https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino: «Si el dueño decide prescindir del cuerpo técnico tengo que respetarlo, los resultados son peores de lo esperado»

Marcelino García Toral, entrenador del Valencia CF. /Irene Marsilla
Marcelino García Toral, entrenador del Valencia CF. / Irene Marsilla

El entrenador reconoce que el club prioriza la Liga pero advierte que no va a tirar la Copa

LOURDES MARTÍ

Marcelino García Toral afronta la eliminatoria frente al Sporting «igual que cualquier otro partido»: «Queremos pasar, es obvio, hemos preparado el encuentro con poco tiempo. Sabemos que tenemos que remontar y con esa ilusión lo afrontamos. Es previsible que suframos para pasar porque hasta ahora hemos sufrido para marcar, sabemos que en el caso de no encajar nos sirve ganar por la mínima», ha comentado. El técnico asturiano ha hecho referencia a las declaraciones de Mateu Alemany que el pasado jueves habló de la relativa importancia de la Copa del Rey para el Valencia: «Nosotros, de acuerdo con el club, en una opinión consensuada, priorizamos la Liga. Pero por los que han abandonado el club y las lesiones que acumulamos estamos mermados y debemos priorizar, pero no tenemos en la cabeza otra situación que no sea pasar, pero sí que vamos a hacer cambios».

Mientras el entrenador realizaba la habitual comparecencia prepartido, a miles de kilómetros, la cúpula del Valencia, Mateu Alemany, Anil Murthy y el propietario de la mayoría accionarial del club, Peter Lim, se reunían, un cónclave que Marcelino sabía que se iba a producir antes del choque frente al Valladolid. «Sabía de esa reunión antes del partido, no estoy preocupado. Si se decide prescindir del cuerpo técnico tengo que respetarlo, los resultados son peores de lo esperado. El análisis de los sucedido es difícil de encauzarlo… en el por qué con los datos estadísticos en la mano. La mayoría que estamos aquí no hemos convivido con esa situación, pero es la realidad. Estoy fuerte, convencido de que el camino que llevamos es el correcto y sobre todo esperanzado de que la portería al rival cambie. Hemos metido 17 goles de 263 finalizaciones. Eso tiene que cambiar, no puede eternizarse», ha comentado.

Marcelino no se siente más respaldado que antes por cómo se produjo el empate ante el Valladolid: «A mí me refuerza y conforta mi trabajo. No me siento más reforzado porque no ganamos y lo que quiero es ganar. El club nunca me transmitió un ultimátum ni que me jugaba el puesto. Los entrenadores y jugadores son ganadores y cuando no lo haces te entristece la situación. Y eso decepciona... cuando no somos capaces por diferentes circunstancias, de transformar esos merecimientos en victorias, y llegas para casa y siempre piensas que no has podido, cuando sucede una vez tras otra genera una desilusión, tristeza».

Mientras el técnico comparecía, el club hacía oficial la partida de Uros Racic hacia Tenerife. Más lejano ve el técnico la marcha de Batshuayi y el fichaje de otro jugador de ataque: «No me consta que esté absolutamente cerrada la salida de Batshuayi, en cuanto a posible llegada… no hay ningún jugador que pueda venir al Valencia con inmediatez. No hay ninguna una posibilidad cercana».

Lo que sí que está claro es que el delantero belga no estará en la lista que dará mañana el técnico, una convocatoria en la que tampoco se sabrá si está Piccini ya que hoy no se ha entrenado por un golpe en la rodilla. El que quizás vuelva «antes de los dos meses establecidos si continúa así» es Gonçalo Guedes.

Ayer, Dani Parejo, el capitán del Valencia, que ya escenificó con un abrazo su apoyo a Marcelino con la celebración del gol ante el Valladolid, publicó en redes sociales que se niega a echar por la borda la campaña. Un mensaje que el entrenador ve «oportuno, sincero y lógico: «Cómo vamos a dar por finalizado un año en el mes de enero. El equipo no está destruido. Es competitivo. Deberíamos llevar muchos más puntos. Pero no encontramos gol. Los goles que nos han metido los rivales en los últimos partidos, ¿cómo han sido? Lo lógico es que esto cambie. Debemos de ser optimistas. Siempre. Debemos estar unidos. Agradezco a la afición el apoyo ante muchísimas adversidades. Me niego a considerar finalizada la temporada en enero. Quedan cosas por disfrutar», ha insistido.

Una vez más, el preparador ha hecho referencia al estado psicológico en el que se encuentran los atacantes valencianistas. «Los delanteros tienen precipitación, ansiedad, sensaciones donde se sienten más obligados que nunca. Es algo que se palpa. Los goles a favor son los que te dan confianza. Esa situación no sólo afecta a los delanteros. Lo llevaría a todos los ofensivos del equipo. Entre defensas y medio campo no ofensivo llevan más goles que todos los ofensivos. Uno más. Tenemos que convivir con esa situación. Las situaciones no se eternizan», ha concluido.