Profesores exigen a Marzà el pago del salario de verano a todos los interinos

Alumnos de Infantil en un colegio concertado de Valencia. /Damián Torres
Alumnos de Infantil en un colegio concertado de Valencia. / Damián Torres

El sindicato mayoritario en la concertada ve «injusto» que el cobro de las nóminas estivales dependa del día en que se inicia el contrato

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La Conselleria de Educación comenzará a pagar este mismo ejercicio las nóminas de verano a parte del profesorado sustituto de la enseñanza concertada, exactamente a aquellos que accedieron al puesto antes del 1 de enero para cubrir una baja de un docente titular. Es el mismo criterio que se aplica a sus homólogos de la enseñanza pública, los interinos.

No sucederá lo mismo con el resto de profesionales que trabajan de manera temporal, es decir, los que fueron dados de alta en el sistema de pago delegado a partir de la citada fecha aunque su contrato se prolongue hasta el curso siguiente. Por ejemplo, entre mayo y octubre. De hecho, en estos casos la conselleria obliga a los centros a despedirlos a 30 de junio y a volver a contratarlos el 1 de septiembre, una práctica que ha sido cuestionada recientemente por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, tal y como informó LAS PROVINCIAS.

Sin embargo, según explicaron fuentes del sindicato mayoritario en la red sostenida a través del concierto, Fsie, van a «continuar reivindicando el pago a todos los interinos» al considerar que «es lo más justo, pues se trata de derechos sobre el trabajo realizado». «Si se comienza a sustituir a un trabajador la retribución debe ser la correspondiente a la duración del contrato. Es injusto que se aplique a unos sí y a otro no», señalaron.

En este sentido, aunque reconocieron «el paso positivo» que dio Educación con el abono de los salarios de verano a los sustitutos anteriores al 1 de enero, lo consideraron «insuficiente». Además, lo vincularon con la «reivindicación y negociación constante del sindicato» y con la sentencia del Supremo que consideró irregular estos ceses en verano cuando la relación laboral trascendía de un ejercicio a otro. Para la organización, todos los trabajadores sustitutos deberían cobrar en arreglo a la duración de su contrato. Tanto la mensualidad de julio, que pese a no ser lectivo es laborable, como la parte proporcional de agosto en el caso de que no se genere el derecho a hacerlo íntegramente.

La política de despedir a los sustitutos en verano, como ordena la conselleria instando a los centros a que asuman los salarios de motu proprio, también ha sido puesta en tela de juicio por el citado ministerio en los requerimientos remitidos a los colegios en los que la Inspección de Trabajo ha detectado esta práctica. Se considera que ni el decreto ley de 2012 ni las circulares de la Dirección General de Personal Docente -las que han amparado la medida hasta este año- «pueden regular o modificar la duración y extinción de los contratos de interinidad», por lo que invaden competencias estatales.

En este sentido, se añade que «al no ser posible legalmente la extinción del contrato de interinidad como consecuencia de la finalización del curso escolar, debe mantenerse el alta en la Seguridad Social durante el periodo vacacional de julio y agosto», por lo que se advierte de que se va a iniciar un procedimiento para reclamar a la administración las cantidades no cotizadas. De hecho se ha solicitado la información necesaria sobre los trabajadores que se encuentran en esta situación para calcular las cuantías. Desde la Conselleria de Educación no respondieron a las consultas de este periódico sobre la cuestión.

Fuentes patronales explicaron que los requerimientos son muy claros en cuanto al criterio que debe aplicarse, lo que incluso abriría la puerta a que los trabajadores afectados, los dados de baja en verano y contratados de nuevos el 1 de septiembre, reclamaran formalmente los salarios a la administración en el caso de que esta no lo haga de oficio. Y es bastante probable que mantenga su criterio de afrontar sólo las retribuciones de los que ocuparon su puesto antes del 1 de enero, sobre todo porque así se ha reflejado en la actual orden de pago delegado, publicada este año y que recoge todas las instrucciones relacionadas con el abono del concierto.

La patronal católica reclama que la gratuidad también llegue a sus aulas de dos años

La patronal de colegios concertados Escuelas Católicas ha reclamado que sus aulas de dos años, correspondientes al Primer Ciclo de Infantil, también se beneficien de la gratuidad en la próxima legislatura, lo que supondría ponerlas en igualdad de condiciones que las públicas o las de titularidad municipal. A juicio de la organización, de esta manera se evitaría que la elección de centro dependiera de las posibilidades económicas de las familias. En la actualidad funcionan como unidades privadas, por lo que se debe abonar buena parte de cada mensualidad, salvo en casos de rentas muy bajas.

La petición formó parte de la declaración final que cerró la asamblea general de la organización, celebrada el miércoles. Cabe recordar que hay voces en el sector privado de Infantil que cuestionan esta posibilidad al considerar que estas unidades fueron autorizadas en centros concertados de manera provisional para cubrir demanda donde no existiera la suficiente oferta.

Durante la asamblea, la secretaria autonómica de Escuelas Católicas de la Comunitat, Vicenta Rodríguez, afirmó que los centros de la patronal son «buscadores de acuerdos por el bien común» y que tienden «siempre la mano con espíritu de colaboración», por lo que esperan reciprocidad «y respeto a nuestro carácter propio por parte de la administración educativa».

Rodríguez, que dirigió la asamblea junto a la presidenta de la patronal, Manoli Nieto, también destacó «la vocación de servicio a la sociedad, que es nuestra prioridad como educadores», y defendió el trabajo de la patronal «como escuela evangelizadora desde la humildad, acompañando los procesos personales de nuestros alumnos para que sepan afrontar los retos con sólidos principios personales».

En la declaración final de la reunión se recordó «la necesidad de que se respete la libertad de enseñanza y de elección para que las familias que creen en nuestros proyectos educativos puedan escolarizar a sus hijos en nuestros colegios». Asimismo, durante la asamblea se abordó el tema de las aportaciones voluntarias de las familias y las desgravaciones fiscales, transmitiendo «un mensaje de tranquilidad, ya que como ha dicho la administración no se han cambiado los criterios y la normativa sigue siendo la misma», según señalaron fuentes de la organización.

Claves

Se paga.
Desde este mismo ejercicio, la Conselleria de Educación abonará a través del pago delegado los salarios de julio y agosto a los profesores sustitutos que hayan accedido a su puesto antes del 1 de enero de 2019.
No se paga.
La administración no abona las nóminas de los sustitutos que acceden a la plaza a partir del 1 de enero. Insta a que lo hagan los centros, práctica que a su juicio choca con el convenio colectivo.

Más sobre Educación