https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El viejo Mestalla, un negocio de 400 millones

José Luis Santa Isabel, en el centro, junto a miembros de las diferentes firmas que han participado. /Damián Torres
José Luis Santa Isabel, en el centro, junto a miembros de las diferentes firmas que han participado. / Damián Torres

«Hemos hecho una oferta adecuada a lo que el Valencia necesita», dice Santa Isabel

J. C. Valldecabres
J. C. VALLDECABRESValencia

José Luis Santa Isabel es la cara visible de ADU Mediterráneo, la firma que se convertirá a partir de octubre próximo en la propietaria del solar del viejo Mestalla. Un día después de que Mateo Alemany anunciara a grandes trazos la compra-venta si se llega a ese 70% de cooperativistas interesados, Santa Isabel realizó un sutil ejercicio de marketing en el que, pese a apostar por la claridad y transparencia, no hubo concreción ni sobre la cifra que ingresará el club por la parcela (un mínimo de 113 millones de euros) ni sobre el calendario de pagos que se ha establecido (irá de manera paralela a las necesidades del Valencia a la hora de afrontar la construcción del nuevo recinto).

Básicamente, Santa Isabel presentó en sociedad este proyecto que supondrá la mayor operación inmobiliaria de la ciudad de Valencia en la última década y que moverá un volumen de negocio cercano a los 400 millones de euros. Dicen contar no sólo con el visto bueno de la Generalitat sino que la intención es negociar con el Ayuntamiento -al que le pertenecen dos de las cinco torres previstas- para que sea la propia cooperativa la que acabe de perfilar el destino de las mismas (de rentas más bajas: jóvenes y para alquiler).

ADU Mediterráneo muestra su proyecto de lujo para el viejo Mestalla y admite que adecualos pagos en función de las obligaciones del club

La cooperativa y el Valencia tienen cláusulas de penalización si al final no se realiza la operación

Desde el punto de vista del aficionado valencianista de a pie, lo que más le interesa de ese ADU Mediterráneo es si la elección de Peter Lim (a quien se le calificó de «presidente») ha sido finalmente la acertada (la más elevada sí ha sido), con el temor siempre de que acabe pinchando y todo se vaya al garete. Al respecto, hay recogida en las bases del acuerdo filtrado por Deloitte una penalización económica por ambas partes si el negocio se acaba rompiendo. De momento va viento en popa y la previsión es que no sólo se llegue al cien por cien sino que se superen las reservas (3.500 euros por vivienda) en un 20% para cubrir futuras renuncias. La media diaria era de cuatro firmas y desde que Alemany verbalizó el anuncio, la cifra se ha disparado a más de la treintena. Por eso se ha cubierto ya el 54 %.

  • 5

edificios se construirán. Sólo se va a programar uno, el resto se hará en función de las necesidades de los cooperativistas. Stadium Center se llamará la plaza central y bajará el jardín a la planta -2 para dar luz a la zona comercial.

  • 2022

2022 es el año de inicio de las obras. La ATE marcaba la entrega de viviendas en julio de 2025. La idea es finales de ese año.

  • 75

millones fue la única oferta que recibió en 2009, cuando se pararon las obras, Richard Ellis, firma a la que encargó Llorente buscar comprador para la parcela.

El precio que se ha estipulado máximo es de 4.000 euros por metro cuadrado y el régimen de cooperativismo permite rebajar la cuantía final del piso si se obtiene más dinero del previsto en la gestión de la venta del terciario. Todos es optimismo al respecto. Para finales de 2025 deben estar entregados los pisos mientras que el Valencia debe marcharse a la avenida de las Cortes Valencianas durante la temporada 2022-23. Desde el momento que se oficialice la firma, hay por delante tres años para que los que compran una de las 485 viviendas ofertadas de 115 metros cuadrados (cada uno elegirá luego el tamaño que quiera y se debe ir ajustando como un puzzle) lleguen a cubrir un tercio del precio final. ADU asegura contar con el respaldo posterior bancario (y el visto bueno de Bankia).

«Es un triunfo de la economía social, del sistema cooperativo. Es un hito. Es el principio de otras muchas actuaciones para resolver los problemas de la gente. La parcela se divide en tres partes: viviendas (50.000 metros cuadrados), terciario (20.000) y comercial (20.000). No es un afán de lucro y eso es importante para conseguir el mejor precio para el Valencia, cumple sus expectativas. No tenemos margen comercial porque no somos una promotora. Conocíamos las necesidades del Valencia, sus problemas Y hemos hecho una oferta adecuada a lo que el club necesita», dijo Santa Isabel, que estuvo acompañado por José Ángel Sospedra (CBRE) y Vicente Diego (Federación Valenciana de cooperativas).

Venta de la parcela de Mestalla

La oferta por el viejo Mestalla

97.225 metros cuadrados
es el total de superficie que vende el Valencia por la parcela de Mestalla, de los cuales 55.769 serán destinados a residencial y 41.456 a terciario. Es la operación de suelo más grande por volumen de transacción de la última década en Valencia.
485 familias de aquí.
ADU Mediterráneo y Concovi (Confederación de Cooperativas de Viviendas de España) «representan los intereses de 485 familias valencianas que tendrán interés de ir ahorrando y tener un piso en esa zona de Valencia». A partir de ayer tarde ya es posible la inscripción en el registro de viviendas de la cooperativa de la Acequia de Mestalla a través de la consultora inmobiliaria CBRE y de la plataforma online Viviendea, entre otros.
Faltan 100 millones.
Aunque el propósito de Juan Soler para el nuevo Mestalla era el de una obra lujosa, con las diferentes modificaciones el coste de las obras se ha ido reduciendo considerablemente. Se calcula que falta por gastar en torno a los cien millones.
Ribó da el visto bueno.
El alcalde de Valencia, Joan Ribó, quiso dar ayer el visto bueno a esta operación. «Estoy esperando que se desarrolle el proceso de venta. Hay que cumplir. Espero que sea lo antes posible. No es una buena mirada para la ciudad ver un campo a medio hacer. El Valencia ha tenido muchos problemas y hemos querido ser muy respetuosos. Me gusta el hecho de que sea una cooperativa. Es una forma económica muy potente y si tengo que optar, la cooperativa es una buena opción».
18 meses
es el periodo mínimo (entre 18 y 22) que se estima para concluir el estadio una vez se reinicien las obras. Hay que recordar que desde 2009, en el nuevo Mestalla ya no entran obreros y que Peter Lim aterrizó en la 2014-15.