Daños en la sala Alfonso el Magnánimo del Centro Cultural la Beneficencia obligan a cancelar la programación

Centro Cultural La Beneficiencia. /Damián Torres
Centro Cultural La Beneficiencia. / Damián Torres

La Diputación instala andamios en el interior del edificio tras la caída de cristales de la cúpula

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

Los edificios públicos destinados a actividades culturales no dejan de dar sorpresas como consecuencia de los desperfectos que sufren. Ahora los daños han afectado a la sala Alfonso el Magnánimo del Centro Cultural la Beneficencia, donde la caída de cristales de la cúpula ha obligado, por razones de seguridad, a suspender la programación prevista para el próximo fin de semana, tal como confirmaron desde la Diputación de Valencia. Se desconoce cuándo podrá recuperarse la normalidad.

De hecho, la página del Centro Cultural en internet informaba de que están «suspendidas todas las actuaciones en la Sala Alfonso el Magnánimo hasta nuevo aviso, por razones técnicas». Esta medida afecta al concierto que el sábado ofrecía la Coral Scholapiarum Cantores y a la cita del domingo con el Orfeón Manuel Palau. Ambas citas musicales han sido canceladas.

Lo que ahora ha sucedido en este espacio no es nuevo. Ya ha ocurrido en otras ocasiones, según apuntaron desde el área de Patrimonio de la corporación provincial. La situación se ha desencadenado porque «se cuelan palomas por algún orificio y sus impactos ocasionan la rotura de cristales». Los desperfectos se observaron el pasado día 13 y ante ello los servicios técnicos se pusieron manos a la obra para emitir un informe descriptivo de lo acontecido y con indicaciones de las medidas a adoptar.

El documento, como apuntaron desde Patrimonio, recomendó la instalación de un andamio y mallas de protección para proceder a los trabajos de reparación a lo largo de esta semana. Además, los especialistas advierten de la necesidad de «cegar los huecos por donde entran las palomas» y, por supuesto, la reposición de los cristales rotos. Las actuaciones a realizar responden a las indicaciones de los profesionales, constituyen una solución de emergencia a la espera de la restauración completa de la cúpula, un proyecto que «ya está aprobado para acometerse en 2019».

La previsión de Patrimonio, conforme al estudio, es que pasado mañana estén finalizadas estas intervenciones. Sin embargo el área de Cultura no lo ve de la misma manera. Este departamento destacó que desconocían el tiempo que pueden llevar los trabajos, de manera que no adelantaron una fecha para volver a la normalidad. Recalcaron que se trata de «una actuación de emergencia» a la que seguirá la solicitud de «un informe que garantice la seguridad». Y sólo después de este segundo análisis se «retomará la actividad». Este departamento, que no permitió el acceso al espacio para tomar imágenes de los desperfectos y las medidas adoptadas, recordó que las dos audiciones que se han visto afectadas por la cancelación no son del programa propio del centro, sino que llegan a la Beneficencia por la cesión de espacios.

Hace sólo un mes las circunstancias que ahora afectan a las instalaciones de la calle Corona se vivían en el Palau de la Música. En este caso fueron las filtraciones de agua por las lluvias y el desprendimiento de trozos del techo de la Sala Iturbi, fueron el detonante de que el auditorio cancelara la actividad en el escenario principal llevando a cambiar de sala algún concierto y los ensayos de la Orquesta de Valencia. Como en su momento advirtieron desde el Ayuntamiento, la reforma más profunda en el coliseo tendrá que esperar a periodos en los que no haya actividad.