https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Cañizares impresionado y Miguel irreconocible

Españeta, aclamado 
a la llegada de las
leyendas a Mestalla
ayer por la tarde. 
/ manuel molines
Españeta, aclamado a la llegada de las leyendas a Mestalla ayer por la tarde. / manuel molines

La Avenida de Suecia se llena para recibir a las leyendas del club en una merecida recompensa al trabajo de Fernando Giner

T. C. J. VALENCIA.

«Independientemente de quién sea el máximo accionista, este escudo es el de todos los valencianistas». La frase es de Fernando Giner en un reportaje para LAS PROVINCIAS en plenos actos del centenario. Al presidente de la Asociación de Futbolistas tan sólo le faltaban tres días para vivir el partido de leyendas por el que tanto ha peleado. Y sufrido. Su gran decepción fue no poder convencer a Romario para que estuviera presente en Mestalla. Difícil tarea. Encaró Giner la recta final de la celebración del centenario con la convicción de que la grada respondería. «¿Por qué los valencianos no podemos disfrutar de un partido así? ¿Somos menos que otros clubes», se preguntaba. Y no. Giner recibió una gran recompensa al esfuerzo, viendo latir al coliseo de la Avenida de Suecia y disfrutando de la gran entrada.

Giner se divirtió. Cuando todos los exfutbolistas posaban en el césped junto a los trofeos y la grada se arrancó con el 'Amunt València', el presidente de los veteranos se puso a botar siendo partícipe de la fiesta blanquinegra. A los pocos segundos, vuelta al 'tajo'. Giner pidió a los jugadores que dejaran de posar para los fotógrafos y fueran enfrente de Tribuna a aplaudir a los aficionados. Giner fue uno de los que revivió tantos y tantos encuentros en Mestalla cuando bajó del autobús en la puerta cero.

Con la Avenida de Suecia presentando el ambiente propio de un partidazo, a Santi Cañizares le cogió de novato. El portero desfiló solo, a pie y separado del resto de sus compañeros, y respondió tímido a los cánticos de la afición. De ese recibimiento que gozaron por igual abuelos, padres y niños destacó la figura tranquila de Miguel Brito saliendo de los últimos del autobús. Genio y figura.