Jornada 4

El 'Niño' Garcés evita una indigestión al Atlético

El joven delantero del Atlético, Borja Garcés, ha anotado en su debut oficial. / Reuters

Un tanto del canterano en el descuento permitió a los rojiblancos, que crearon hasta una docena de ocasiones de gol, salvar un punto ante el Eibar

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

En el Atlético de los nombres y de los hombres tuvo que ser de nuevo un 'Niño' el que solventara la papeleta. Con Fernando Torres lejos del Metropolitano, Borja Garcés evitó el descalabro rojiblanco en el descuento. Un empate que sabe a poco por las ocasiones que tuvo el Atlético durante el partido, pero que deja un buen sabor de boca, porque antes del remate del canterano, el Eibar se llevaba los tres puntos del estadio colchonero. El empate supone, eso sí, un nuevo pinchazo del Atlético, y sólo se llevan cuatro jornadas de Liga.

Sólo fue un punto, dos menos que ante el Rayo, pero no tuvo nada que ver este Atlético con el del derbi de hace dos jornadas. Esta vez los rojiblancos tuvieron hasta una docena de ocasiones y dominaron buena parte del partido. Buscaron la portería contraria, jugaron al ataque y quisieron marcar, pero se toparon con Dmitrovic. El parón de selecciones y la ausencia en la lista de Luis Enrique de Koke y de Diego Costa –este último por motivos personales-, permitió a Diego Pablo Simeone entrenar algo que le había dado muy buen resultado en el pasado y que en los últimos partidos no parecía funcionar. Hablamos de la conexión entre Koke y Diego Costa. El centrocampista y el delantero siempre han sido dos buenos socios a la hora de crear peligro para el Atlético. José Luis Mendilibar, viejo zorro en esto del fútbol, parecía haber leído las intenciones del entrenador argentino y puso un marcaje especial sobre Koke, con la intención de que no pudiera conectar ni con Diego Costa ni con Antoine Griezmann.

1 ATLÉTICO

Oblak, Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis, Rodrigo (Borja Garcés, min. 70), Koke, Saúl, Lemar (Correa, min. 59), Griezmann y Diego Costa.

1 EIBAR

Dmitrovic, Peña, Oliveira, Arbilla, Cote, Sergio Álvarez, Diop (Marc Cardona, min. 80), De Blasis, Pere Milla (Escalante, min. 56), Jordán y Charles (Enrich, min. 56).

GOLES:
0-1. min. 87, Enrich. 1-1. Min. 92, Borja Garcés.
ÁRBITRO:
Martínez Munuera (Valenciano). Amonestó a Charles, Koke, Godín, Diop.
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la 4ª jornada de Liga, disputado en el Wanda Metropolitano. 56.674 espectadores.

La idea del Atlético, a diferencia de su último partido ante el Celta, era la de tener el balón con la única intención de llegar a la portería del Eibar que, muy junto, complicaba las cosas a los rojiblancos, que no encontraban hueco. Para colmo, Cote se sacó un misil desde fuera del área que tocó el larguero de Oblak y provocó algún murmullo en la grada. Pero fue sólo un espejismo.

El Atlético se puso manos a la obra y con el faro de Rodrigo –que hace mejores a Koke y Saúl- empezó a mover el balón. Griezmann buscaba llegar a la portería desde la banda derecha y así provocó la primera gran ocasión rojiblanca que sólo un paradón de Dmitrovic impidió que fuera el primer gol. La oportunidad provocó que se viera al mejor Atlético. Toque, velocidad, verticalidad y llegada. Un córner sacado por Lemar lo remató Giménez con la cabeza para hacer lucirse de nuevo a Dmitrovic. El portero del Eibar mantenía a su equipo con una nueva mano, esta vez a Godín, a la salida de un córner. El Eibar corría detrás del balón, que lo tenía un Atlético que movía bien y rápido entre líneas pero que no había encontrado el premio al gol.

Simeone debió tocar a rebato en el descanso y sus jugadores salieron a comerse al Eibar. En apenas cuatro minutos los rojiblancos generaron hasta cinco ocasiones claras. Saúl, Diego Costa en dos ocasiones, Godín y Koke, tuvieron en sus botas el gol, pero Dimitrovic –el mejor del Eibar-, la falta de puntería, y un poco de suerte evitaron que se pusiera por delante el Atlético. El Eibar se frotaba los ojos –como la afición del Metropolitano- porque su portería siguiera a cero.

Ansiedad

Una pérdida de Lemar y su dejadez en bajar a recuperar el balón tras su pérdida provocó una ocasión del Eibar y que Simeone –eso no lo perdona el entrenador atlético- decidiera que el francés tenía que dejar paso a otro compañero. El elegido fue Correa, con la intención de que se moviera entre líneas para romper la barrera de un Eibar que volvió a estrellar en el larguero un misil de Arbilla desde fuera del área a la salida de un córner. El partido parecía más abierto que nunca, aunque el control lo tuviera el Atlético. Los rojiblancos reaccionaron al minuto y Diego Costa –tras un perfecto pase de Koke- volvió a hacer que Dmitrovic se luciera con otra mano salvadora.

La colección de paradas la aumentó tras un mano a mano a Griezmann tras un magnífico pase de Rodrigo, que un minuto después se quedó igual de sorprendido que todo el Metropolitano -que llegó a pitar la decisión- cuando vio que el elegido por Simeone para dejar el campo era él. Entró otro delantero, el canterano Borja Garcés. El Atlético perdió el equilibrio porque le llegaban más y tenía problemas al sacar el balón, dos consecuencias de la ausencia en esa zona central de Rodrigo.

El Atlético había perdido el control sin Rodrigo, que sumado a la ansiedad que provocaba haber sumado sólo cuatro de los primeros nueve puntos hacía del equipo un mar de nervios. El Eibar mantuvo la calma para aprovechar un barullo en el área y acariciar la victoria con un gol de Enrich, que llevaba ocho meses sin marcar. Todavía tuvo tiempo Godín de estrellar el balón en el larguero, aunque cuando no está de entrar el balón… Pero entonces apareció el nuevo 'Niño' del Atlético, Borja Garcés, para meter una pierna salvadora y rescatar un punto cuando ya se mascaba la derrota. Sin embargo, el empate deja al Atlético inmerso en un mar de dudas. Simeone tiene trabajo y poco tiempo, porque el martes le espera el Mónaco de Radamel Falcao en la Champions.

Fotos

Vídeos