínez, Ignacio Muñoz, el nuevo jefe de los servicios médicos tras el cambió del verano, el delegado Alfonso Castilla, el de campo Martín Labarta y Paco Plaza, el utillero del Valencia Basket y que volvió a ser de los que más disfrutó de las primeras horas del nuevo título. Todos cuentan y suman.

Más