El Palau de les Arts arranca nueva etapa cinco meses después de la crisis de Livermore

Plácido Domingo, Susana Lloret y Vicent Marzà, ayer, en la presentación del nuevo patronato de Les Arts. / jesús signes
Plácido Domingo, Susana Lloret y Vicent Marzà, ayer, en la presentación del nuevo patronato de Les Arts. / jesús signes

La propietaria de Bombas Gens, el fundador del IVI y el dueño de Dulcesol se suman al patronato, que aprobará el lunes las bases para el concurso de dirección artística

CARMEN VELASCO VALENCIA.

El Palau de les Arts por fin se resetea. Cinco meses después de la crisis, que arrancó con la dimisión de Davide Livermore en diciembre, el coliseo empieza una nueva etapa con la renovación del patronato, el nombramiento del director general (cargo que asumirá Francisco Potenciano, hasta ahora responsable financiero) y la convocatoria del concurso público para cubrir la dirección artística.

Durante este tiempo, Les Arts se ha resentido. Ha mostrado sus heridas, desde abucheos del público ante el palco sin autoridades de Cultura en el arranque de temporada con 'Don Carlo' hasta el malestar de los músicos con la dirección musical (la famosa encuesta que avanzó LAS PROVINCIAS y que ocasionó la dimisión de Biondi). Les Arts no ha vivido su mejor etapa, pero ha visto cómo sus defensores, como Plácido Domingo, daban la cara por el teatro, y cómo los trabajadores han salvado la temporada.

«No hemos podido ir más rápido», lamentó ayer el conseller de Cultura, Vicent Marzà. De las crisis, a veces, se sale reforzado. Así lo parece con la estructura administrativa de Les Arts, pese a las carencias. El nuevo patronato, que se constituirá el lunes, no cuenta con la presencia del Ministerio. «Tiene reservada dos plazas para cuando quiera colaborar. Siempre tiene las puertas abiertas», dijo el conseller.

El patronato nace sin el apoyo del ministerio, al que Cultura ha reservado dos plazas

La directora general de la Fundació per l'Amor a l'Art, que impulsa el proyecto sociocultural de Bombas Gens, Susana Lloret, ejercerá la presidencia del patronato. A este órgano se suman la exministra de Cultura y patrona del Teatro Real Carmen Alborch; la exdirectora del Centro de Investigación Príncipe Felipe Isabel Muñoz; el fundador y copresidente del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), José Remohí; el empresario de Dulcesol, Rafael Juan; y el presidente de Amics de l'Òpera de la Comunitat Valenciana, Pablo Font de Mora, entre otros. El perfil de los elegidos es más técnico que cultural.

Junto a estos seis representantes, en el órgano gestor de Les Arts estarán el conseller de Cultura; los secretarios autonómicos de Cultura, Hacienda y Turismo; el director general de Sector Público; el director del Instituto Valenciano de Cultura; un representante del Consell Valencià de Cultura (Ramón Roselló es el nombre propuesto); la directora general de Cultura; y el subsecretario de Cultura, además de dos puestos reservados para el Ministerio.

En la reunión del próximo lunes se aprobarán las bases del concurso para cubrir la dirección artística. Una vez cuenten con el visto bueno de Les Arts, la Conselleria de Cultura deberá abrir la convocatoria, paso al que se procederá con la publicación de las bases en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana. Hasta que no se publicite en el DOGC no empezará la cuenta atrás para elegir al sucesor de Livermore, que ayer estaba en Valencia.

El nuevo responsable artístico, como avanzó LAS PROVINCIAS en enero de 2018, cobrará más que Livermore. Se embolsará un sueldo máximo de 135.000 euros más las dietas pero, a diferencia del regista turinés, tendrá exclusividad.

En el pleno del próximo lunes se aprobarán las bases del concurso y también los miembros del jurado que, en principio, aspira a ser internacional. La composición del comité evaluador responderá a las cuotas que establece el Código de Buenas Prácticas de la Conselleria de Cultura para este tipo de procesos (un tercio correspone a responsables políticos, otro tercio a expertos y el último tercio, sociedad civil).

El coliseo abre «un nuevo tiempo» basado en «la máxima mirada internacional y el máximo arraigo a la sociedad valenciana», en palabras de Marzà.

Más

Fotos

Vídeos