La DGT descarta reforzar el personal en Valencia pese a la paralización de los permisos

Jefatura Provincial de Tráfico. / J. Monzó
Jefatura Provincial de Tráfico. / J. Monzó

Tráfico reconoce una «disminución de la capacidad» y quita importancia a las colas, pese a que los ciudadanos denuncian 60 minutos de espera

ARTURO CHECAVALENCIA.

«Toda una mañana perdida» en Tráfico. La zona de espera de la Jefatura Provincial, repleta de ciudadanos sentados a la espera durante más de una hora. Conductores aguardando un mes para conseguir cita previa y después aguantar horas de espera. Y los procesos para renovar permisos de circulación o para canjear papeles de otros países europeos o sudamericanos, paralizados por falta de personal hasta que pase el verano, tal y como ayer adelantó LAS PROVINCIAS.

Pero ni para los responsables de la Jefatura Provincial de Tráfico ni de la Delegación del Gobierno parece ser un problema la suspensión de esos trámites de permisos. Fuentes de Tráfico negaron que se vaya a reforzar de alguna manera la emisión de estos documentos. De hecho, ayer, durante la presentación de la operación salida especial de Tráfico con motivo del 1 de agosto, la jefa provincial incluso sacó pecho. «En este mes de julio hemos atendido a 12.000 ciudadanos en Jefatura para trámites administrativos y en ningún caso el tiempo de espera excede de los 30 minutos, cuando lo normal son 15. Es evidente que en vacaciones nuestra capacidad disminuye, pero también disminuye la demanda», aseguró María Pilar Fúñez.

¿Sabes qué hacer si un coche de la Guardia Civil de Tráfico se coloca detrás con una luz roja destelleante?

Por su parte, Juan Carlos Fulgencio, delegado del Gobierno en la Comunitat, incidió también en la capacidad de atención de la Jefatura Provincial de Tráfico de Valencia. «Hasta donde yo sé, en este mes de julio se han desarrollado más peticiones de las que veníamos atendiendo pese a estar en periodo estival y contar con menor número de personal», aseguró.

Como ya publicó ayer este periódico, la endémica falta de personal de la Jefatura Provincial de Tráfico, agravada especialmente en verano, es la causa de la paralización de la tramitación de nuevos permisos. «No cubren vacantes ni sustituciones. Esto afecta a toda la Administración General del Estado, y, en particular, a Tráfico», lamentan desde el sindicato CSI-F. Como añaden desde la entidad, «la oferta pública de empleo va con retraso. La de 2018 han esperado tanto que la han juntado con la de 2019, por lo que tardará quien entre en tomar posesión. Todo esto conlleva una merma de una plantilla ya de por sí envejecida».

El sindicato CSI-F lleva meses alertando de la endémica falta de personal público de la administración central del estado, que afecta especialmente a puntos críticos como la Jefatura de Tráfico de Valencia, habitual escenario de colas y esperas. La central sindical explica que la reducción de plantilla se debe sobre todo a la falta de reposición de las plazas que quedan vacantes por jubilación. El sindicato urge al Gobierno a cubrirlas y recuerda que la pérdida de efectivos afecta directamente a la atención al ciudadano, ya que supone un empeoramiento por falta de medios y una saturación en el Servicio Público de Empleo Estatal, Centros de Atención e Información de la Seguridad Social, Tesorería, Prisiones u oficinas locales de Tráfico, entre otros.

CSI-F exige al Gobierno que incremente la oferta de empleo público y que agilice los procesos de estabilización de plazas interinas. También considera imprescindible un plan de choque específico para la Administración General del Estado, con un Plan Integral de Recursos Humanos que analice las carencias y determine la oferta de empleo público necesaria sin tasa de reposición.

El colapso en la Jefatura Provincial de Tráfico de Valencia no es el único que se ha producido en un servicio vital para el ciudadano, y especialmente para el conductor. Como también publicó LAS PROVINCIAS a mediados del pasado mes, las estaciones de inspección técnica de vehículos (ITV) arrastran en municipios de costa, por ejemplo en algunos como Gandia, Alzira o Sagunto, esperas de hasta dos meses, sin posibilidad de inspeccionar el coche hasta septiembre.

«Es una vergüenza, había 100 metros de cola», era una de las reclamaciones de un afectado. «Pedí cita de manera urgente y me la daban dentro de cuatro meses. He tenido que venir tres veces y me he ido sin que me cojan», se quejó otro afectado, uno más de los sufridores de las colas y esperas del verano en la Comunitat.