Las Provincias

Un protesta sindical interrumpe a Montón en Les Corts

vídeo

La protesta de los sindicalistas, en Les Corts. / TX. R.

  • Representantes de CC OO despliegan carteles contra los despidos impulsados por la Conselleria de Sanidad

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, tuvo que interrumpir su intervención en Les Corts cuando representantes del sindicato Comisiones Obreras han protestado desde la tribuna de invitados de la Cámara por la política de la responsable socialista. Montón, durante una intervención en la que criticaba la gestión del PP en el Hospital Provincial de Castellón, se encontró con que los trabajadores del hospital desplegaban una serie de cartulinas denunciando los despidos impulsados por el Consell.

Los sindicalistas habían acudido al debate parlamentario invitados por Compromís, a pesar de que Montón quiso atribuir al PP la "instrumentalización" de las quejas de los trabajadores que protestan por los despidos en el centro sanitario. Montón dejó de hablar al observar las pancartas y mientras el personal de Les Corts desalojaba a los sindicalistas.

El presidente de Les Corts, Enric Morera, no advirtió previamente a los invitados de que está prohibido manifestarse en la Cámara. Diputados del PP mostraron su extrañeza de la diligencia con la que el personal de la Cámara tomó la iniciativa para expulsar a los miembros de CCOO, acompañados hasta la puerta por los agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Fuentes de la Cámara indicaron que no es preciso que Morera haga comentario alguno, y que se ha aplicado el reglamento. El público no puede mostrar pancartas ni hacer protestas en el pleno. Seguridad les ha indicado a los manifestantes, siempre según fuentes de Les Corts, que no podían mostrar nada y como no han desistido en su empeño de protestar "los han invitado a salir del hemiciclo", escoltados por la Policía.

El sindicato consideró el miércoles que la Conselleria de Sanidad ignoró este martes las cuestiones planteadas individualmente por los trabajadores del Consorcio y por CCOO, "que reivindicó en solitario un proceso de negociación colectiva y la publicación de los informes que han servido de justificación para el despido de trabajadores y la amortización de plazas"

Según CCOO, la consellera de Sanidad, Carmen Montón, "improvisó una asamblea que consideramos tardía, que se vio forzada a celebrar cuando no pudo eludir la presión de los trabajadores, quienes se concentraron contra el plan de recortes que se iba a aprobar en la reunión del Consejo de Gobierno, argumentando una disposición al diálogo, que ha estado ausente durante todo el proceso de elaboración del plan de despidos".

Al mismo tiempo -ha lamentado el sindicato- "se ratificaba en la decisión de despedir y desmantelar, todo ello intentando justificar el sacrificio de algunos trabajadores", lo que CCOO ha calificado de "simplemente indignante y lesivo".

Para el sindicato, Montón, "que se abandera como defensora acérrima de la legalidad", ha desarrollado este plan de recortes "de espaldas al derecho de negociación colectiva y con una falta de transparencia que resulta cuanto menos inquietante", lo que para CCOO supone una vulneración de derechos "que no puede ser tolerado ni desde el ámbito laboral ni tampoco desde el social".

Plan «demoledor»

Así mismo, ha criticado que este plan "demoledor y de destrucción del empleo" se ha basado en las recomendaciones de un informe "fantasma", que "no ha visto la luz, y que la consellera Montón prometió publicar este miércoles "cuando los contratos ya están cesados sin aportación de motivación alguna, dando opción a la presentación de alegaciones que ahora, a posteriori, poco sentido pueden tener".

Desde Les Corts se asegura que los manifestantes cuando han visto a la policía que se dirigía hacia ellos se han salido del hemiciclo. Las mismas fuentes aseguran que los responsables de la seguridad se ha acercado a los visitantes porque lo tienen que hacer pero no ha habido ninguna orden de expulsión, a pesar de que se puede comprobar el modo en que el personal de la Cámara indica la puerta de salida a los sindicalistas después de arrebatarles los carteles.