El 21% de los conductores no respeta la distancia de seguridad cuando adelanta a ciclistas en carretera

El 21% de los conductores no respeta la distancia de seguridad cuando adelanta a ciclistas en carretera
Juantxo Ribes

Un estudio de la UPV, subvencionado por la DGT, desvela que tanto ciclistas como conductores indican que un estrechamiento del arcén es el factor de mayor riesgo

EFEValencia

El 21% de los adelantamientos a pelotones ciclistas no respeta la distancia de seguridad de 1,5 metros al inicio de la maniobra, un porcentaje que se reduce a un 12% al final de ella, y solo en el 8% no se respeta durante toda la maniobra.

La DGT advierte sobre el temido efecto dominó

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio desarrollado por el Grupo de Investigación en Ingeniería de Carreteras (GIIC), de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV), que se enmarca dentro del proyecto Safe4Bikes, subvencionado por la Dirección General de Tráfico (DGT).

Cada vez resulta más frecuente encontrar grupos de ciclistas en las carreteras convencionales, sin embargo, a medida que ha aumentado su presencia en este tipo de vías, también lo ha hecho la siniestralidad de este colectivo, y con el estudio se pretende contribuir a establecer criterios que permitan mejorar la seguridad vial en carreteras con tráfico ciclista, según ha explicado el coordinador de este estudio, el catedrático de la UPV Alfredo García.

En la actualidad se respeta más que hace unos años la distancia de seguridad al adelantar a pelotones, dado que en una investigación previa, desarrollada en 2014, el porcentaje de incumplimientos de la normativa al adelantar a ciclistas en solitario se situaba en un 36%, pero todavía queda mucho por mejorar, ha afirmado Griselda López, investigadora del GIIC.

Del análisis de los datos de los distintos tramos analizados, el que presenta arcenes coloreados fue en el que se registraron mayores velocidades de adelantamiento y menores separaciones laterales, por lo que se concluye que pintar los arcenes «no es una medida adecuada para la seguridad de los ciclistas», según García.

Respecto a los arcenes, tanto ciclistas como conductores indican que un estrechamiento del arcén es el factor de mayor riesgo al circular en carretera, y ambos también perciben como factores de alto riesgo la presencia de elementos invasores en el arcén y deterioros en el pavimento o falta de limpieza.

Entre los principales resultados de las encuestas, la mayoría de ciclistas (72,1%) y conductores (69,3%) considera que la distancia lateral de 1,5 metros es suficiente, si bien hay más de un 22% de conductores y ciclistas que indican que debería ser mayor o variar según las características de la vía.

Sobre la disposición de los grupos ciclistas, el 78,3% de los ciclistas encuestados prefieren circular en paralelo (ya sea por el arcén, o por el arcén y carril), y casi el 43% de los conductores que no son ciclistas prefiere la circulación de ciclistas en línea.

Las opiniones de ciclistas y conductores son diferentes al analizar el factor de menor riesgo relacionado con la geometría de la carretera ya que para los ciclistas el factor menos peligroso es la baja visibilidad en curvas, mientras que para conductores es el ancho de carril insuficiente, aunque para ellos lo más peligroso se sitúa en las curvas de poca visibilidad.

Respecto al factor humano, el efecto del alcohol o las drogas, tanto al volante como al manillar, es el factor más peligroso para ambos colectivos.

Para este estudio, los investigadores registraron 1.292 adelantamientos durante 8 jornadas en 5 carreteras de la provincia de Valencia, y aplicaron una metodología experimental propia para obtener datos, basada en bicicletas de carretera instrumentadas, que disponen de un velocímetro que permite registrar la velocidad del vehículo que adelanta y la distancia lateral a la que se realiza la maniobra, además de una cámara de video con GPS y un pulsador que registra la percepción de riesgo que tiene el ciclista al ser adelantado.

Durante los recorridos, se formaron pelotones de diez ciclistas organizados en configuraciones diversas, como todos en línea o cinco parejas en paralelo, entre otras.