https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Rey desea un gran Valencia para los próximos cien años

El rey Felipe VI posa en el estadio de Mestalla con directivos y jugadores del Valencia CF con motivo del centenario del club valencianista./J. Signes
El rey Felipe VI posa en el estadio de Mestalla con directivos y jugadores del Valencia CF con motivo del centenario del club valencianista. / J. Signes

Felipe VI participó en varios corrillos con futbolistas y departió en inglés con Cillessen

Pedro M. Campos Dubón
PEDRO M. CAMPOS DUBÓN

Le faltó a Felipe VI saltar al césped de Mestalla con unas botas de fútbol. Se sentía a gusto sobre el impecable tapete. El Rey de España pudo recibir en audiencia al Valencia para celebrar su centenario en el Palacio de la Zarzuela o, aprovechando su visita a la ciudad para un congreso sobre matemáticas, en el Palacio de Congresos. Pero prefirió acudir a la casa del homenajeado. Se trataba del colofón a los actos para conmemorar los cien años de historia del club blanquinegro. El monarca salió al terreno de juego y allí, bajo un sol amenazador, saludó uno a uno a la plantilla valencianista. Empezó por Marcelino, le siguieron los capitanes -Parejo, Gayà, Jaume, Rodrigo y Kondogbia- y continuaron el resto de los futbolistas, incluidos los canteranos que están haciendo la pretemporada con el primer equipo. Posteriormente posaron todos para la fotografía oficial tras recibir Felipe VI una camiseta con su nombre y el número 100 de manos de Dani Parejo. Mientras sonaba el click de las instantáneas, el monarca departió entre sonrisas con el centrocampista. Momentos después quiso implicar a todos y durante algo menos de un minuto dirigió unas palabras al equipo, que finalizaron con un sonoro aplauso.

Todos ellos posaron junto a la Copa del Rey conseguida por el equipo frente al Barcelona el pasado 25 de mayo en el Benito Villamarín, en un partido en el que justamente Felipe VI hizo entrega del trofeo.

Fue el acto visible. Se trataba de la primera visita de Felipe VI como Jefe del Estado al recinto de Mestalla. En la última final copera en Valencia, en 2014 y con el duelo entre Real Madrid y Barcelona, todavía ocupaba el cargo su padre, Don Juan Carlos. Tras abandonar el césped, toda la comitiva -estaba el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, y el presidente de Les Corts, Enric Morera- se dirigió a la zona noble del estadio. Allí, el presidente blanquinegro, Anil Murthy, le hizo entrega de unos obsequios y en su alocución agradeció la presencia del monarca en Mestalla y el cariño que había demostrado hacia el club. Por su parte, Felipe VI aseguró estar muy contento de asistir a un acto del centenario tras advertir de que se trataba de un año muy especial para el Valencia. Además, deseó muchos éxitos futuros y manifestó que espera seguir viendo un gran Valencia en los próximos cien años.

Tras el encorsetado protocolo, Felipe VI pudo mezclarse entre los presentes durante el refrigerio en el palco VIP. Aprovechó algunos corrillos de futbolistas para departir con ellos, además de con Marcelino y su cuerpo técnico. Con el que pasó más rato fue con Parejo, pero también se expresó en inglés con Cillessen, la nueva incorporación blanquinegra para la portería, al que deseó mucha suerte. Se vio al monarca muy cómodo entre la familia valencianista.

Ya acabado el acto, el presidente del Valencia, Anil Murthy, aseguró que la presencia del Rey en Mestalla había sido «el broche perfecto al centenario» del club y apuntó que fue «otro día histórico».

Murthy reveló que en el encuentro hablaron de la final de la Copa del Rey que el Valencia conquistó. «Hemos hablado de la final de Sevilla. Fue un día perfecto para los valencianistas y hoy ha sido la guinda con la visita de Su Majestad el Rey, una persona muy agradable que conoce bien el deporte y al que le gusta mucho el fútbol», dijo Murthy.

El presidente del Valencia señaló que la visita es una demostración de que la entidad tiene «grandes ambiciones» y auguró que el club va a «crecer». Según dijo, el Rey de España «ha observado que el Valencia tiene una identidad muy fuerte, está muy claro qué club somos hoy, un club muy serio. Ha sido un día muy emocionante y el Rey se ha llevado la camiseta de recuerdo. Además, siempre será bienvenido en Mestalla», señaló el singapurense.

Mientras, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, destacó que se había tratado de «una visita cordial» y que daba fuerza al Valencia para seguir en la línea que le ha llevado esta temporada a conseguir un título y a clasificarse para la próxima Liga de Campeones. El munícipe desveló alguno de los momentos que se vivieron durante el acto: «Hemos recordado el día que dio la Copa al Valencia en Sevilla, un momento muy interesante. Esta es la continuación de aquel momento.»

La Familia Real tiene una vinculación especial con el Valencia. Justamente un sobrino del monarca es un declarado seguidor blanquinegro. Juan Valentín Urdangarín y Borbón, hijo de Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón, ha llegado a acudir a Mestalla vestido con la camiseta valencianista. Fue en el debut del equipo de Marcelino en la Liga de Campeones pasada. En el choque frente a la Juventus de Cristiano Ronaldo, Juan Valentín ocupó una localidad en la grada para animar a su equipo del alma. Su afición le viene de lejos. Ya en 2010, la revista Hola ofreció un reportaje familiar de Cristina de Borbón e Iñaki Undargarín en Washington. En una de las fotografías aparecía la pareja jugando en un parque con sus hijos. Mientras uno de ellos, Miguel, lucía la camiseta del Barça, Juan portaba el equipaje completo del Valencia.