Las Provincias

Una gestora por territorios asume el control de un PSOE dividido

vídeo

Pedro Sánchez abandona Ferraz tras anunciar su dimisión. / Afp | Vídeo: RC

  • Castilla-La Mancha, País Vasco, Galicia, Castilla y León y Aragón quedan fuera de la dirección provisional del partido

  • El presidente de Asturias, Javier Fernández, dirigirá la gestora del PSOE y dará su primera rueda de prensa en el cargo este lunes tras la primera reunión

  • El cometido de la junta a corto plazo será decidir si el PSOE se abstiene ante Rajoy

El Comité Federal del PSOE aprobaron por asentimiento que una comisión gestora se haga cargo del partido tras la dimisión del hasta ahora secretario general, Pedro Sánchez, y hasta la celebración de un congreso extraordinario, han informado fuentes socialistas.

La decisión de nombrar una gestora, que va a estar encabezada por el presidente asturiano, Javier Fernández, se ha adoptado después de 16 horas de reunión del Comité Federal, con solo un voto en contra y una abstención.

La comisión gestora celebra este lunes a las 12 horas su primera reunión en la sede de la madrileña calle Ferraz, el mismo escenario del tenso Comité Federal de este pasado sábado que desembocó en la renuncia del secretario general del partido.

Según ha informado el PSOE a través de un comunicado, la primera reunión de la gestora culminará con una rueda de prensa de su presidente, el asturiano Javier Fernández, que asume las funciones ejecutivas del partido hasta la celebración de un Congreso Federal Extraordinario del que saldrá el próximo líder socialista.

Por su parte, la presidenta del Comité Federal del PSOE y secretaria general del partido en Sevilla, Verónica Pérez, considera que "no había nadie mejor" que el presidente asturiano, Javier Fernández, "para presidir la Gestora" del PSOE "que conduzca al Congreso".

Entre los nueve vocales, la figura más destacada del órgano ejecutivo es el portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, hombre de confianza de la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Los socialistas andaluces han situado a una segunda integrante en la gestora, la diputada por Córdoba y exconsejera de la Junta María Jesús Serrano. Extremadura también cuenta con dos representantes Ascensión Godoy y Soraya Vega.

El resto de vocales son José Enrique Muñoz Lladró (Valencia); Dolores Padrón (Canarias); Francesc Antich (Baleares); Francisco Ocón (La Rioja) y Ricardo Cortés (Cantabria), éstas tres últimas federaciones más próximas al sector que ha apoyado a Sánchez.

Por tanto, las federaciones de Castilla-La Mancha, País Vasco, Galicia, Castilla y León y Aragón estarán ausentes de la comisión encargada de dirigir el partido.

La gestora desarrollará las funciones ejecutivas tras la dimisión del secretario general y de los integrantes que quedaban en la dirección. El nuevo órgano llevará las riendas del partido hasta que se celebre el congreso federal extraordinario, en el que se elegirá a la nueva Comisión Ejecutiva Federal.

El presidente del Principado ha defendido que hubiera sido positivo un acuerdo entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos para gobernar España, pero al verlo inviable, ha sostenido que las únicas opciones son que el PP siga en el poder al haber sido la lista más votada o ir a unas terceras elecciones.

En los últimos meses, Fernández se ha alejado de la estrategia de Sánchez y se ha alineado con los barones críticos.

Es uno de los dirigentes territoriales que más énfasis ha hecho en que el PSOE no puede gobernar con partidos que defienden un referéndum en Cataluña.

«Recuperar para el PSOE un proyecto ganador»

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha señalado que la comisión gestora constituida en el PSOE a nivel federal va a trabajar "desde luego" por el "objetivo fundamental" de "recuperar" para dicho partido "un proyecto propio, un proyecto autónomo y desde luego un proyecto ganador".

Al mismo tiempo, ha indicado que "la mejor manera de conseguir sacar al PP del Gobierno es ganarle las elecciones", y ha añadido que ése es a su juicio "el escenario" por el que "todos" en el seno del PSOE tienen que "pelear" y "luchar".

Una 'guerra' que termina con Sánchez

La 'guerra' que se ha vivido estos últimos días en el PSOE ha terminado con la derrota de Pedro Sánchez, que ha cumplido con su palabra y ha dimitido después de haber perdido la votación que se ha registrado en el Comité Federal del partido para la celebración de un congreso extraordinario. En contra de la propuesta de Pedro Sánchez de Congreso y Primarias, votaron un total de 132 miembros del Comité Federal, mientras que a favor de la iniciativa se recogieron 107 votos.

Tras el triunfo del sector crítico, el hasta hoy secretario general de los socialistas anunció su decisión ante el máximo órgano, mostrando su "orgullo" por pertenecer al PSOE y apelando a la unidad. Sánchez consideró que ha sufrido un "cuestionamiento" a sus planteamientos y defendió la necesidad de un congreso extraordinario para definir la posición política del PSOE y dar una alternativa a un gobierno del Partido Popular.

El socialista insistió en que debe ser la militancia quien decida esas cuestiones y aseguró, con voz quebrada, que "esta Ejecutiva servirá de manera leal". Concluyó asegurando que "ha sido un honor" ser secretario general del partido durante estos dos últimos años.

En su despedida, Sánchez no ha aclarado si renunciará a su escaño en el Congreso y si optará a las próximas primarias para intentar recuperar las riendas del PSOE.

La gestora que releva a la Ejecutiva saliente la va a dirigir el asturiano Javier Fernández, de 68 años, y que es una de las personas más respetadas del PSOE por su trayectoria en el partido y en el gobierno autonómico, que preside desde mayo de 2012.

La abstención ante Rajoy, en el aire

El cometido de la junta a corto plazo será decidir si el PSOE se abstiene ante Rajoy, como Sánchez les reprochó que harían cuando se desató la rebelión con la dimisión de la mitad de la Ejecutiva el pasado miércoles.

Sin embargo, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha insistido este domingo en que lo ocurrido ayer en el Comité Federal del PSOE fue un "error" y ha remarcado que este órgano del partido continúa teniendo el mandato de "no contribuir ni con su voto ni con su abstención a un gobierno del PP".

"Esta decisión ayer no se vio alterada. Estamos donde estábamos", ha declarado. Iceta ha sostenido que lo que hubiera correspondido anoche era proponer "la celebración de un congreso para dar la voz, la palabra y el voto a los militantes del partido para tomar una decisión política muy relevante".

Elegir la nueva dirección

La otra tarea será conducir al partido a un congreso extraordinario para elegir a la nueva dirección y ratificar al secretario general que sea elegido antes en primarias entre la militancia.

Al contrario de lo que quería Sánchez, la asamblea federal se celebrará una vez que se forme gobierno con el fin de atender primero a los problemas del país, antes de los del partido, como han hecho hincapié los críticos en los últimos días.

Es la tercera ocasión en toda la democracia en la que el PSOE queda en manos de una gestora, tras la de 2000, cuando dimitió Joaquín Almunia, y la de 1979, en pleno debate sobre si se retiraba del ideario el término "marxista".

Sin embargo, la situación en la que queda ahora el PSOE es más delicada después del choque de trenes de los últimos días, que ha sumido al partido en un profunda ruptura.

El Comité Federal del PSOE más decisivo que se recuerda se ha desarrollado en un clima de máxima expectación y tensión en la calle, donde los gritos, insultos y proclamas exaltadas se han sucedido durante todo el día.

«Susana felipista, eres una golpista»

Las decenas de simpatizantes del PSOE que abarrotaron la calle Ferraz desde primeras horas de la tarde recibieron con indignación, abucheos y gritos de "golpistas" a los críticos la decisión del ya exsecretario general socialista Pedro Sánchez.

"Traidores", "No tenéis ética" y "Fuera, fuera" han sido las proclamas que más se han escuchado por parte de los militantes y simpatizantes que se han acercado hasta la sede socialista y que, junto con las decenas de periodistas que han estado trabajando todo el día, han seguido el desarrollo de los acontecimientos.