Jordi Cruz cancela la ejecución de un plato en 'MasterChef' por posible riesgo sanitario

Los miembros del jurado en la localidad de Úbeda (Jaén), donde ha tenido lugar la prueba de exteriores de la última gala de 'MasterChef'. /RTVE
Los miembros del jurado en la localidad de Úbeda (Jaén), donde ha tenido lugar la prueba de exteriores de la última gala de 'MasterChef'. / RTVE

La orden del cocinero y miembro del jurado es un hecho histórico en las cocinas del programa

LAS PROVINCIAS

Tras las vacaciones de Semana Santa, los fogones de 'MasterChef' se han encendido de nuevo. Los aspirantes a ganar el 'talent' culinario se han vuelto a colocar el delantal para enfrentarse a las diferentes pruebas de la cuarta gala del concurso.

El regreso ha estado marcado por la tensión. El programa avanza y es evidente que la dificultad de los retos es mayor. Muestra de ello fue la primera prueba de la noche, en la que los concursantes debían elaborar el mismo plato a contrarreloj: el primero que lo terminase paraba el tiempo e, inmediatamente, el resto de concursantes debía detener la elaboración y saltar al siguiente paso.

La ganadora de esta primera fase fue Laly, que junto con Valentín, fue la encargada de formar los equipos en la prueba de exteriores. El equipo del programa, concursantes y miembros del jurado se desplazó hasta Úbeda, municipio de Jaén que acogió uno de los mayores retos en las cocinas del programa. Los aspirantes tenían que elaborar un cocinado para 210 comensales. Una cifra de récord y todo un reto al que no se había enfrentado 'MasterChef' en otras ediciones.

Por si fuera poco, el cocinado se basaba en la elaboración de cuatro platos y, además, eran los mismos concursantes los encargados de convencer a los habitantes de la localidad andaluza de probar el menú por un precio de dos euros (destinado a fines solidarios).

Mientras cocinaban las diferentes recetas, Jordi Cruz se acercó a uno de los equipos y dio una orden que supuso un momento excepcional en la historia de 'MasterChef'. El miembro del jurado se vio obligado a cancelar uno de los platos por un posible riesgo sanitario. La receta, en cuestión, era una crema de naranja amarga con chocolate, helado de aceite de oliva y miel de brezo.

Aunque finalmente el plato pudo salvarse, este fue sacado a los comensales sin la bola del helado. El equipo rojo, capitaneado por Laly, había elaborado demasiado rápido el helado y no calentó la crema del mismo, que tiene como base yema de huevo batida. Así, al no tener el huevo el tiempo de cocción suficiente, podía suponer un peligro de salud para los comensales: «Yo tengo un amiguito que se llama salmonelosis. Si no cocinamos el huevo podemos intoxicar a alguien. Cancelamos el helado», sentenció Jordi Cruz.

Este fallo, unido a otros en el resto de platos del menú, fueron los responsables de enviar al equipo rojo a la prueba de eliminación. Laly, que había sido bien valorada y había salido victoriosa del primer reto de la gala, pasó del oro a la eliminación, convirtiéndose en la cuarta expulsada de esta edición de 'MasterChef'.

Más sobre 'MasterChef'