https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La euforia del Valencia ante un Barça de mínimos

Kondogbia ha estado esta temporada por debajo del rendimiento del curso, por culpa de dos lesiones. En la foto de la derecha, el barcelonista Luis Suárez, que fue operado de la rodilla y será baja. /EFE
Kondogbia ha estado esta temporada por debajo del rendimiento del curso, por culpa de dos lesiones. En la foto de la derecha, el barcelonista Luis Suárez, que fue operado de la rodilla y será baja. / EFE

La recuperación de Kondogbia eleva aún más la moral del grupo | Ter Stegen, Semedo, Coutinho, Arthur, Dembelé, Luis Suárez, Boateng y Rafinha componen el amplio parte de guerra del equipo de Ernesto Valverde

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Mientras en Valencia desde el sábado no se respira otra cosa que alegría y felicidad, en Barcelona se relajan al ver de nuevo sonreír a Messi. Después del batacazo de Liverpool, el astro argentino fue escudriñado con lupa el domingo para ver cuál era su reacción si marcaba al Eibar. Es, teniendo en cuenta la amplia lista de bajas (Ter Stegen, Semedo, Coutinho, Arthur, Dembelé, Luis Suárez, Boateng y Rafinha) el único -y gran- consuelo que por ahora encuentran los culés. Messi marcó dos veces y en ambos casos su respuesta fue la sonrisa, lo que supuso la mayor de las felicidades para el barcelonismo. Y es que, Valencia y Barcelona llegan aparentemente con dinámicas diferentes para la final del sábado en Sevilla. Aunque es verdad que los barcelonistas están habituados a afrontar este tipo de situaciones de máxima exigencia -han ganado de manera consecutiva las últimas cuatro Copa del Rey disputadas-, hay un argumento al que se pueden acoger los observadores más neutrales: en el Valencia, como grupo, se vive cierta euforia interna y externa por el éxito de colarse en la Champions que se ha conseguido; mientras que todo lo contrario pueden experimentar los barcelonistas, a quienes todavía les está costando digerir lo que les hizo el Liverpool. De ahí que Messi (36 goles y 13 asistencias en Liga) vuelve a convertirse en el mejor remedio para sus males, precisamente el año en el que argentino más empeño había puesto para ganar la Champions.

Más información

En el Valencia, se mire por donde se mire, casi todo son buenas noticias y en el entrenamiento de este lunes por la tarde -primero de la semana después de las celebraciones del sábado noche- se palpó un ambiente diferente. Se confia en tener listo a Garay, el lunes todavía al margen; en restaurar el cansancio del grupo; en mantener el buen ánimo de Rodrigo; en las ganas de reivindicarse de Gonçalo Guedes; en el estado de excelencia que exhibe Parejo, y sobre todo, en la inyección de moral para todos que ha supuesto ver otra vez a Kondogbia correteando en un partido oficial. A Marcelino se le ha girado la tortilla y si hace pocas semanas todo el panorama que veía era de cierto tono gris por los problemas físicos que surgieron en jugadores como Jaume, Piccini, Coquelin, Cheryshev, Rodrigo y hasta Sobrino, ahora todo parece de color. Sólo Cheryshev, que sigue con muletas, está descartado para el reto del sábado. La recuperación de Kondogbia fue con diferencia la segunda gran noticia de ese último partido en Valladolid. Marcelino se llevó al centrocampista después de diez partidos en la enfermería (pasó dos veces por el quirófano), y le dio los últimos 31 minutos en Pucela. En otras circunstancias y aplicando el caso a otro jugador, el técnico no lo habría hecho jugar. El asturiano es tan meticuloso que suele seguir el mismo patrón cada vez que recupera efectivos cuando se trata de lesiones musculares: primero lo tiene varias jornadas fuera de la lista, luego entra para pasar por el banquillo y finalmente lo alinea de salida. Con Kondogbia todo cambia y nadie podría incluso descartarlo para que saliera en el Villamarín desde el inicio junto a Parejo, desplazando a Coquelin a una banda, con la posibilidad de que Guedes actuara arriba con Rodrigo.

EN BLANQUINEGRO

5-0
Hace un año, el Barça se recuperó de la debacle de Roma en cuartos. Aún tenía que cerrar el título de Liga. En la final de Copa ganó 5-0 al Sevilla, motivado también porque era el último día de Iniesta.
El balón para la final
En la suave sesión de ayer que hicieron en la ciudad deportiva de Paterna, los valencianistas trabajaron con el balón con el que se va a jugar la final de Copa. Paulista y Santi Mina se retiraron antes que el resto de compañeros. El equipo vuelve a trabajar hoy (11 horas).
Marcelino y Longoria
Como el final de la temporada está a la vuelta de la esquina y en Paterna se respira un fenomenal ambiente, según se pudo apreciar Marcelino y Pablo Longoria estuvieron departiendo y hasta jugando al baloncesto en el gimnasio que hay en el exterior.
Galardones para Messi
El argentino no sólo ha sido el máximo goleador de la Liga (36) y el máximo asistente (13), sino el que más veces ha disparado a portería: 171 intentos, y también el que ha hecho más disparos bien dirigidos, con 87 entre los tres palos. 1.587 pases ofensivos, el que más.
Un detalle de la policía
De cara al partido del sábado en Sevilla, las fuerzas de seguridad han querido lanzar un mensaje a los aficionados para recordarles un sistema rápido con el que se puede ofrecer ayuda ante cualquier incidencia que se pudiera dar en el partido: @policia y @policia_VCF.

A Marcelino le corresponde encontrar la variante idónea para el sábado. Tiene a su favor el asturiano que este año el Barça no ha podido ganar al Valencia ni en Mestalla (1-1) ni en el Camp Nou (2-2). Mientras, su colega en el bando contrario se afana en darle un revolcón a un vestuario que parece cogido con pinzas, tanto en lo anímico como en lo material, por llamarlo de alguna manera. Para Ipurua este domingo, la lista de 18 convocados que confeccionó Ernesto Valverde incluía gente como el meta Iñaki Peña, Aleñá, Riqui Puig, Carles Pérez, Todibo, Wague y joven valenciano -exblanquinegro- Abel Ruiz. Ter Stegen -será suplente- parece que se recupera; Semedo no lo tiene claro porque ayer salió del hospital tras sufrir una contusión craneal; Coutinho y Arthur son una incógnita mientras que Dembelé es lo tiene muy difícil.

Viajan el jueves a Jerez y estarán dos días sin salir del hotel

Mientras que el Barça suele variar bastante poco sus rutinas, a pesar de tratarse de finales, el Valencia de Marcelino en este caso sí que ha optado por modificar su habitual plan de cara a los partidos que disputa fuera. El técnico ha decidido llevarse a la plantilla -excepto Kang In, concentrado con Corea- a Jerez el jueves por la mañana. Llegarán y se meterán en el hotel de concentración (a unos 90 kilómetros de Sevilla) donde estarán hasta la hora de desplazare a la capital andaluza. Allí se entrenarán el jueves por la tarde, en el campo de césped que tiene el complejo hotelero, y también el viernes por la tarde (19.30 horas). En la víspera de la final darán la rueda de prensa Marcelino, Jaume Doménech y Parejo. El Barça, en cambio, todavía se entrenará en la Ciudad Deportiva Joan Gamper el mismo viernes, donde hablará Valverde y dos futbolistas.