Un informe policial del caso IVAM salpica al jefe de exposiciones del MuVIM

Císcar entra a declarar en la Ciudad de la Justicia en 2016 /I. M.
Císcar entra a declarar en la Ciudad de la Justicia en 2016 / I. M.

Trabajadores de las empresas de transporte de obras declaran que preparaban sobres con dinero cuando iba Amador Griñó

A. Rallo
A. RALLOValencia

Un nuevo informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) sobre las presuntas irregularidades en la gestión de Consuelo Císcar en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) ha terminado salpicando a Amador Griñó, actual jefe de Exposiciones del MuVIM. El dosier de los agentes se concentra en destripar la atípica relación de Císcar con el conglomerado de empresas con las que trabajaba el recinto valenciano en el traslado de obras.

El exhaustivo informe policial recoge declaraciones de buena parte de los empleados de seis de estas mercantiles. Entre ellas, las ya conocidas de Sakvitur y Logística del Arte, las dos firmas que copaban los encargos del recinto valenciano. En los interrogatorios de al menos tres trabajadores aparece el nombre de Amador Griñó, una persona que visitaba «muchas veces las instalaciones de la empresa». Hasta tal punto que cuando aparecía, le daba las llaves de su coche a un empleado para que lo estacionara. Griñó era una persona conocida por Consuelo Císcar. De hecho, coincidieron en la Conselleria de Cultura.

Más sobre el caso IVAM

Son dos las administrativas que más sospechas vierten sobre la actuación de Griñó, quien también fue técnico del Consorcio de Museos. Las administrativas recuerdan que su jefe, en ocasiones, les pedía que preparasen «sobres de efectivo con dinero de alta denominación de unos 3.000 euros aproximadamente». La testigo recuerda cómo su responsable le decía que guardara el sobre y que cuando la llamase, entrase en el despacho. No concreta el número de ocasiones, pero sí que ha llevado los sobres cuando estaba Amador Griñó en el despacho. Esta versión es corroborada por una segunda trabajadora, que también manejaba la caja común de todas las empresas. Existe otro empleado que admite que se preparaban esos sobres con dinero y que se custodiaban en la caja fuerte, pero niega que se entregaran al actual responsable del MuVIM o cuando este se encontraba en las dependencias.

Los testigos confirman que un proveedor del museo pagaba los gastos personales de la directora

El dosier, en resumen, confirma las irregularidades que ya se habían apuntado en anteriores informes policiales. Por ejemplo, los trabajadores afirman que el dueño de la empresa disponía de varias tarjetas de crédito con las que pagaba, en ocasiones, los gastos de Consuelo Císcar ajenos a su actividad en el IVAM. Así, una empleada recuerda el abono de una cena de «un importe elevado» en Nueva York. Estos gastos se ocultaban en la contabilidad de las diferentes mercantiles. Luego «eran facturados de una u otra forma al IVAM», añade.

La jueza ha decidido archivar la investigación secreta tras no apreciar indicios de delitos

De igual modo, los testigos han confirmado que la empresa realizaba encargos personales a la directora del museo. «A veces llamaba para que le facilitasen un chófer que la llevara a la peluquería o fuera alguien a poner un cuadro en su casa».

Consuelo Císcar, no obstante, ha recibido estos días una buena noticia desde el juzgado de Instrucción 21 de Valencia, que instruye este controvertido asunto. La juez abrió una pieza secreta hace casi un año para profundizar en una nueva vía de investigación que, de alguna forma, estaría relacionada con la mujer del exconseller Rafael Blasco. Sin embargo, la titular ha levantado el secreto de las actuaciones y ha archivado el asunto. No aprecia indicios de delito en esa parte.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos