«Llevamos más de un año esperando un fármaco que previene arritmias»

Farmacias desavastecidas./Irene Marsilla
Farmacias desavastecidas. / Irene Marsilla

Farmacéuticos lamentan la pérdida de clientes debido a la demora de entrega de pedidos

IVÁN GÓMEZValencia

Esther, empleada de una farmacia de la calle Hospital, afirma que «llevamos un año sin recibir Apocard, un medicamento para el corazón». La espera para recibir los fármacos impacienta a los clientes, que se muestran molestos por tener que adquirir productos genéricos en lugar de los originales: «Estamos perdiendo clientes, es un tema del que no se habla mucho pero es algo gordo», confiesa Esther.

«Esto es un problema del gobierno de España, que no hace las cosas a tiempo. Ayer solicité un medicamento y hasta diciembre no llegará. Nosotros lo hacemos saber a la Agencia Española de Medicamentos y ésta, a su vez, al gobierno; pero así no se puede porque siempre vamos a remolque», sentencia Carlos H., empleado de una farmacia del centro de Valencia.

La demora en los suministros de los fármacos originales hace que los genéricos se consuman más y también se agoten, como ocurre con el Apocard, que es sustituido por Flecainida. Este percance obliga a los pacientes a volver a la consulta del médico para conseguir una nueva receta: «Los médicos les dicen que sí hay existencias del original y el cliente vuelve cabreado e incluso mira la pantalla del ordenador para comprobar que no tenemos lo que pide», declara Diana, dependienta de un establecimiento de Torrent, que asegura que «los clientes van botando de farmacia en farmacia buscando lo que necesitan, pero estamos todos igual, y al final compra el genérico por resignación».

Los farmacéuticos se quejan de la falta de información respecto al desabastecimiento que sufren: «Los clientes nos piden explicaciones que no podemos dar, nosotros solo recibimos un comunicado de vez en cuando en el que nos dicen que los suministros están cancelados, sin más», asegura una empleada de una farmacia de la calle Doctor Sanchís Sivera de Valencia.

Más sobre el desabastecimiento en las farmacias