Hosteleros de Pinedo ceden y quitan las terrazas antes de la inspección de Costas

Técnicos desmontan una de las terrazas de la playa de Pinedo. /DAMIÁN TORRES
Técnicos desmontan una de las terrazas de la playa de Pinedo. / DAMIÁN TORRES

Los empresarios confían en que la nueva concesión llegue a los 30 años y se les permita colocar de nuevo mesas y sillas en el exterior

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Los ocho restaurantes de las playas de Pinedo y El Saler pendientes de renovar la concesión que otorga el Ministerio de Transición Ecológica retiraron ayer las terrazas de sus establecimientos. Los hosteleros tramitaron la petición en 2014 y desde entonces están a la espera de conseguir un plazo de hasta 30 años para seguir trabajando con total seguridad jurídica.

Así lo indicaron fuentes próximas a la negociación, quienes precisaron sobre las terrazas que todo quedará despejado antes de la inspección que la Demarcación de Costas ha previsto realizar este jueves. El perjuicio para las empresas es mayúsculo por la pérdida de clientes, aunque han preferido optar por la vía del «mutuo acuerdo» con el Gobierno por la expectativa de que se resuelvan pronto sus concesiones.

El desmontaje de las mesas y sillas, además de los toldos, se argumenta desde Costas al afirmar que su ocupación supera a lo permitido e incumple la legislación actual. De ahí el anuncio de una inspección, que de encontrarlas habría derivado en una sanción, amén de dificultad la concesión que esperan los empresarios desde hace cinco años.

El proceso iniciado ayer seguirá con una inspección que certificará la legalidad de toda la actividad. Al menos eso es lo que esperan los empresarios, señalaron las mismas fuentes. El paso siguiente será reactivar la concesión, que se prevé de hasta 30 años, según la actual normativa. «No está claro de cuántos años se podrán conseguir», matizaron.

La situación jurídica de los restaurantes de Pinedo ha sido complicada desde hace un par de lustros. Finalmente, en mayo de 2013 el Gobierno anunció una prórroga automática para todos los establecimientos hasta que entrara en vigor la nueva Ley de Costas. Un año después, los hosteleros de Pinedo comenzaron a tramitar las nuevas concesiones, que se otorgarán ahora.

Se da la circunstancia de que los empresarios podrán presentar una nueva autorización para las terrazas, aseguraron, por lo que el desmontaje puede ser un asunto de ida y vuelta en unos pocos meses. «Confiamos en que lo antes posible esté resuelto», dijeron.

Además de media docena de establecimientos afectados en la playa de Pinedo hay otros dos en El Saler. «También se ha solicitado un informe a la Generalitat por encontrarse algunos de estos locales en un espacio natural protegido de competencia de esa Administración. Se está a la espera de recibir ese informe», apuntaron desde Costas sobre los dos ubicados en el parque de la Albufera. «El procedimiento administrativo de las prórrogas sigue en marcha y por tanto no se ha producido ninguna resolución», comentaron acerca de la supuesta orden de desmontaje de las terrazas.

El inspector comprobará este jueves que todos los locales cumplen con la ocupación autorizada

La competencia del Ministerio de Transición Ecológica se debe a que los conocidos como chiringuitos se encuentran por delante de la línea marítimo-terrestre. Se trata de locales construidos con motivo del nuevo paseo marítimo, cuya actividad se remonta a periodos anteriores. Esta parte del litoral es una de las atracciones turísticas de la ciudad y la estimación es que las terrazas suponen el 60% de los ingresos de cada empresa.

La temporada estival está a punto de acabar, aunque la bonanza del tiempo hace que sean un lugar codiciado para los clientes durante buena parte del año. Una vez retomado el proceso, señalaron, los permisos para las nuevas terrazas pueden ser autorizaciones anuales o sólo para temporada. Esto último perjudicaría a los hosteleros.

Tanto en Pinedo como en El Saler hay pendientes varias obras de regeneración. En la primera, Costas construyó una escollera para retener arena y frenar la erosión por la cercanía del puerto. En las playas de la Albufera, está ahora en exposición al público el proyecto.

Más