Valencia se rinde al feminismo, la solidaridad y la lucha por el patrimonio histórico

Valencia se rinde al feminismo, la solidaridad y la lucha por el patrimonio histórico

El Ayuntamiento reconoce a Avelino Corma, a José García Poveda y a Quiero Corredor, entre otras distinciones

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

El Ayuntamiento de Valencia ha entregado hoy los honores y distinciones de la ciudad. Lo ha hecho en un acto solemne en el hemiciclo municipal abierto por un discurso de la concejala de Cultura, Glòria Tello, que ha comenzado con una cita de Edward Shackleton, el explorador que recorrió la Antártida, y comparándolo con los «pioneros» reconocidos hoy. «Hay que entender este acto como un acto del amor de la ciudad hacia vosotros», ha dicho Tello a los homenajeados, de quienes ha deseado que sean ejemplo para los más jóvenes de la ciudad.

Los reconocidos han sido la profesora Teresa Meana (hija adoptiva), el químico Avelino Corma (hijo adoptivo), el fotógrafo José García Poveda (hijo adoptivo), al colectivo Quiero Corredor (medalla de oro de la ciudad recogida por Vicente Boluda), la Casa de la Dona (medalla de oro de la ciudad, recogida por Àngels Mata y Laura Mediavilla, que han coreado «ista ista ista, la lucha es feminista»), el Cottolengo del Padre Alegre (medalla de oro, recogida por la hermana Eva María Delgado), Salvem el Cabanyal (medalla de oro de la ciudad, recogida por Tino Villora, sin los aplausos del grupo municipal popular), la Coordinadora de Sociedades Musicales Federadas de la Ciudad de Valencia (medalla de oro, recogida por Miguel Hernández) y al trinquet de Pelayo (medalla de oro, recogida en este caso José Luis López).

Corma ha dado un discurso en nombre de todos los homenajeados en el que ha agradecido el reconocimiento. Ha destacado que las medallas de oro son medallas «para la ciudadanía», porque los galardonados han salido directamente de la ciudadanía. «Son un ejemplo de la acción directa y positiva de la ciudadanía para manifestar nuestras demandas y participar en nuestras reivindicaciones», ha comentado un Corma muy emocionado, que ha recordado a su familia, que dejó Moncófar para estudiar en Valencia, y a su equipo en Madrid, que en 1990 volvió a la capital valenciana para desarrollar su labor profesional en ella. «El título de hijo adoptivo se lo dais también a todos los que vienen a Valencia a hacer de esta una ciudad más abierta y tolerante, una ciudad de la que me siento tremendamente orgulloso», ha dicho el químico castellonense.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha felicitado a los galardonados y ha glosado los méritos de cada uno de los premiados. De Meana ha recordado que afirma que toda lengua es reflejo «de una sociedad machista, racista y clasista»: «Piensa que ante eso hay que rebelarse y cambiar el lenguaje para que cambie la sociedad». Sobre Corma ha destacado que es una de las referencias imprescindibles para comprender el mundo científico de España de los últimos años: «Es un experto mundial en el mundo de los catalizadores en hidrocarburos». De García Poveda ha indicado su participación en varias publicaciones para retratar la vida cotidiana de la ciudad y sobre Quiero Corredor ha señalado que ejerce una labor primordial «para visibilizar el anhelo compartido de sociedad y administraciones que queremos y necesitamos el Corredor Mediterráneo».

Ribó también ha puesto en valor el papel de la Casa de la Dona como «emblema del movimiento feminista valenciano»: «Con esta medalla de oro reconocemos más de 20 años de lucha por la igualdad de género y una incansable labor par visibilidad las situaciones que convierten a las mujeres en víctimas de una violencia inadmisible que nos ensucia como sociedad». Sobre el Cottolengo del Padre Alegre, el alcalde ha recordado que la entidad no pide subvenciones ni ayudas, y pese a eso, lleva décadas como «entidad ejemplar» atendiendo a las personas más necesitadas. «Atiende a hombres y mujeres que unen la pobreza a sus enfermedades incurables», ha dicho Ribó, que también ha valorado el papel de Salvem el Cabanyal, plataforma creada contra un proyecto, ha dicho, que afectaría mucho «a la vida cotidiana del barrio». «La Medalla de Oro de la Ciudad reconoce todos esos años de trabajo para defender el patrimonio histórico y arquitectónico de un barrio singular», ha indicado.

Sobre las bandas de música de la ciudad ha querido insistir en la importancia de los profesores de música de Valencia y de la presencia de las sociedades en todos los actos festivos. «Sólo en los actos patrocinados por el Ayuntamiento, las bandas ofrecen un centenar de actuaciones al año», ha indicado. Finalmente, el primer edil ha señalado la importancia del trinquet de Pelayo, considerado el recinto deportivo cubierto más antiguo de Europa. «Su historia ha estado jalonada por todo tipo de vicisitudes. Ningún pilotari ha sido considerado figura sin haber triunfado en este trinquet», ha comentado.