El temporal obliga a cerrar otra vez las playas y daña 18.000 hectáreas de vid

El temporal obliga a cerrar otra vez las playas y daña 18.000 hectáreas de vid

Las pérdidas por el granizo rozan los veinte millones de euros, mientras las temperaturas caen diez grados en un día

JUAN SANCHISVALENCIA.

La llegada del frente atlántico que ha atravesado la Península Ibérica ha prolongado la inestabilidad atmosférica en la Comunitat Valenciana que comenzó el domingo por la tarde. Las temperaturas llegaron ayer a caer diez grados y las lluvias, especialmente en las provincias de Valencia y Castellón, marcaron la jornada.

Las tormentas acompañadas de rayos y granizos han provocado importantes pérdidas agrícolas, han obligado al cierre de playas y causado varios incendios.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) estima que el pedrisco que cayó el domingo ha dañado 18.300 hectáreas de viñedo, almendro y olivar de la comarca Utiel-Requena y ha arrasado hasta el 90% de algunas explotaciones provocando unas pérdidas de 19,1 millones.

El cultivo más dañado fue la vid con 13.500 hectáreas y 13,5 millones de euros. También resultaron afectadas 3.100 hectáreas de almendros con pérdidas de cuatro millones y 1.700 hectáreas de olivo por valor de 1,6 millones.

Las zonas más afectadas fueron los parajes de Los Cojos y Los Isidros con parcelas en los que se perdió hasta el 90% de la cosecha. Desde AVA explicaron que el pedrisco se ha producido en un momento especialmente complicado para el cultivo. El tamaño ha llegado a causar daños en la madera del árbol.

El temporal obligó a prohibir el baño en algunos puntos del litoral. Durante parte del día de ayer ondeó la bandera roja en las playas de la Malvarrosa y el Cabañal por las tormentas eléctricas.

La inestabilidad continuó durante toda parte de la jornada de ayer de forma que las precipitaciones alcanzaron los 16 litros por metro cuadrado en Vilafranca, 12,8 en Atzeneta del Maestrat y 10,8 en Montanejos, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En el observatorio de Valencia se recogieron 5,4 litros.

Las precipitaciones estuvieron acompañadas de barro provocada por la presencia de polvo en suspensión en la atmósfera de procedencia sahariana.

Las temperaturas máximas cayeron hasta diez grados respecto al domingo. Los valores más altos se registraron en Vinaròs donde se alcanzaron los 31,2 grados. En Valencia no se pasó de los 28,2 cuando 24 horas antes el termómetro marcó los 38 grados. En Alicante el mercurio alcanzó los 29,3 grados, mientras que Castellón se quedó en los 29, según Aemet.

Las tormentas estuvieron acompañadas de fuerte aparato eléctrico (Aemet registró 1.709 rayos el domingo en la Comunitat) que llegaron a provocar algunos incendios forestales que fueron rápidamente atajados. Bomberos y aeronaves tuvieron que actuar en el paraje de el Alto de Bizcoy en la comarca de l'Alcoià. También intervinieron en un siniestro localizado en Lucena del Cid. Ambos pudieron ser controlados rápidamente.

Las previsiones de Aemet son que a partir de hoy se estabilicen las condiciones meteorológicas de forma que durante la semana prevalecerá el tiempo soleado y caluroso.

Más