https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Leyenda Parejo

Leyenda Parejo

El centrocampista está a dos semanas de cumplir los 30 años y lo hará en plena madurez como capitán del Valencia

C. V.VALENCIA.

Dentro de dos lunes, Daniel Parejo Muñoz cumplirá 30 años. Será uno de sus aniversarios más placenteros. Aquel irreflexivo profesional a quien Valverde convenció (futbolísticamente hablando) es hoy, en plena resaca centenaria, un futbolista al que tarde o temprano la afición del Valencia le va a tener que conceder el apellido leyenda. Tiene todavía por delante tres temporadas enteras para seguir engordando sus estadísticas como blanquinegro y precisamente el madrileño es de esos futbolistas que ni se lesionan ni tienen ningún problema en trabajar sobre el césped a pesar de que tenga alguna duda física.

Un valor, en definitiva, de quien se ha beneficiado directamente Marcelino. Y eso que el técnico no las tenía todas consigo cuando aterrizó en Valencia. El asturiano lo tuvo claro desde el primer momento. Quería la mejor versión de Parejo. Por eso aprovechó una coincidencia al final de un partido con Isabel, la esposa del madrileño, para sutilmente aleccionarle para que evitar los conocidos 'despistes' del jugador, capaz por ejemplo de dejarse grabar por un teléfono móvil en una discoteca y en una situación nada favorable para un deportista profesional. En la hoja de servicios de Parejo figura algún que otro lío desagradable y todavía cuando va a algunos campos la afición local -en Getafe lo tienen bastante enfilado- se lo recuerda.

El Parejo que hoy en día comanda el Valencia es además de un director de orquesta un seguro en el lanzamiento de penaltis, hasta el punto de ser el máximo anotador en Primera División en las dos últimas temporadas: 10 goles en 10 lanzamientos.

El añadido excepcional este año es que Parejo se ha situado por ahora en lo más alto de goleadores del Valencia. Con 8 dianas es el pichichi en la competición liguera. Nada que ver entonces con aquel Parejo que llegó del Getafe y que necesitó 69 partidos de Liga para marcar su primer gol con la camiseta del Valencia. Se estrenó en un Valencia-Málaga, en el minuto 25 de partido con un lanzamiento con la pierna derecha (5-1), en la jornada 32 de la temporada 2012-13. En su primera campaña como jugador blanquinegro (2011-12) se la pasó en blanco.