Falta de puntualidad y giros difíciles protagonizan los cambios en la EMT

Un autobús de la nueva línea 94 recoge a varios usuarios junto a la Porta de la Mar./Irene Marsilla
Un autobús de la nueva línea 94 recoge a varios usuarios junto a la Porta de la Mar. / Irene Marsilla

Los trabajadores preparan un informe con las paradas más inaccesibles en las ocho líneas modificadas hace apenas una semana

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

Con una semana de funcionamiento, dentro de la EMT se comienza a hacer balance del funcionamiento de las nuevas líneas. La gerencia ya lo ha hecho: el Ayuntamiento emitió una nota de prensa con datos de tres días en los que destacaba el buen funcionamiento de los trayectos modificados. De ellos, únicamente dos perdían usuarios. Sin embargo, los trabajadores también hacen su propia lectura y no es tan positiva.

Fuentes de los sindicatos mayoritarios de la EMT explicaron que las nuevas líneas siguen teniendo giros complicados de hacer, sobre todo para determinados autobuses de grandes dimensiones. Además, están estudiando las paradas de las líneas nuevas para comprobar cuáles tienen problemas de accesibilidad. Los trabajadores informan, además, de que se mantienen los problemas de frecuencias, aunque la empresa aseguró esta misma semana que la puntualidad supera el 96%.

Lo cierto es que las protestas se repiten diariamente. El viernes, varias líneas dieron problemas: la 18, una de las modificadas, acumuló retrasos de casi 40 minutos mientras que la 80 tuvo serios problemas de frecuencia en la zona norte de la ciudad. Esta semana también ha habido problemas puntuales en la línea 99, con autobuses que han tenido que quedar fuera de servicio, lo que multiplica por dos el tiempo de espera en las paradas de una de las líneas más largas de la ciudad.

Determinados trayectos, como el que hace el 92, tienen paradas que terminan en jardineras

Quienes las aguantan en primera persona son los conductores. Muchas de esas quejas tienen que ver con la accesibilidad de decenas de paradas de los nuevos recorridos, construidas muchas «deprisa y corriendo», como explican los trabajadores. Hay casos de postes de detención en paradas de Valenbisi, lo que complica el acceso al autobús. De hecho, según ha podido saber este diario, los trabajadores están preparando un informe de las paradas más inaccesibles de la red para hacérselo llegar a la gerencia de la empresa con la esperanza de que modifiquen las paradas que más problemas dan. No en vano, ya el primer día hubo accidentes en la línea 92. En algunas paradas, debido a que los autobuses articulados son más largos que los normales, los viajeros se bajan en jardineras, como han denunciado los trabajadores.

Parada de la EMT junto a una estación de Valenbisi.
Parada de la EMT junto a una estación de Valenbisi. / LP

Insisten los sindicatos que ya ha pasado el tiempo de adaptación en el que se comprende que la red pueda tener errores, por lo que cualquier fallo registrado desde ahora sólo puede entenderse como verdaderos fallos de las nuevas líneas. Cabe recordar que el pasado fin de semana, la concentración de eventos en Valencia ya provocó un importante descontrol en la red. Los trabajadores lo calificaron como «un caos absoluto». Así explicaron desde la EMT lo que se vivió el pasado fin de semana. El primer sábado y, sobre todo, el primer domingo con las nuevas líneas en funcionamiento terminó con muchos conductores enfadados, usuarios esperando largos minutos en las paradas y una sensación general de incomprensión en el seno de la empresa.

El sábado de la semana pasada fue el día más complicado, con varios eventos deportivos en distintos barrios de la ciudad. De hecho, los autobuses que recorrían Colón se encontraron con que eran desviados hacia las grandes vías en la calle Alicante por una carrera popular que se estaba celebrando en el centro. El resultado fue que decenas de autobuses quedaron detenidos en ruta buscando cómo seguir por el camino que tenían que completar y retrasos generalizados en prácticamente toda la red.

Los trabajadores también denuncian problemas en el Sistema de Ayuda a la Explotación y falta de resolución desde la dirección de la empresa. Los problemas de tráfico se repitieron por la noche, cuando miles de personas hicieron caso a las recomendaciones municipales y se intentaron acercar a la Marina en autobús, pero la masiva afluencia y los atascos en Camins al Grau, en todos los accesos a la fachada marítima, provocaron de nuevos enormes retrasos y mucho enfado entre los usuarios que esperaban en las paradas, según explicaron fuentes de la EMT, que recordaron que los problemas se reprodujeron, pero menos graves, el domingo antes del partido del Valencia CF en Mestalla.

La oposición ha criticado los problemas que han sufrido las nuevas líneas, que fueron puestas en marcha sin que los expedientes fueran aprobados de manera oficial previamente, como ha denunciado el PP esta misma semana. Mientras, ni sombra de autocrítica en el seno de la EMT. El martes, el concejal de Movilidad Sostenible y presidente de la empresa, Giuseppe Grezzi, emitió una nota de prensa en la que afirmaba que las mejoras ya se notaban en las líneas.

«Sólo tres días han sido necesarios para consolidar las mejoras planteadas en la EMT y que las personas usuarias las hagan suyas. De hecho, desde el jueves hasta el domingo los datos de viajeros son positivas, con un crecimiento del 2,3 por ciento en las líneas mejoradas el jueves pasado», dijo Grezzi, que destacó el funcionamiento de la línea 99, que ganó un 48,3% más de usuarios con respecto a los mismos días del año anterior, pasando de 32.592 a los 48.350 personas transportadas este año, pero ampliando mucho su recorrido, desde la Estación del Cabanyal al barrio de la Malvarrosa.

Temas

Emt

Fotos

Vídeos