GP de Japón

Márquez quedó vendido en la pelea por la 'pole'

Marc Márquez, en el circuito de Motegi./REUTERS
Marc Márquez, en el circuito de Motegi. / REUTERS

El español se vio lastrado por una caída en el último entrenamiento libre, que le dejó con una sola moto para el oficial

BORJA GONZÁLEZMotegi (Japón)

«Si quiero intentar conseguir el título mañana tengo que ganar, porque Dovi estará para ganar. Intentaremos evitarlo, pero tenemos la tranquilidad de que quedan cuatro carreras». Lo dijo Marc Márquez después de 'fallar' en el entrenamiento oficial del Gran Premio de Japón, en el día previo a poder proclamarse campeón del mundo de motociclismo por séptima vez, la quinta en MotoGP. Porque, como se esperaba, Andrea Dovizioso y su Ducati no fallaron, logrando la segunda 'pole' de la temporada y ratificando que, en Motegi, estaban para ganar. «No siento realmente que esté luchando por el campeonato. Me interesa más la victoria», dijo por su parte el italiano antes de una carrera en la que el desgaste de los neumáticos no se preveía como una rémora a la hora de plantear una estrategia y para cuya lucha se esperaba que no sólo estuviesen los dos protagonistas de este curso. Porque, a ritmo, Dovizioso estaba, pero también Márquez, que en el cuarto entrenamiento libre, ese que se disputaba a una hora parecida a la de la carrera, fue capaz de rodar más rápido que nadie, y casi se podría decir que con más consistencia, aunque ahí el de Ducati suele esconder siempre alguna carta en la manga.

«Con Dovi nunca sabes porque siempre se esconde un poco; ataca cuando toca», apuntó el líder de la general. «Aquí sí que en los momentos cruciales ha salido y se ha colocado primero, así que creo que es el que está al mejor nivel en este circuito, como ya esperaba desde el jueves, pero no estamos tan lejos. Honestamente, me esperaba estar más lejos. Así que, ¿hay opciones? Sí, opciones hay. ¿Como en Aragón? No, no tantas pero las hay», afirmó el catalán. Márquez se fue al suelo en la curva siete durante ese cuarto libre, un incidente sin consecuencias físicas pero que le dejó con una sola moto para el oficial, algo que influyó en su posterior resultado. Porque, previendo problemas en Motegi, un trazado en el que, por ejemplo, nunca ha conseguido la 'pole' en MotoGP, decidió usar una configuración en una de sus motos parecida a la que suele usar el británico Cal Crutchlow (cuarto en parrilla y uno de los señalados, junto a Johann Zarco, segundo, para estar en la pelea del grupo delantero), una idea que le funcionó pero que le dejó vendido en la pelea por la 'pole'. Así que el de Honda tendría que salir desde el sexto puesto (tendría también por delante a Jack Miller, tercero, y a Andrea Iannone, quinto) e intentar no quedarse bloqueado en las primeras vueltas para evitar una posible escapada de su rival.

«Sería mejor al revés, yo en 'pole' y él sexto, pero opciones hay. Opciones hay porque me estoy encontrando bastante bien, sobre todo a nivel de ritmo en el FP4, que es el que guía un poquito, el que permite ver cómo se prevé la carrera. Ahí me he encontrado bastante bien. Pero, bueno, no salimos en la mejor posición. Salimos sextos, aquí cuesta adelantar, sobre todo en las primeras vueltas con depósito lleno. La carrera es larga pero intentaremos gestionarla de la mejor manera», insistió. Márquez necesitaba terminar por delante de Dovizioso, aunque a partir del quinto puesto le valía con cruzar la meta justo detrás del italiano. «Esperaba que hubiese un motivo, porque normalmente a Marc las caídas no le afectan demasiado y esperaba un rendimiento mejor en la calificación», reconoció el italiano después de saber que su rival se había visto lastrado por la caída del último entrenamiento libre. «En cualquier caso, el ritmo que ha hecho es muy rápido y estamos muy parejos. No hay uno que sea más veloz o más lento. Desde fuera se ve muy bien y seguramente lo intentará», aventuró Dovizioso.

El italiano ya había dicho el jueves que no esperaba retrasar el alirón de Márquez, porque da por descontado (como el resto de la parrilla) que el español terminará cerrando a su favor un Mundial forjado en el inicio del año, cuando Dovizioso se dejó por el camino gran parte de sus posibilidades de plantarle cara a un piloto que cruza la puerta del Olimpo del motociclismo. Porque en la segunda parte, desde la carrera de Brno de principios de agosto, los dos habían sumado exactamente los mismos puntos, 106. «Creo que a lo largo de su carrera ha demostrado que es capaz de gestionar bastante bien la tensión. Ha ganado mucho. Si tendrá presión mañana no lo sé, pero con lo que ha demostrado en otros campeonatos no creo que mañana tenga esa presión», dijo el piloto de Ducati.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos