Las Provincias

La falta de caudal acaba con cientos de peces en la desembocadura del Serpis

La falta de caudal acaba con cientos de peces en la desembocadura del Serpis
  • El Seprona alerta a Gandia ante las lisas aparecidas sin vida y los vecinos afirman que la mortandad se debe a la falta de limpieza del río

Decenas de peces han aparecido muertos en la desembocadura del río Serpis de Gandia y en algunos márgenes del cauce. La causa de esta mortandad, que ha afectado fundamentalmente a ejemplares de lisas, parece estar relacionada con la falta de caudal y por un posible vertido.

Esto último no ha sido confirmado, pero aún no se descarta que algún producto químico haya llegado al río y haya afectado a las lisas. Los peces llevan varios días muertos en la franja de arena que separa el río Serpis y el mar. Estos áridos taponan la desembocadura e impiden que el escaso cauce del barranco llegue al mar.

La voz de alarma la dio al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Este grupo del instituto armado se puso en contacto con el gobierno de Gandia para avisarle de la mortandad y saber si técnicos municipales podían retirar los peces de la desembocadura, según indicó ayer el presidente de la Junta de Distrito del Grau, Miquel Ángel Picornell.

El edil socialista comentó que los agentes no aportaron un motivo claro sobre esta elevada mortandad «pero todo apunta a que la falta de un caudal ecológico» ha sido determinante para acabar con la vida de las lisas. La escasa agua en el cauce hace que los peces tengan menos oxígeno y por tanto les cueste más sobrevivir.

El concejal añadió que si por algún motivo «se hubiera producido también algún vertido» esto habría sido determinante para la muerte de los cientos de peces. Por eso, dijo que no se descarta que algún tipo de producto haya llegado al cauce de forma fortuita, algo que se investigará.

De hecho, según apuntaron algunos expertos, la especie afectada es «muy resistente» y puede pasar largas temporadas con escasa agua e incluso en un «hábitat no demasiado limpio», por lo que apuntaron a un vertido como factor determinante de la mortandad.

Quienes sí consideran que esta catástrofe natural se debe al mal estado del río Serpis e incluso a un vertido son los vecinos del barrio de Marenys de Rafalcaid. La presidenta de la Asociación de Vecinos, Loli Rodríguez, explicó ayer que el mantenimiento del río es «nulo».

«Llevamos meses reclamando que se limpie el cauce, tanto a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) como al Ayuntamiento, pero nadie nos hace caso», precisó. «Hemos presentado escritos y lo hemos pedido verbalmente. No tienen en cuenta nuestras peticiones», agregó.

La residente de Marenys añadió que el olor que emana del río es «insoportable» ya que ningún organismo lo adecenta. «Las cañas y la vegetación cubren todo el lecho y esto hace que proliferen los bichos, los mosquitos y las ratas», como ya ha publicado este periódico en varias ocasiones.

Escasa limpieza

Es más, Rodríguez aseguró que los vecinos están convencidos de que la mortandad de peces se debe a la suciedad del cauce «y a algún vertido de la depuradora, sin duda alguna». Este recinto cuenta con un emisario que aboca las aguas tratadas al fondo del mar pero, según la vecina, hay ocasiones en las que también se vierten aguas fecales en el cauce: «Luego dicen que ha sido un descuido y todo arreglado».

Todo esto genera malestar entre los vecinos de Marenys que exigen una limpieza a fondo del cauce. De hecho, antes del verano los residentes exigieron al gobierno local (PSPV y Més Gandia) que impulsara una campaña de mejora del lecho. Desde el ejecutivo trasladaron esta petición a la CHJ, entidad responsable de los ríos y barrancos.

El organismo alegó que no tenía capacidad económica para poner en marcha los trabajos de aseo del cauce. Ante eso, la CHJ optó por autorizar al bipartito a acceder al cauce y llevar a cabo los trabajos. Pero el gobierno no hizo mucho caso a la indicación de la Confederación y dejó pasar los meses de verano si actuar al sostener que no tampoco recursos para realizar los trabajos.

Hace tan sólo unas semanas, el gobierno emitió un comunicado en el que informaba que pediría a la CHJ que adecentara el cauce, obviando que tenía el permiso desde antes del verano, como también publicó este periódico. Ayer desde el PP de Gandia lamentaron que el ejecutivo no actúe en la desembocadura del Serpis.