Las Provincias
La plataforma marina Castor. :: LLUIS GENE / AFP
La plataforma marina Castor. :: LLUIS GENE / AFP

El Gobierno baraja reabrir el proyecto Castor si los técnicos garantizan su seguridad

  • Industria afirma ahora que el almacén de gas mantiene su «interés estratégico» para el país y se explotará si lo consideran los informes

Valencia. Las opciones de que se reabra el proyecto Castor cogen por primera vez fuerza desde que el Ministerio de Industria decidió cerrar el almacén de gas situado frente a las costas de Vinaròs hace ya casi dos años. En una respuesta a la oposición, el Gobierno confirma que la instalación «mantiene su interés estratégico» para España.

Asimismo, se refiere a nuevos estudios que el Ejecutivo tiene en estos momentos en marcha para conocer qué puede ocurrir en un futuro si se reabre la instalación. Si podrían a volver a producirse temblores como los que azotaron a los vecinos de municipios cercanos a la misma en 2013. En ese sentido, se refiere a los análisis que está realizando Enagás, quien lleva a cabo la hibernación del almacén situada en las costas de la Comunitat.

Los técnicos de la empresa española investigan la zona donde se encuentra el proyecto Castor en busca de evidencias. Estos análisis serán reportados posteriormente al Gobierno, para que los examine y tome una decisión sobre el almacén de gas, como ya ha venido avanzando este periódico. Del mismo modo que ha informado de que Enagás ha solicitado la ayuda del Massachusetts Institute of Technology (MIT), una de las entidades más prestigiosas del mundo en lo que se refiere a este tipo de instalaciones.

De hecho, el propio ministro José Manuel Soria advirtió a mediados de abril de que había pedido estudios internacionales, uno de ellos al MIT y el otro a la Universidad de Stanford, de los que nada más se supo, hasta que fuentes del sector destacaron a LAS PROVINCIAS la petición realizada por Enagás.

El principal temor de Industria radica en el subsuelo marino. ¿Podría darse de nuevo una serie de 500 seísmos en apenas un mes? Se trata de la gran duda que queda por resolver. De momento se conoce que entre septiembre y octubre de 2013, sí se sucedieron. Y que tanto el Instituto Geográfico Nacional (IGN) como el Instituto Geológico y Minero (IGME), destacaron que fueron consecuencia de la inyección de gas colchón en el almacén después de su inauguración.

Pese a ello, el Gobierno baraja la posibilidad de reabrir el Castor, puesto que según añade, el proyecto «mantiene su interés estratégico» para España. Algo que contradice la opinión de expertos en la materia que desde el primer momento indicaron que es innecesario ya que el consumo de gas en nuestro país ha ido decreciendo en los últimos años.

La diputada de Convergencia Democràtica de Cataluña (CDC), Lourdes Ciuró, preguntó en el Congreso cómo se repartirá entre los consumidores la factura de 1.350 millones que ha recibido Escal UGS tras renunciar a la instalación, así como si se tendrá en cuenta la actual situación de especial vulnerabilidad económica. Dos dudas a las que no responde el Gobierno en su texto.

Informes más precisos

Industria simplemente recuerda los hechos y destaca que tomó una «solución equilibrada» tras la renuncia de la empresa concesionaria, pues su paralización sirve para llevar a cabo nuevos informes que permitan «la profundidad de juicio precisa» para tomar una decisión. «La hibernación permitirá una futura explotación siempre que se realicen los estudios técnicos necesarios que garanticen la seguridad» en la zona.

De este modo, el Gobierno asegura que se desmantelará siempre que puedan «existir riesgos para las personas, los bienes o el medio ambiente». La decisión todavía no se ha tomado porque los estudios realizados por el IGN y el IGME «no permiten aún emitir una conclusión definitiva», sobre los terremotos registrados.