Císcar gastó 355.000 euros del IVAM en obras del matrimonio de artistas que instruyó a su hijo

La exdirectora del IVAM, Consuelo Císcar. / txema rodríguez
La exdirectora del IVAM, Consuelo Císcar. / txema rodríguez

La exdirectora promocionó la carrera de Ramón de Soto y Natividad Navalón mientras Rablaci ejercía de asistente en el taller del escultor

A. RALLO Valencia

El último informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) realiza un exhaustivo análisis sobre la supuesta «red clientelar» que construyó Consuelo Císcar para impulsar la incipiente carrera artística de su hijo Rafael Blasco. El dosier policial recoge incluso una reflexión -algo nada habitual, por otra parte- de los investigadores: «¿Cómo no pudo ser consciente de quién pagaba realmente toda la infraestructura necesaria para que un joven de 20 años en tan sólo cuatro pudiese haber participado en 32 exposiciones presentando su obra en cuatro de los cinco continentes?». Resulta complicado desligar la carrera de Rablaci de la privilegiada posición que ocupaba su madre como directora del IVAM.

La policía detalla las supuestas contraprestaciones que daba Císcar a cambio de diferentes beneficios para su descendiente. Su hijo, según consta en el curriculum que entregó a los agentes, realizó una estancia profesional «como asistente en el taller» del artista Ramón Soto -ya fallecido- en Valencia entre los años 2008-2012. Llama la atención que en ese mismo periodo, el IVAM adquirió obras de arte al mentor y a su mujer, María Natividad Navalón. Así, el matrimonio se embolsó 355.000 euros por la venta de sus piezas. Concretamente, Navalón ingresó 235.000 y De Soto, otros 119.000. Destaca, entre todas, 'Tiempo de arroz y sal', de la escultora, que se sobrevaloró un 71%, según los informes de la Intervención de la Generalitat. Pero el matrimonio de artistas no sólo se vio beneficiado por la venta de sus obras sino que la institución cultural valenciana organizó exposiciones de la pareja. Hasta ocho muestras se desarrollaron en el periodo en el que su hijo se aprovechaba de los conocimientos del escultor. La Udef recuerda que tanto las adquisiciones como las exposiciones «eran propuestas y decididas por la dirección del museo». Sugieren los investigadores a la instructora que sería interesante que el IVAM informara del coste que tuvo esa promoción exterior pagada por el recinto valenciano.

La Policía ha detectado más circunstancias similares a la de Soto, aunque de menor relevancia económica. Es el caso de la galería Raquel Ponce en Madrid. Rablaci logra exponer allí el mismo año que el IVAM efectúa adquisiciones por 41.000 euros. En ejercicios anteriores, la factura a este establecimiento roza los 100.000 euros.

Noticias sobre el IVAM

El papel de los comisarios de los exposiciones de Rablaci tampoco pasa desapercibido. Uno de los señalados es Rafael Sierra, organizador de una docena de eventos de Rablaci. En los catálogos que elaboró pueden leerse perlas como esta: «Rablaci, tan joven que aún está más cerca de la adolescencia que de la edad adulta» ; «nada es gratuito en la obra de un artista... Llama la atención que sea precisamente el hierro y el acero oxidado la materia prima escogida para sus pájaros»; «se ha dado a conocer antes de que termine sus estudios de Bellas Artes». Sorprende que su trabajo como comisario en las muestras de Rablaci no fuera remunerado. En cambio, cuando ejercía este papel para el IVAM sí cobraba. Más de 100.000 euros durante la década investigada.

Otro de los pilares sobre los que Císcar articulaba la supuesta estructura delictiva para promocionar a su hijo era la labor de Mari Cruz Alonso, encargada de buscar emplazamientos para las muestras de Rablaci en Asia. Indicó que esta tarea la hacía de forma desinteresada, al igual que el comisario Sierra. Sin embargo, el IVAM contrató a su marido por 284.000 euros con la misma finalidad, aunque se ignora qué hizo realmente. La mujer resultó clave para que Císcar pudiera «hacer coincidir» las exposiciones de su hijo en Asia con las del IVAM. De esta forma aprovecharía la logística de los eventos oficiales para incluir también las de su hijo. Los agentes sospechan que el viaje del matrimonio Císcar-Blasco a Shanghai en las Navidades de 2008 para asistir a una exposición de su hijo pudo ser pagado por fondos del IVAM. El exconseller cumple hoy condena en Picassent por el desvío de ayudas al Tercer Mundo.

El objetivo de Císcar era que su hijo realizara el mayor número de exposiciones posibles tanto en el extranjero como en España, así como disponer de más catálogos. Esto es fundamental «para tener una proyección profesional internacional y exitosa», según la Policía.

Este informe de la Udef debilita todavía más la posición de Císcar. No obstante, la exdirectora ha recibido esta semana una buena noticia. El juzgado ha archivado la investigación abierta contra ella, su marido y sus hijos por un posible delito de blanqueo. El juzgado envió una comisión rogatoria a Estados Unidos para conocer si la familia disponía de cuentas o depósitos en Miami. Las pesquisas, que estuvieron secretas durante más de un año, no han dado resultado. La juez también ha dado carpetazo a la investigación contra otros dos altos cargos del museo. No aprecia delito.

Fotos

Vídeos