Trabajadores de la EMT critican el caos en el primer fin de semana de la nueva red

Varios grandes eventos complican la circulación en unos días en los que el Consistorio había animado a coger los autobuses públicos

Á. S. VALENCIA.

«Un caos absoluto». Así explican desde la EMT lo que se ha vivido este fin de semana en los autobuses municipales. El primer sábado y, sobre todo, el primer domingo con las nuevas líneas en funcionamiento terminó con conductores enfadados, usuarios esperando largos minutos en las paradas y una sensación general de incomprensión en el seno de la empresa.

El sábado fue un día complicado. Había varios eventos deportivos en la ciudad y los autobuses que recorrían Colón se encontraron con que eran desviados hacia las grandes vías en la calle Alicante. El resultado fue autobuses detenidos en ruta buscando cómo seguir por el camino que tenían que completar y retrasos generalizados en prácticamente toda la red.

Los trabajadores también denuncian problemas en el Sistema de Ayuda a la Explotación y falta de resolución desde la dirección de la empresa. Los problemas de tráfico se repitieron por la noche, cuando miles de personas hicieron caso a las recomendaciones municipales y se intentaron acercar a la Marina en autobús, pero la masiva afluencia y los atascos en Camins al Grau, en todos los accesos a la fachada marítima, provocaron de nuevos enormes retrasos y mucho enfado entre los usuarios que esperaban en las paradas, según explicaron fuentes de la EMT, que recordaron que los problemas se reprodujeron, pero menos graves, el domingo antes del partido del Valencia CF en Mestalla.

Fotos

Vídeos