Las paellas de ana obregón y Rappel

Las paellas de ana obregón y Rappel
Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDAValencia

No debe de haber nadie sobre la faz de la tierra y posiblemente de otros planetas próximos que no supiese que Ana Obregón le hizo una paella a Spielberg. Y que le salió verde. Y que estaba bastante mala. Por si acaso quedaba algún despistado la presentadora y/o bióloga se ha encargado de contarlo tres o 50 veces en ‘Ven a cenar conmigo. Gourmet edition’, la versión de famosos del programa de cenas cuya primera edición terminó anoche en Cuatro.

Sin embargo lo que ella no esperaba es que en este espacio le saliese una historia que le hiciese sombra a la suya. La contó Rappel, que acudió a la cita discreto, fiel a su estilo, con abrigote de pieles blanco. Resulta que a él le cocinó una paella Coco Chanel y se la preparó en un molde de tarta, así que a poco que imagines adivinas la plasta que la ilustre diseñadora perpetró en París.

Steven Spielberg y Ana Obregón.
Steven Spielberg y Ana Obregón.

Lucía Etxebarria y Víctor Janeiro, los otros participantes de la versión VIP, no tenían anécdotas de paellas que contar. Víctor no sabía qué era una vichyssoise. Por su parte, Lucía no sabía que a Jesulín le tirasen hace años bragas en la plaza de toros. El saber popular no quita lugar. Ana, que actuaba de anfitriona, se extrañó de que Jesulín de Ubrique nunca le hubiese tirado los tejos. Modesta ella no es. Pero espléndida sí, atendió a sus invitados en su casa de lujo (los muebles desconchados de la cocina no cuentan).

Para animar la velada y a sus convidados propuso que cada cual contase el lugar más extraño donde habían practicado sexo. “Portales un montón, naturaleza abierta también, y en un ascensor”, comentó la escritora. “En el agua”, confesó más recatado el torero. Y de nuevo Rappel se llevó la palma de las anécdotas contando que él se lo montó en una ocasión en un escaparate y que no le cortó qué pasasen transeúntes por la calle. Él a lo suyo.

Solo por esas dos anécdotas el adivino (o casi) merecía haber ganado el concurso, pero quedó empatado con la propia Obregón, así que se repartieron los 3.000 euros de premio. Ella dijo que su parte iría destinada a una ONG. Él dijo trae para acá y ya veré donde coloco este dinero. Cuatro ha acertado de pleno creando una versión celebrity de su programa diario y también ha tenido ojo a la hora de escoger participantes y de juntarlos. Si sigue con ese buen ojo cocinará buenas audiencias como las que ha logrado en esta primera edición.

Fotos

Vídeos