La cúpula más grande de Valencia y la cuarta de Europa

La cúpula más grande de Valencia y la cuarta de Europa
manuel molines

Nueva ruta guiada por la iglesia de las Escuelas Pías | La congregación busca mecenas para restaurar la bóveda, las esculturas de Ignacio Vergara y la reposición de las tejas

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Es un tesoro del necoclasicismo europeo, pero sigue siendo la gran desconocida para muchos. Por eso, la comunidad Escolapia ha decidido abrir al público la iglesia de las Escuelas Pías de la calle Carniceros de forma oficial, con una empresa de guías profesionales, Ars Magna.

Desde este pasado sábado se realizan estas visitas que, además, se incluyen en una ruta por la Valencia neoclásica que parte del Temple, pasa por el exterior del Tribunal Superior de Justicia e incluye la visita al palacio de Cervelló y a esta iglesia. Las reservas se pueden realizar a través de la web, como explica Amparo Santonja, y también se ha diseñado un taller sobre arquitectura neoclásica dirigida a escolares, centros de adultos y asociaciones.

Este proyecto se ha impulsado después de que los Escolapios hayan realizado una primera tarea de restauración o puesta a punto de la escalera que da acceso al anillo superior de la cúpula, que es la más grande de Valencia y la cuarta de Europa. «También se ha restaurado el suelo de la primera planta, con piezas de la antigua fábrica Nolla, y se ha iluminado la cúpula de un tono azulado y las esculturas de los apóstoles», como explica Antonio Lleida, gerente de Escolapios Carniceros.

Esto ha sido posible gracias a una subvención de la Conselleria de Cultura. En la primera visita estuvo presente Albert Girona, secretario autonómico de Cultura, además de Josep Vicent Boira, comisionado del corredor mediterráneo del Gobierno, y Daniel Benito, catedrático de Historia del Arte.

La comunidad Escolapia también hace un llamamiento a posibles mecenas para retejar la cúpula, eliminar unas grietas que salieron con las obras del parking de Parcent y para restaurar las esculturas de Ignacio Vergara.