El banquillo se volvió loco siguiendo el Irán-Portugal

Fernando Hierro trata de contener a sus jugadores en un rifirrafe con Faycal Fajr. /Armando Babani (Efe)
Fernando Hierro trata de contener a sus jugadores en un rifirrafe con Faycal Fajr. / Armando Babani (Efe)

Los suplentes supieron a través de una aplicación del penalti a favor de los farsí y pidieron cabeza a sus compañeros ya que les valía el empate

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Krasnodar

Pasó un minuto y 47 segundos desde que el VAR decidió que era legal el taconazo de Iago Aspas y 116 segundos desde que anotó, de tacón, el preciso ariete del Celta hasta que lo hizo el iraní Karim desde los once metros en Saransk. Dos minutos que cambiaron la composición del grupo B, su ubicación en el cuadro y las expectativas españolas y portuguesas. Aspas, que ha marcado 6 goles decisivos y que han modificado marcadores de España en tan solo 382 minutos, reconoció tras el encuentro ante Marruecos que antes de arrancar el partido preferían a Rusia como rival. «No sabíamos qué rival era hasta que hemos salido de la charla del hotel» en el que les anunciaron el once inicial, dijo.

Los suplentes sabían que iba a ser una noche especial, en la que tendrían que estar pendientes del otro partido del grupo entre Portugal e Irán. «Estábamos con una oreja escuchando... bueno, escuchando no sino pendientes de los comentarios de fuera de lo que pasaba entre Portugal e Irán», confesó sin querer desvelar nada Thiago Alcántara. Y es que además de Albert Celades, conectado por walkie-talkie con otros ayudantes, hubo algún otro miembro del banquillo, ya veterano en estos torneos mundialistas, que optó por llevarse algo más seguro dentro del chandal: un móvil con una aplicación para saber cómo iba el otro partido.

Así, desde el primer momento el grueso de suplentes supo que Portugal se había adelantado con el gol de Quaresma y después también llegó la noticia de que Cristiano desperdició un penalti. Por momentos varios pensaban que ese error era positivo ya que un empate podría dar la primera plaza a España. Pero cuando Marruecos hizo el 1-2 saltaron las alarmas y empezaron las cábalas. Otro gol podía dejar fuera a La Roja si llegaba uno de Irán a la vez. Aún quedaba tiempo.

Asensio y el córner «para listos»

Se produjo una ocasión para España, forzada por Rodrigo, que despejó la zaga marroquí. El arbitro uzbeko Irmatov señaló córner por la izquierda, pero Asensio lo botó desde la esquina opuesta, la derecha, de modo rápido para que Carvajal pusiera una bola al área. «El fútbol es para listos», confesó este martes el balear en la Academia de Krasnodar tras la rueda de prensa. Aspas remató la asistencia del lateral con el tacón a la red. «Para mí pierde esencia el fútbol pero en el momento de impartir justicia estuvo ahí para nosotros», explica Thiago.

Y es que primero el tanto se anuló, pero hubo revisión del VAR. «Ha sido un momento de incertidumbre, ha tardado tanto el árbitro porque, creo, no escuchaba al tío que está con la televisión. Yo le decía que lo fuera a ver al monitor, viendo que no podía escuchar. No me he enterado que iban 1-1 hasta que despejaron y me lo dijo Andrés. Por eso iba acelerado a por el balón cuando nos dieron el gol por legal», contó Aspas, que dedicó su primer tanto en la Copa del Mundo a su pareja y su hijo con un beso al aire. «Es lo que tiene el VAR, que a veces hay que esperar demasiado. Esperamos que en las próximas decisiones sea más rápido, ya sea por la alegría o por la decepción. Es un momento de incertidumbre y nerviosismo, sabía que Portugal iba ganando y teníamos que marcar dos goles, uno no valía».

Pues sí que era suficiente, porque en ese momento, y como supieron los suplentes actualizando la aplicación del móvil, había un penalti para Irán. Lo anotó Karim Ansarifard y se generó un murmullo en el césped y parte de la grada. Lucas, Koke, Thiago y Reina se acercaron a la banda para informar, con el dedo índice de cada mano, que el empate en el otro partido les daba la primera plaza del grupo. Increíble pero cierto. «Dentro del campo estás más al margen de las cosas que pasan fuera. Pero es verdad que hoy estábamos más pendientes de alguna que otra cosa más», explicó Ramos. Carvajal no se lo creía mientras en el césped Achraf reciriminaba a Asensio, que se tapaba la boca para responderle, por haber sacado desde el lado erróneo el córner que supuso el gol.

Hierro pedía calma a su banquillo cuando por el empate del videoarbitraje se produjo una tangana entre los dos equipos. Thiago, que había sido sustituido, buscaba complicidad con su excompañero Benatia para serenar los ánimos. Amrabat, sobre el césped, no lograba serenarse y delante de la cámara calificó al VAR, en inglés, como una «puta mierda». Dirar, en zona mixta, verbalizó su cabreo tras su experiencia en Rusia con el videoarbitraje: «El VAR es para los otros». No era de esa opinión Isco, que recordó que «el VAR está para estas cosas, para que no te quiten el punto que te has ganado. Favorece a todo el mundo, daría mucho coraje irte a casa por eso por una injusticia».

Reina lo pidió en el entrenamiento

En la sesión matutina del martes en Krasnodar, Pepe Reina, que volvió a ejercitarse con el grupo ya recuperado de la contractura paravertebral cervical que sufría, pidió el VAR entrenando tras uno de los rondos en un entrenamiento celebrado a 33 grados. Hizo el gesto del cuadrado, ya famoso entre los aficionados españoles. El equipo descansará hasta el miércoles a las 14 horas, y la mayoría de los internacionales aprovecharán para disfrutar de tiempo con sus familiares. Poco a poco van llegando a Rusia para seguir el Mundial ya desde octavos.