Los nuevos propietarios del restaurante de Paiporta cuentan qué pasó tras la visita de Chicote

Imagen de uno de los tensos momentos vividos en el 'Pesadilla en la cocina' del restaurante valenciano 'La Cueva'./LP
Imagen de uno de los tensos momentos vividos en el 'Pesadilla en la cocina' del restaurante valenciano 'La Cueva'. / LP

El local actual se desvincula de 'La Cueva' y defiende su reputación tras la emisión

LAS PROVINCIASValencia

La última emisión de 'Pesadilla en la cocina' estuvo protagonizada por 'La Cueva' un restaurante valenciano que dejó a Chicote completamente sorprendido. El chef no dejaba de evidenciar su incredulidad ante la falta de organización del local de Paiporta, que destacó en la parrilla televisiva de este jueves 10 de octubre y ha ocasionado un problema para sus actuales propietarios.

Porque a pesar de las mejoras facilitadas por el programa, el establecimiento cerró 'La Cueva' y cambió de dueño al poco tiempo del paso de Chicote por el local. Los propietarios del restaurante actual, el 'Restaurante Asador Los Robles', han querido expresar su desvinculación con el anterior local a través de un post en sus redes sociales, en el que aseguran que les parece una «total incongruencia» la emisión de un programa que «cerró sus puertas hace casi 2 años, sin tener en cuenta la repercusión que pueda afectar al negocio actual», aseguran desde el asador, preocupados por su reputación tras la emisión del capítulo.

Chicote: «Todas las situaciones que se ven en 'Pesadilla en la cocina' ocurrieron así»

En los comentarios, los responsables del local continúan explicando los detalles del cambio de propiedad, haciendo alusión a que desde 'Pesadilla en la cocina' «han justificado la emisión de un programa grabado hace 2 años y presentado como 'estreno'». «El establecimiento meses después cambió de propietario», aseguró el espacio de Chicote al respecto. «El local cerró una etapa y Los Robles abrió una revolución desde la parrilla, desde los asados, desde las brasas, desde una buena gestión y mucho, mucho trabajo», se defienden desde el asador.

Más