Las Provincias

«El arroz dorado impulsaría la economía en 16.400 millones»

El inventor del arroz dorado, Ingo Potrikus, aseguró ayer en el l Congreso Internacional 'Pobreza y Denuncia sobre la destrucción de alimentos. Hambre en el mundo y alimentos emergentes' de la Universidad Católica de Valencia que esta variedad transgénicas, según las estimaciones del Banco Mundial, «impulsaría la economía en 16.400 millones de dólares anuales si se comercializara». Además, Potrykus indicó que el arroz dorado «permitiría que mejorara la salud de las personas y contribuiría a la economía local». «Pero lo más importante en realidad es sobre todo que mejoraría la salud de los niños y no se quedarían ciegos por falta de vitamina A», añadió el científico.

El investigador explicó que el arroz dorado no ha logrado implantarse en los últimos años a causa de la «gigantesca» problemática de que la variedad transgénica supere todos los controles para cumplir la normativa alimentaria de cada país. Pero Potrykus matizó que «ni Greenpeace ni ningún ecologista ha podido demostrar que sea perjudicial para el medio ambiente», aunque puntualizó que «no se puede generalizar y afirmar que el resto de transgénicos no tenga un impacto negativo».

Este alimento modificado genéticamente ha encontrado obstáculos en distintos países para comercializarse. Uno de los ejemplos es Filipinas, donde «han pasado diez años» hasta que ha comenzado a implantarse y en la India «incluso 16 años» para que se iniciaran las pruebas de seguridad.

En el caso de Vietnam «disponen de una variedad maravillosa» de arroz dorado aunque sus gobernantes «tienen miedo de perder exportaciones» si se llega a implantar, según Potrykus. Por su parte, en Bangladesh e Indonesia, donde existe «un gran déficit de vitamina A» entre la población, «el gobierno se muestra a favor de este arroz».