Colapso total en los accesos a Valencia

Estado de la Pista de Silla ayer durante primera hora de la tarde. / jesús signes

Las precipitaciones ralentizan el tráfico en toda la ciudad, con importantes retenciones en el casco urbano y las principales entradas | La Pista de Silla registra atascos kilométricos durante varias horas y la lluvia fuerza a cerrar túneles y el Bulevar Sur

Á. S./M. C./V. H. VALENCIA.

Miles de coches pasaron casi cinco horas atrapados este jueves en la V-31 a la altura de Silla después de que las fuertes lluvias causaran un importante embolsamiento que provocó hasta 7 kilómetros de atasco en sentido Valencia y 5 en sentido Alicante. Fue el enclave donde más se complicó la ciudad en la capital, pero no el único. La circulación estuvo cortada durante tres horas en el Bulevar Sur entre las rotondas de El Saler y de los anzuelos y en el túnel de la V-21 en su acceso desde la calle Clariano. Este paso inferior también se inundó al poco de inaugurarse porque fallaron las bombas de desagüe.

Fue la de este jueves una jornada complicada en Valencia, sobre todo a partir de la tarde. La constante lluvia, que no cesó en todo el día, provocó bolsas de agua en varios puntos de toda la ciudad, sobre todo en varias rotondas. Hubo atascos de hasta tres kilómetros tanto en la CV-35 como en la A-3 y la CV-36, lo que supone importantes retenciones en la avenida de las Cortes Valencianas, la avenida del Cid y el Camino Nuevo de Picanya, respectivamente. Estos atascos son normales en los accesos a la ciudad, sobre todo en horas punta como la salida de los colegios, pero ayer la lluvia agravó mucho la situación, como reconocieron desde el Centro de Gestión de Tráfico del Ayuntamiento de Valencia.

Las imágenes de la gota fría

Como suele ser habitual en estos casos, los problemas de circulación en los accesos se alargan hasta otros enclaves cercanos, como la gran vía Fernando el Católico, que registró tráfico lento prácticamente toda la tarde. También hubo retenciones importantes en las calles Xàtiva y Colón, zonas con mucho tráfico donde la circulación se ralentizó por motivo de las precipitaciones. También hubo atascos en la margen izquierda del antiguo cauce del río, entre Botánico Cavanilles y la avenida de Burjassot. Tanto Gaspar Aguilar como uno de los carriles de subida al puente de Giorgeta se inundaron y los coches circulaban muy lentamente en esos puntos, tal como hicieron durante prácticamente todo el día en toda la ciudad. Sin embargo, al cierre de esta edición la intensidad se había reducido sin que llegara a dejar de llover, por lo que la circulación se normalizó conforme se acercaba la noche y al cierre de esta edición ninguna calle de Valencia registraba problemas, aunque la mayor intensidad en la capital se esperaba entre la 1 y las 4 horas de esta pasada madrugada.

El agua anega tramos de Gaspar Aguilar, la subida al puente de Giorgeta o el río

Otros enclaves que quedaron totalmente anegados fueron puntos como la plaza Músico Antonio Eiximeno, que se suele inundar cuando el agua cae con tanta constancia como ayer, el parque situado entre las avenida de Baleares y la calle Tomás de Montañana o el aparcamiento habilitado en un solar junto al hospital Arnau de Vilanova. Hubo también tramos del Jardín del Turia que sufrieron inundaciones de diversa consideración, así como en los alrededores de L'Oceanogràfic y en la pedanía de La Punta. La zona de Valencia situada más próxima al nivel del mar, como Camins al Grau o el Marítimo, registraron los problemas más importantes.

Aunque desde el Ciclo Integral del Agua, la concejalía del Ayuntamiento de Valencia que se encarga de gestionar los imbornales, el alcantarillado y las bombas de achique de determinados puntos, se señaló que todo el personal del servicio trabajó todo el día, con «camiones cuba y furgonetas moviéndose por la ciudad para actuar» cuando fuera necesario. Sin embargo, llegaron testimonios de policías locales que tuvieron que limpiar ellos mismos los imbornales para que tragaran la gran cantidad de agua que cayó en Valencia debido a falta de cuidado y mantenimiento del alcantarillado, según denunciaron varios agentes.

Líneas de la EMT desviadas

Una de las situaciones más complicadas se vivió en el Bulevar Sur. A lo largo de la tarde, producto de las persistentes lluvias que no cesaron en todo el día, el agua fue acumulándose en varios enclaves del tramo entre la rotonda de El Saler y la de los anzuelos, sentido Pista de Silla. La situación llegó al punto de que en torno a las 16 horas la Policía Local decretó el cierre total de este tramo, cuyo sentido contrario también sufrió retenciones pero no tan graves como las que forzaron el corte total de la circulación. Debido a ello, hubo que desviar dos líneas de la EMT, que buscaron itinerarios alternativos, lo que produjo retrasos en las líneas 14 y 99. La 99 recorre todo el Bulevar Sur y es una de las más largas de la red, pues conecta la Malvarrosa con la estación de Empalme.

La palma se la llevó la Pista de Silla a la altura precisamente de esta localidad de l'Horta. Las lluvias provocaron un embolsamiento de agua que causó 12 kilómetros de retenciones, siete en sentido Valencia y cinco en sentido Alicante. Cientos de coches permanecieron atrapados entre las 14.40, cuando se cortó la vía, y en torno a las 19 horas, cuando los coches comenzaron a desviarse por la A-7 en dirección a la A-3 para acceder a Valencia por una avenida del Cid ya colapsada tras una jornada particularmente complicada. Muchos conductores permanecieron casi cuatro horas atrapados en sus coches al volver de sus puestos de trabajo. Las retenciones comenzaron al poco de pasar la cárcel de Picassent, según indicaron testigos presenciales.

También hubo importantes complicaciones en las localidades del área metropolitana de Valencia. Es el caso de Paterna, donde grandes cantidades de agua colmaban el cauce del barranco de la Font, junto al polígono Fuente del Jarro y se cerraba al tráfico el túnel de la Avenida Europa hacia Lloma Llarga y avenida Primero de Mayo hacia Viña del Andaluz. También hubo muchas complicaciones en la avenida del Testar, desde apeadero de Santa Rita y Barranco del Rubio.También se cortó al tráfico el túnel de la avenida 9 d'octubre que une Quart de Poblet con Aldaia, Barrio del Cristo y A-3 en dirección Valencia.

Los túneles de comunicación de Catarroja, Albal, Silla, Benetússer, Alfafar y Massanassa también se cerraron al tráfico. Caminos rurales, accesos de urbanizaciones y pasos de barranco también se cerraron en Torrent y Picassent. Otra zona afectada fue el Camí de Llíria desde el de Mangraners hacia El Puig, que también se cortó al tráfico desde el mediodía.

En Burjassot, los túneles de Camp de Cigronet, el de acceso a la autovía CV-35 por delante del parque Ademuz y la entrada al aparcamiento de las Palmeras, junto al Mercado, también se cerraron. En Manises hubo problemas, pero menores que en otras localidades. Se registró mucha congestión en la carretera N-220 a la altura de esta localidad desde el kilómetro 2 al 0 en sentido contrario.

Más sobre la gota fría