https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino y la plantilla logran que Lim se replantee la salida de Alemany

Murthy consulta su teléfono tras reunirse con Marcelino y los jugadores. /
Murthy consulta su teléfono tras reunirse con Marcelino y los jugadores.

Murthy traslada al máximo accionista la unión total del grupo deportivo y negocia un careo en Singapur

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

«Percibo que el apoyo de la plantilla y Marcelino es importante». La frase, de Mateo Alemany a pregunta de este periódico tras salir de la segunda reunión con Anil Murthy en busca de una solución para la crisis institucional que arrancó el domingo, resume a la perfección lo ocurrido en una jornada que de nuevo estuvo marcada por los diferentes usos horarios de España y Singapur. Uno de los mensajes que el presidente mandó a Peter Lim antes de que el máximo accionista cenara -por entonces Murthy ya había recibido el aviso claro del vestuario en Paterna-, es que el apartado deportivo del club, en bloque, quiere mantener la estabilidad y que la salida de Mateo Alemany podría activar un efecto dominó, no sólo en la salida de Marcelino y de todo su cuerpo técnico, sino golpeando a una plantilla que comienza a competir en tres semanas en busca de los objetivos que aseguren a Lim seguir rentabilizando su inversión. Que es su máximo objetivo en el club. A un hombre de negocios es mejor hablarle en lenguaje de números y el cisma deportivo puede conllevar a la larga más pérdidas. Tanto es así que el presidente negocia organizar una nueva reunión en Singapur, un cara a cara entre Lim y Alemany, para intentar solventar la crisis teniendo clara la fractura total interna que podría acarrear un divorcio. Algo que anoche aún no estaba cerrado pero que fuentes oficiales del club no descartaban que se produzca.

Es cierto que la crisis del Valencia siguió ayer sin solucionarse, puesto que aún no se ha llegado a ningún acuerdo, pero todas las partes coinciden, tras varios días de roces, en que se avanzó en la búsqueda de una entente. Tras hora y media de reunión con Murthy, el director general salió sin un acuerdo cerrado pero se mostró optimista para reanudar hoy las conversaciones: «Estamos en ello, hablando de muchas cosas y valorando el siguiente paso a dar. Lo fundamental es que todos queremos lo mejor para el Valencia ¿Qué es lo mejor para el Valencia? Eso es lo que yo no sé. El hecho de que hablemos es ya muy positivo».

«El Valencia no son las personas, es una pena estar en esta situación», valora el director general

Mateo Alemany dejó claro que el apoyo interno está siendo muy importante para que no se haya llegado todavía a una decisión drástica, como hacía indicar el inicio del viaje de Anil Murthy desde Singapur con la idea de Peter Lim de despedir fulminantemente al director general. El presidente aterrizó el lunes en Manises con los papeles preparados del finiquito de Mateo Alemany y con un «no» rotundo cuando fue preguntado por si cabía alguna opción de que se recondujera la situación.

UNA JORNADA INTENSA

9.00.
El presidente Anil Murthy llega a la ciudad deportiva de Paterna para reunirse con Marcelino y los jugadores del Valencia.
9.15.
Marcelino, con gesto serio, aparece en su puesto de trabajo para, antes del entrenamiento matinal, charlar con el presidente.
9.50.
Mateo Alemany llega a las oficinas del Valencia para preparar la segunda reunión con Anil Murthy en busca de un consenso.
10.11.
Anil Murthy abandona Paterna con el mensaje claro, tanto de Marcelino como de los jugadores, de que quieren estabilidad.
10.40.
El presidente llega al club, donde arranca una reunión con Mateo Alemany que dura hora y media en la planta noble.
12.12.
Mateo Alemany abandona la sede del club, dejando la puerta abierta a un acuerdo en sus declaraciones y se traslada a Paterna.
13.08.
Anil Murthy abandona el club, sin querer hacer ninguna declaración, tras trasladar a Peter Lim las novedades de la mañana.
17.15.
Mateo Alemany, tras comer en Paterna, se marcha de la ciudad deportiva. Se termina la jornada de reuniones en el club.

Tras la primera reunión comenzó una línea de diálogo que continuó ayer y que hoy debería tener una respuesta definitiva porque todas las partes saben que alargar el culebrón sólo significaría más desgaste. «Espero que Marcelino siga y que busquemos todos lo mejor para el Valencia», continuó un Alemany que dio alguna de las claves del punto de acuerdo al que deben llegar las partes: «Al final el Valencia no son las personas, es la institución, el club y un proyecto que está funcionando muy bien. Para todos es una pena estar en esta situación. La voluntad del club, del presidente, del propietario y la mía es resolver lo mejor para el Valencia y tratar de que esto no se alargue. Que a nadie le quepa duda». La crisis sigue abierta pero las partes seguirán negociando.

La distinta visión del modelo de gestión deportiva ha sido la clave de la fractura de confianza entre Peter Lim y Mateo Alemany. La diplomacia de Anil Murthy también ha servido estos dos días para ir tejiendo una hoja de ruta que asegure, al menos de forma provisional, la paz. Hay un detalle que no ha pasado desapercibido para ninguna de las partes en los últimos días. Marcelino y Alemany acaban los dos su contrato en junio de 2020. Es decir, no es un peaje para el club en el caso de que Peter Lim reconsidere su postura, ya que desde el lunes es conocedor de que el técnico puede marcharse si se despide a su persona de confianza. La que le salvó de la destitución en Singapur el pasado invierno.

Alemany sabe que para seguir en el cargo deberá ceder algo su rango de poder en las decisiones deportivas puesto que para Lim es innegociable que quiere volver a participar de las mismas, como les quedó claro tanto al director general como al entrenador en su reciente viaje a Singapur. El dirigente, por su parte, ha expuesto como argumento que mantener el actual modelo de gestión asegura estabilidad deportiva y un mejor caldo de cultivo para que la inversión de Lim, el valor del equipo, crezca y no se devalúe. Poder y dinero. De eso va el tema.

Los consejeros Sol y Zaragosí defienden la entente en Singapur

La agenda del Valencia ha sido alterada esta semana por la crisis institucional pero el lunes se celebró la reunión del Consejo de Administración en Singapur, donde acudieron Inma Ibáñez además de los consejeros Juan Cruz Sol y José Luis Zaragosí, que en la reunión y en la cena posterior se manifestaron abiertamente a favor de seguir apostando por el modelo de gestión que ha llevado a la entidad a remontar el vuelo deportivo en las dos últimas temporadas. Sin buscar polémicas con Lim pero dando su opinión clara como personas del mundo del fútbol.