El Ayuntamiento encargará una auditoría integral del Palau de la Música

El Ayuntamiento encargará una auditoría integral del Palau de la Música
J. Monzó

El Consistorio cede a la presión de la oposición y accede a analizar los desperfectos del auditorio un mes después de su cierre

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Ha costado, más de un mes, pero finalmente el Ayuntamiento de Valencia realizará una auditoría integral del estado del Palau de la Música, cerrado y sin actividad desde el 28 de junio tras los desprendimientos del techo de la sala Joaquín Rodrigo, que se sumaron a la caída del trencadís en abril de 2018 y a los desperfectos de la Iturbi en noviembre del año pasado

El pleno del Consistorio aprobó ayer por unanimidad una propuesta de la concejala de Recursos Culturales y presidenta del Palau, Glòria Tello, que fue una alternativa a las iniciativas de PP y Ciudadanos (Cs), quienes habían pedido explicaciones del «cierre indefinido» del auditorio. Es más, habían sido los populares los que habían exigido, en la moción presentada, que se incluyera esta revisión total del edificio.

Una exigencia que, además, compartía también el Comité de Empresa del Palau, quien se pidió cuando cayó techo de la sala Rodrigo que los responsables públicos realizarán inspecciones técnicas del inmueble «incluso por encima de lo que marca la ley». Así que el Gobierno de Joan Ribó no tuvo más remedio que ceder a la presión y anunciar ayer que se realizará este análisis de todo el inmueble.

Con el acuerdo, según la propia Tello, se garantiza que se dotará económicamente de los fondos presupuestarios oportunos para poder llevar a cabo las intervenciones e inversiones al edificio del Palau que sean necesarias, así como a sufragar los gastos extraordinarios que puedan surgir en estos meses de reubicación de la programación. No obstante, la edila siguió sin especificar plazos ni fecha para la reparación.

Desde el PP, la concejala Júlia Climent reprochó la actuación del Gobierno local en la situación que atraviesa el Palau de la Música. Dijo que la gestión se ha caracterizado por la «improvisación». «Seguimos ante la incertidumbre sobre el futuro», aseguró en referencia tanto al cierre como a la información que deben recibir los abonados del cambio de ubicación de los conciertos de la temporada. «No han sabido estar a la altura del Palau y han comprometido un prestigio de más de 30 años que ha costado mucho conseguir», enfatizó antes de resaltar que el día antes del último desprendimiento en la sala Joaquín Rodrigo, «cientos de personas estuvieron en el concierto de Tórtel, con lo que tenían un peligro inminente sobre sus cabezas y lo desconocían».

Tello, por su parte, insistió en que la situación sobre el proceso para reparar el auditorio y trasladar los conciertos «va a buen ritmo» y más del 60% de la programación del Palau de la Música ya está reubicada. «Los conciertos de abono estarán repartidos entre el Palau de Les Arts, el Teatro Principal y el Palacio de Congresos de Valencia. En septiembre, lo primero que haremos es informar a usuarios y abonados, ya está previsto y en marcha», afirmó aunque el cambio de ubicación de otros eventos continúa «a la espera de un mapa más claro, sin ningún tipo de problema o oscurantismo». No obstante, la concejala de Ciudadanos, Amparo Picó, criticó la «dejadez de funciones» y la «falta de transparencia» en la gestión de las deficiencias que han llevado al cierre temporal del coliseo.

El pleno aprobó también una modificación presupuestaria para destinar 400.000 euros a esa auditoría integral que ahondará sobre la situación arquitectónica, acústica y técnica del Palau.

Noticias relacionadas