https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Garay: «Quien tomó la decisión arrastró a todo el equipo»

Marcelino, ayer, abandonando la ciudad deportiva de Paterna. / jesús signes
Marcelino, ayer, abandonando la ciudad deportiva de Paterna. / jesús signes

El asturiano, al que le cuesta no derramar ninguna lágrima, se muestra roto y hundido y asegura que es «el mejor» grupo que ha dirigido

LOURDES MARTÍVALENCIA.

Sólo hay una manera de abandonar forzadamente un lugar donde se ha sido inmensamente feliz: roto y hundido. A Marcelino le costó mucho no derramar ninguna lágrima ante el grupo de futbolistas que ha dirigido durante los dos últimos años. «El mejor», según les dijo, que había entrenado jamás.

Eran las 17:45 horas de la tarde y el técnico asturiano se plantaba ante los jugadores con los que ganó su primer título, la Copa, y debutó en Champions. No estaba solo, le arropaban Rubén Uría, el resto de ayudantes y el director general del club, Mateo Alemany. En las entrañas de la ciudad deportiva de Paterna, Marcelino expuso su lado más humano. Dicen algunos de los jugadores a los que dirigió en anteriores etapas que estaba mucho más abatido que en sus anteriores despedidas. Quizás porque delante tenía a un vestuario completamente entregado, dispuesto a viajar a Singapur para plantarle cara a Peter Lim. El primero, el capitán. Dani Parejo lanzó un mensaje de agradecimiento hacia Marcelino; la otra parte de su adiós iba dirigida a más arriba, exactamente hacia el máximo accionista del club. «Míster, te deseo lo mejor. Estoy seguro de que te irá bien allá donde vayas y te dejen trabajar. Gracias por hacer al club más grande y a mí mejor futbolista», publicó el de Coslada consciente de que el cambio de modelo que el máximo accionista del Valencia ha impuesto este verano restaba libertad tanto al entrenador como a la dirección deportiva.

Muchó más duro fue el mensaje de Ezequiel Garay: «Quien haya tomado esta decisión no sólo te llevó a ti por delante, arrastró a todo un equipo y afición, algo que alto y claro digo: No es justo». Y añadió que el asturiano «ha hecho un recorrido limpio, transparente y sano».

El hijo de Marcelino, que también formaba parte del cuerpo técnico, defiende «la honradez» desplegada

Por su parte Rodrigo también le dedicó unas palabras en público aunque menos beligerantes con la propiedad que Parejo: «Gracias por todo míster, 2 años para siempre, mis mejores deseos allá donde vayas».

Precisamente ellos personalizaron el apoyo del vestuario a Marcelino justo cuando éste más lo necesitaba. En forma de abrazo y sobre el terreno de juego. La primera muestra fue en enero. El Valencia no lograba los resultados esperados y a Peter Lim ya le rondaba por la cabeza cesar al técnico. Parejo anotó el primer gol ante el Valladolid y se fue directo al míster. Simbólico para el valencianismo, quizás pasó desapercibido en Singapur.

Eternamente estará Marcelino agradecido y también su hijo Sergio quien ayer lanzó un mensaje en redes sociales donde también defendió el «trabajo y la honradez».