Sanidad atribuye a los pacientes la presencia de chinches en el Clínico

Una de las habitaciones afectadas por chinches, cerrada y con un cartel de advertencia en la puerta. / lp
Una de las habitaciones afectadas por chinches, cerrada y con un cartel de advertencia en la puerta. / lp

Una nota difundida en el hospital descarta la falta de higiene y achaca los insectos al aumento de viajes y viviendas turísticas

ISABEL DOMINGO / MAR GUADALAJARA VALENCIA.

«La infestación por chinches es cada vez más frecuente en nuestro territorio, debido fundamentalmente al aumento de la frecuencia con la que viajan los ciudadanos, ya sea por motivos de ocio o profesionales y por el aumento de viviendas con uso turístico». Así comienza la nota informativa que la Conselleria de Sanidad ha entregado a los familiares y pacientes afectados por picaduras de chinches durante su estancia desde el pasado fin de semana en el Hospital Clínico.

La nota, en líneas generales, atribuye a los propios pacientes la presencia de estos insectos, que se consideraban erradicados desde hace más de medio siglo y que volvieron a detectarse en España a partir de 2004. Su aparición en el centro sanitario obligó a bloquear dos habitaciones, según confirmó la dirección del Clínico.

Las estancias se encuentran en la zona de cirugía torácica, situada en la quinta planta del hospital. No obstante, LAS PROVINCIAS comprobó ayer que eran cuatro las habitaciones cerradas, identificadas con un cartel en el que se indica 'no pasar'.

Cuatro habitaciones cerradas se han vaciado para desinfectar y se han sustituido los muebles

En una de ellas, según fuentes hospitalarias en declaraciones a Europa Press, se ha iniciado el tratamiento correspondiente de desinfección y sustitución de los muebles. Asimismo, la dirección general de Alta Inspección ha enviado una inspectora al Clínico para comprobar las actuaciones realizadas y levantar acta de lo sucedido.

Una de las medidas es la entrega de las hojas informativas a los usuarios para intentar tranquilizarles y explicar que la aparición de estos pequeños insectos no es por la suciedad. De hecho, el texto señala que «la falta de higiene no genera chinches» y que «cualquier persona puede tenerlos». Reconoce que las picaduras «pueden resultar muy molestas» pero resalta que no transmiten enfermedades.

Además de explicar cuándo aparecen las picaduras (algún afectado ha visto cómo han pasado varios días) y su tamaño, la nota recuerda dónde se esconden los 'cimex lectularius' (colchón, sábanas, paredes, muebles tapizados, etc.) e insiste en que su expansión se realiza «ocultándose en maletas, bolsos de viaje y entre la ropa». De ahí que se atribuya su presencia al aumento de los viajes y de la presencia de turistas.

No es la primera vez que se detecta este problema en el centro sanitario situado junto a la avenida Blasco Ibáñez. En febrero del año pasado una familia presentó una queja ante la conselleria por la presencia de pulgas que, tras la revisión del departamento de medicina preventiva, se comprobó que eran chinches. Entonces, el procedimiento fue el mismo: vaciar la habitación, tratarla con los productos adecuados y sustituir los muebles por otros. Las habitaciones, además, suelen permanecer varios días cerradas.

Más